15 Aniversario

Las soluciones para el futuro aéreo

  • El hidrógeno, la electrificación o también una combinación de ambas se postulan como las soluciones para el futuro de la aviación
Alberto Gutiérrez, presidente de Airbus España
Madrid

Mi más sincera enhorabuena a elEconomista por la celebración de sus quince años y por su labor de aportar a la sociedad española una información económica y de las empresas de calidad, en la que Airbus, como empresa tractora del sector aeroespacial y de defensa en España, tiene un destacado papel. Los próximos quince años estarán marcados por el cambio a la neutralidad climática, que necesitará transformaciones radicales y coordinadas de forma conjunta. Como industria, tenemos por delante un reto considerable: seguir invirtiendo en la descarbonización y la innovación, además de realizar las transiciones operativas necesarias.

El hidrógeno, la electrificación, o una combinación de ambas, se postulan como las soluciones para el futuro de la aviación, pero aún debemos explorar y madurar estas tecnologías. Con el objetivo de lograr poner en servicio el primer avión comercial de cero emisiones para 2035, en Airbus se está trabajando en la investigación y el desarrollo de estas tecnologías aplicadas al sector de la aviación. Sin embargo, hasta que esto sea posible, debemos encontrar soluciones que reduzcan las emisiones del transporte aéreo como seguir desarrollando los combustibles sostenibles para la aviación (SAF, por sus siglas en inglés), que podría lograr reducciones de emisiones del 34%.

Asimismo, es necesario mejorar la gestión del tráfico aéreo, que tiene el potencial de ahorrar hasta un 6% de emisiones de CO2 al año en los cielos europeos, así como implementar medidas económicas, fundamentales en las primeras décadas de transformación, antes de que tengamos asentada la tecnología de los nuevos aviones de cero emisiones netas. En cuanto al sector de la defensa, sus avances en investigación científica, las competencias técnicas y la innovación, contribuyen al progreso de otros muchos sectores. Lo mismo ocurre a la inversa. El I+D en defensa promueve la innovación e impulsa la mejora de los estándares tecnológicos en todo el sector aeroespacial. En Europa, Airbus fomenta la innovación en toda la UE y el Reino Unido, colaborando con las pymes, las start-ups, las universidades y los centros de investigación.

La colaboración civil y militar dentro de Airbus ya ha dado sus frutos. La tecnología se desarrolla simultáneamente en los dos ámbitos utilizando "plataformas duales" que proporcionan una mayor rentabilidad, una madurez de los productos superior y economías de escala. Algunos ejemplos son el A330 MRTT, el avión de reabastecimiento en vuelo que se transforma en nuestras instalaciones de Getafe y las versiones militares de helicópteros civiles como el H125, AS365 o el H225. Si miramos al futuro, el sector aeroespacial está adentrándose en un periodo de innovación que no tiene parangón en toda su historia. La digitalización, la conectividad, la electrificación, la inteligencia artificial, la computación cuántica, los materiales avanzados, el vuelo autónomo y los combustibles sostenibles se conjugarán para adoptar estas tecnologías duales y cambiar la fisonomía del sector aeroespacial en las próximas décadas. La escala de la transformación tecnológica profundizará cada vez más la interacción entre el sector civil y de defensa.

El programa de aviones militares de Airbus ya colabora con el programa europeo CleanSky2 y utiliza el avión C295, que Airbus España fabrica en Sevilla, para desarrollar y demostrar nuevas tecnologías sostenibles. Los nuevos materiales y sistemas de propulsión que se desarrollen para los aviones de defensa en los próximos años podrían definir también la próxima generación de aviones civiles de bajas emisiones. Mientras tanto, la digitalización del sector de la defensa traerá grandes avances al sector civil gracias al aporte de capacidades muy necesarias para crear una infraestructura de datos y una arquitectura en la nube europeas.

Las actividades espaciales y de defensa de Airbus están estrechamente relacionadas y forman parte de la misma división. Nuestras actividades espaciales civiles, como la observación de la Tierra y las telecomunicaciones, amplían las fronteras del conocimiento humano, profundizan en la comprensión del cambio climático y expanden la conectividad en todo el mundo. Gran parte de todo ello es posible gracias a los avances realizados en su día por Airbus en el sector espacial militar. Gobiernos y empresas debemos tomar un papel activo en la creación del futuro, poniendo el foco en nuestras fortalezas y nuestra experiencia, en lo que hemos logrado y en lo que podemos llegar a conseguir. La industria aeroespacial y de defensa en España tiene una gran historia y recorrido. Contamos con una amplia base tecnológica, herencia de los pioneros del pasado, pero debemos seguir invirtiendo en el futuro y lograr la capacitación necesaria para conseguir una mayor participación de España en los programas del mañana.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin