Tecnología

Rolls-Royce presenta su taxi aéreo eléctrico con autonomía para 800 kilómetros

El fabricante británico de motores Rolls-Royce ha diseñado su propio taxi aéreo y ha comenzado a buscar socios con los que desarrollar el proyecto que podrá estar operativo a principios de 2020.

Rolls-Royce ha explicado que su vehículo eléctrico de despegue y aterrizaje (EVTOL, por las siglas en inglés) podría transportar de cuatro a cinco personas a velocidades de hasta 250 millas por hora (unos 400 km/h) durante aproximadamente 500 millas (805 kilómetros).

El EVTOL de Rolls-Royce montará el motor aeronáutico M250 de la compañía y seis motores de elevación eléctrica, sin embargo explica que la batería no tendrá que ser recargada ya que aprovechará la turbina de gas para recargarse. Asimismo, el diseño que plantea no necesitará una infraestructura nueva, pues se podrán aprovechar los helipuertos y aeropuertos.

"El vehículo usa tecnología de turbina de gas para generar electricidad para alimentar seis propulsores eléctricos especialmente diseñados para tener un perfil de bajo ruido", dijo la compañía, agregando que el diseño utilizó su turbina de gas M250 existente.

El diseño de Rolls-Royce se exhibirá en formato digital en el Farnborough Airshow, que comienza este lunes. Pero la compañía ha explicado que está buscando socios que le puedan proporcionar el fuselaje y desarrollo de aspectos del sistema eléctrico lo que le permitan llegar un vehículo final que poder comercializar.

El fabricante de motores para aviones, helicópteros y barcos, se une de este modo a una serie de compañías como Airbus, UberEHangKitty Hawk  que se han lanzado a la carrera de desarrollar este tipo de vehículos aéreos con la idea de implantar una serie de taxis voladores, lo que podría revolucionar la forma en que viajan las personas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.