Tecnología

El Gobierno recaudará más de 100 millones con la primera subasta de 5G

  • Los adjudicatarios de las frecuencias podrán estrenarlas en verano
Foto: Archivo

La Quinta Generación de telefonía que cambiará la vida de millones de personas y negocios, conocida globalmente como el 5G, estará disponible en España este mismo verano. Ahora sí que sí. Tras meses de espera e incertidumbre, el sector español de las telecomunicaciones ya sabe que la subasta de las primeras frecuencias comenzará a mediados del próximo julio y que el precio de salida de la licitación asegurará unos ingresos mínimos de 100 millones de euros.

El pistoletazo de salida lo protagonizó este viernes el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital a través de una convocatoria que buscará compradores para un total de 200 MHZ de la banda de 3,6-3,8 GHz (3400-3800 MHz). En concreto, se pondrán en el mercado 40 bloques de 5 MHz cada uno, todos ellos de ámbito nacional. El precio de salida de cada bloque se ha fijado en 2,5 millones de euros, lo que suma una previsión de ingresos superior al referido centenar de millones de euros, como ya adelantó elEconomista el pasado febrero.

La letra pequeña de la subasta, con todos los detalles del proceso, forman parte de la Orden Ministerial que prevé publicar el Boletín Oficial del Estado (BOE). No obstante, el Ministerio que dirige Álvaro Nadal adelantó el viernes que los operadores interesados deberán presentar sus solicitudes hasta el próximo 29 de junio. Por la cuenta que les tiene, a la cita no faltarán Telefónica, Orange, Vodafone y MásMóvil, entre otros.

La siguiente fecha a considerar por las principales telecos será el 20 de julio. Para entonces, todos los grupos interesados en el nuevo espectro deberían estar pujando mediante un "mecanismo de subasta simultánea ascendente de múltiples rondas", habitual en estos casos. Así, los operadores que previamente hayan resultado admitidos para participar en la licitación deberán realizar sus pujas económicas, utilizando medios electrónicos, elevando sus ofertas paulatinamente hasta que en una ronda no se reciban nuevas pujas. En ese preciso instante se dará por terminada la subasta y se procederá a repartir las frecuencias. Antes de hacerlo, el Gobierno deberá comprobar que los participantes han respetado el límite máximo de frecuencias acumulables por cada compañía o grupo, establecido en 120 MHz el pasado 20 de abril por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Eso significa que aquellos operadores que no dispongan de frecuencias en la banda 3,4-3,6 GHz podrán optar a un máximo de 120 MHz en la subasta, mientras que los operadores que dispongan de 40 MHz en la citada banda podrán optar hasta a 80 MHz.

El máximo de 120 MHz por grupo ha provocado la controversia entre operadores como Orange y Vodafone, que meses atrás demandaban una cantidad inferior. En concreto, la filial española del grupo francés proponía un tope de 200 MHz, mientras que la subsidiaria de la multinacional británica reclamaba un máximo de 80 MHz.

Por el contrario, las condiciones del pago de las frecuencias marcadas por el Gobierno recibieron parabienes por parte de los potenciales interesados, según reconocieron algunas de estas empresas a elEconomista. De hecho, las concesiones tendrán una duración de 20 años, un plazo que se presume holgado para que los operadores adjudicatarios disfruten de "un marco estable para acometer con certidumbre las inversiones necesarias para desplegar las nuevas redes 5G", según argumentó el Ministerio responsable del asunto. Lo anterior significa que los operadores podrán realizar el pago del importe de la subasta "mediante un primer pago inicial equivalente a la vigésima parte del precio final y el resto de manera anual, distribuido a lo largo del periodo de duración de la concesión a través de anualidades constantes". Gracias a flexibilidad en el pago, el Ejecutivo pretende favorecer "de manera muy relevante la inversión y la extensión de las nuevas redes 5G".

El departamento que lidera Nadal indicó el viernes a través de un comunicado que la banda 3,4-3,8 GHz ha sido identificada como la "principal para la introducción de servicios basados en 5G en Europa". Por ese motivo, el Plan Nacional 5G contempla la referida licitación como un asunto prioritario.

Del anuncio del Gobierno también se desprende que las frecuencias de 1,5 GHz se quedarán sin salir a subasta, presumiblemente por el escaso interés que actualmente despierta en el mercado.

No es el caso de las frecuencias de 3,6-3,8 MHz, que conforman un espectro considerado barato en comparación con los recursos radioeléctricos que el Gobierno habilitará presumiblemente el próximo año, correspondiente a la banda de 700 MHz, la misma que ahora utilizan los operadores de televisión digital terrestre (TDT). La puesta a disposición de esas bajas frecuencias exigirá un nuevo dividendo digital, es decir, un nuevo y engorroso trasvase de frecuencias entre las televisiones y las telecos.

Qué beneficios se esperan

Gracias a la tecnología 5G, heredera del actual 4G, los internautas podrán disfrutar de velocidades teóricas de conexión inalámbrica de 10 Gbps (hasta 100 veces más rápido que el 4G) y tiempos de respuesta de la red (latencia) de apenas un milisegundo, unas 30 veces menos que las actuales. Esas cualidades resultarán básicas para la revolución digital que se avecina, con coches sin conductor, industrias robotizadas y consumos concurrentes de anchos de banda como para descargarse una película en alta definición en apenas seis segundos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias