15 Aniversario

Quince años de transformaciones y retos en los mercados financieros

  • La financiación de las empresas y la actividad diaria de las Bolsas se agilizará más y recibirá un gran impulso gracias a las nuevas tecnologías
Javier Hernani, CEO de BME, SIX. Nacho Martín

Los aniversarios, como el que celebra estos días El Economista, nos invitan siempre a echar la vista atrás y a pensar en lo ocurrido los últimos años. Desde que este periódico comenzó a publicarse, el mundo se ha transformado de forma notable.

Desde luego, ha cambiado la comunicación, con una fuerte presencia de Internet, con información en los móviles y con las redes sociales integradas de forma natural en nuestro día a día, y también lo han hecho los mercados financieros. Aunque todo ha cambiado mucho, la esencia de ambas actividades sigue siendo la misma. Continúan siendo necesarios tanto los medios de comunicación solventes, serios y rigurosos como los mercados financieros seguros, transparentes y líquidos.

Entre las noticias que ha recogido El Economista a lo largo de sus quince años de historia, hay varias que tienen que ver con BME. En 2006, por ejemplo, BME inició su andadura en Bolsa. Ese mismo año también nació BME Growth, entonces con otra denominación, para dar acceso a los mercados financieros a las compañías de pequeña y mediana capitalización. Hoy son ya 127 las empresas que forman parte de este mercado, que en lo que va de año han obtenido financiación vía ampliaciones de capital por un importe cercano a los 700 millones de euros, a los que habría que sumar los 110 millones procedentes de las incorporaciones al mercado. En 2013 se creó el MARF, que abrió las puertas de los mercados de Renta Fija a todo tipo de empresas, independientemente de su tamaño, sector o necesidades específicas, que hoy cuenta con una capacidad de financiación, medida en saldo vivo, superior a los 9.000 millones de euros.

La evolución de la regulación sobre diferentes aspectos de los mercados marcó también la creación de BME Market Data en 2008, de REGIS-TR en 2011 y de BME Clearing en 2014. Pero seguramente el hito más importante del grupo fue la toma de control del grupo suizo SIX en julio de 2020. Esta operación, una de las más importantes en España en los últimos años -y ampliamente cubierta en las páginas de este periódico- ha supuesto la creación del tercer mayor grupo de infraestructuras de mercados financieros de Europa.

Por supuesto, en este tiempo también ha habido multitud de cambios regulatorios que han cambiado las normas del juego: MiFID I, MiFID II, el nacimiento de TARGET II Securities… Y, desde luego, en estos 15 años, la Bolsa española ha cambiado en muchos aspectos. Por ejemplo, el peso del sector bancario se ha reducido progresivamente, dando paso a otros como el de la energía. También ha variado en este tiempo la fotografía de la propiedad de las acciones españolas, con un creciente peso de los inversores internacionales, que a finales de 2020 controlaban el 49,9% de la Bolsa española, frente al 32,6% de 2006.

Los próximos 15 años

Recordar el pasado es inevitable, pero afrontar el futuro es ineludible. ¿Qué noticias recogerá El Economista en los próximos 15 años? ¿Qué transformaciones seguirán contando sus periodistas? Es imposible saberlo con certeza, pero las empresas estamos trabajando ya en construir ese futuro. En BME tenemos claro que el porvenir pasa por la digitalización con todo lo que ello representa. Por eso trabajamos en proyectos en el campo de la tecnología blockchain o la inteligencia artificial, a través de nuestra filial BME Inntech y a lo largo de toda la cadena de valor de los mercados.

Estamos convencidos de que la financiación de las empresas y la propia actividad diaria de las Bolsas podrá agilizarse aún más y recibirá un gran impulso gracias a las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías. Como grupo, en SIX, también exploramos todas esas posibilidades a través de SDX, la Bolsa digital suiza, que recientemente recibió luz verde por parte del supervisor. Su meta es construir un ecosistema financiero puntero para activos digitales.

Además, atendiendo a nuestra responsabilidad social como infraestructura de mercados, estamos comprometidos en que ese futuro se asiente sobre una mayor cultura financiera por parte de del conjunto de la población. Es algo a lo que dedicamos energías, tiempo y esfuerzo en BME, en particular a través de Instituto BME y de nuestra nueva plataforma de educación financiera online, Braindex. Sabemos que es un objetivo compartido con El Economista, ya que el papel de los medios de comunicación para fomentar la educación financiera es clave. Esa es una de las razones por las que queremos felicitar muy sinceramente a este periódico por sus 15 años de historia y desearle un futuro prometedor y, a ser posible, repleto de buenas noticias para todos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin