'Turismofobia': quiénes son los culpables

5/08/2017 - 6:00 Actualizado: 09:00 - 5/08/17

De repente el turismo interesa a todos los medios de comunicación. Han bastado unos cuantos ataques a turistas en Barcelona y Palma para que hayan entendido que hay que ocuparse de este asunto del que habitualmente, con la excepción de agosto, se olvidan. Desde el punto de vista de la propaganda, los "terroristas" han conseguido sus objetivos sin derramar una gota de sangre. Los articulistas definen estos ataques como "turismofobia". Autoridades y medios los condenan -por supuesto no todos-. Puigdemont y Junqueras se han quedado mudos para no enfrentarse a la CUP.

La cobertura nacional es amplia, pero lo importante, desde el punto de vista del negocio, es la internacional. Todos los grandes medios mundiales han cubierto extensamente el incidente del autobús en Barcelona y, en Gran Bretaña, el país que más turistas manda a España, los diarios sensacionalistas no han perdido ocasión de advertir a sus lectores de los peligros de viajar a algunos destinos españoles. Eso sí, es un éxito importante de los vándalos.

¿Pero son ellos los únicos culpables? Por supuesto, son los principales y sus actuaciones deben ser perseguidas y castigadas, pero eso no debe ocultarnos que también, y aunque sea en un nivel muy inferior, hay muchos que por omisión o activamente han dejado que la situación se deteriorara, sin poner los medios para frenar una situación que estaba claro que se les iba a ir de las manos. Los desalmados han leído el sentir de una parte de la población que vive en los lugares más afectados por la invasión y se han lanzado por una vía que cuenta con el apoyo de algunos vecinos. ¿Qué han hecho las autoridades para evitar que el número de turistas supere la capacidad de carga? Pues cantar alegremente, como los niños de San Ildefonso, quienes más contentos se ponen cuantos más millones anuncian. Parece que lo importante es que vamos a batir otro record este año y que incluso podemos superar a Francia en número de viajes, sin pensar que hace mucho que hemos superado al vecino en ingresos y pernoctaciones.

Dicen que quieren turismo de calidad, es decir que gaste más, pero no toman una sola medida que vaya en esa dirección. Es más, se oponen a las pocas que existen y que podrían encarecer el producto como son las tasas turísticas impuestas de una forma u otra en la mayor parte del mundo. Incluso bajan las tasas aéreas y no son capaces de controlar los alojamientos, muchos ilegales, que acogen a bajo precio a buena parte de los nuevos turistas y que también deberían pagar impuestos.

Lo malo es que esto ocurre en un año en el que por primera vez desde la crisis el gasto de cada turista en España es superior al crecimiento en el número de estos, aunque aún estemos lejos de las cifras anteriores a las dificultades.

Si no se corta de raíz y los ataques al turismo siguen, lo más probable es que se produzca un efecto perverso por el que muchos turistas "de calidad" decidirían marcharse a otros destinos, porque tienen recursos para ello, mientras que se incrementaría el número de los que no tienen medios para ir a otra parte y además se divierten en esas situaciones, léase, bastantes jóvenes ingleses, produciéndose un deterioro en la "calidad" de nuestro turismo.

Mientras en Venecia están limitando el tráfico de cruceros, Barcelona manda el mensaje de cuantos más mejor. El País del 4 de agosto publicaba un artículo en el que se afirmaba que cada crucerista gastaba de media 202 euros por dia. Si eso fuera cierto el gasto total sería superior a los 600 millones de euros.

Los datos, claro está, proceden de la Autoridad Portuaria y por supuesto no se evalúan los daños medioambientales que producen esos monstruos marinos. Habrá que empezar a ser un poco más crítico con las cifras y entender que la ciudad, difícilmente, puede asimilar las 30.000 personas que desembarcan algún fin de semana.

Para resolver el problema tenemos que empezar a admitir que todos somos culpables, autoridades, medios de comunicación, vecinos que han vendido su alma -o más bien la han alquilado-, algunos empresarios que prefieren obtener un beneficio rápido a un turismo sostenible y los votantes que podrían desalojar a los que permiten que la situación se haya deteriorado hasta los actuales niveles.

Si entre todos hemos permitido que se creara el problema, entre todos tenemos que ayudar a resolverlo.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 13

#1
05-08-2017 / 09:40
Javi
Puntuación -8

No.entiendo porque taaaaanto bombo con esta noticia. Joer... solo veo turismofobia en este diario. 4 noticias relacionadas con esto, una seguida de otra.

Por dios! Pero si comemos de esto!!!

Preferis volver al año 2012 con un desempleo del 25%?

Dios mio macho el.caso es quejarse

#2
05-08-2017 / 09:57
Paco Martinez
Puntuación -7

El turismo lo unico que provoca es lo siguiente:

- Empleo ultraprecario: Las limpiadoras de los hoteles ganan mas pidiendo en un semaforo que limpiando una habitacion

- Molestias a los vecinos que no les dejan dormir, padecen agresiones de borrachos y destrozos en sus coches y comercios.

- Genera solo gastos y costes para un pueblo que tiene que limpiar y arreglar los desperfectos. En contrapartida la mayoria de los empresarios que ganan dinero con ello NO TRIBUTAN en España o TRIBUTAN SOLO EN MADRID y por tanto no contribuyen en ninguna medida a paliar el mal provocado.

- Provoca desastres medioambientales con las suciedades en las playas que provocan.

- Desvian inversiones sanas de la industria para dedicarlas a un sector que no entiende ni de salarios justos ni de proteccion social.

#3
05-08-2017 / 09:57
Pikapika
Puntuación 0

es porque el turismo es marca España, igual que los toros.

Por eso los cagaluños se sienten ofendidos. Son la misma panda de anormales

#4
05-08-2017 / 10:01
Paco Martinez
Puntuación 4

Javi, te equivocas. El que come de ello son cuatro empresarios que ganan dinero para vivir holgadamente varios años en tan solo dos meses.

Los trabajadores no ganan ni para pasar los dos meses al año que trabajan.

#5
05-08-2017 / 12:54
Rufi
Puntuación 8

El turismo: sangre, sudor y lágrimas para la mayoría y riqueza para unos pocos.

#6
05-08-2017 / 12:59
Fary
Puntuación -1

El turismo en España y la construcción de las pirámides de Egipto trabajo, sangre, sudor y ruido para gloria de unos pocos.

#7
05-08-2017 / 13:01
Cary
Puntuación 10

Hasta los guevos de tanto ladrón robando a los turistas.

#8
05-08-2017 / 13:07
Carlo
Puntuación 2

Masificarcion turistica igual a encarecimiento de los productos por lo tanto pobreza para los residentes .

#9
05-08-2017 / 20:24
Lorenzo de Ara
Puntuación 10

Si jugamos con fuego terminaremos por quemarnos. El turismo es nuestra principal industria. No tenemos que avergonzarnos por ello. Al contrario. Expertos indican que en el futuro seguirá siendo el turismo la herramienta válida para que países como el nuestro sigan posicionados entre los más punteros del mundo. Porque la realidad es que el turismo no está reñido con la innovación y el I+D+i. A no ser que sigamos empeñados en vender la marca de un gran chiringuito llamado España. Mientras no se combata el terrorismo que hoy pone en peligro el 11% de nuestro PIB, daremos al mundo una imagen pésima de la defensa de nuestros intereses.

#10
06-08-2017 / 00:17
calendula
Puntuación 8

en este país no cabe un tonto más, y todos autóctonos, que no culpen a ningún guiri.

#11
06-08-2017 / 11:57
CHUCHI
Puntuación 2

Es curioso que aquellos que ponen barreras al turismo, por el contrario, les parezca perfecto que todo aquel que quiera llegar a Europa pueda hacerlo sin ningún control y sin barreras, será que la masificación en un caso es bondad y en el otro especulación, al final la condición de piadosos, del signo que sea, continua presente en nosotros.

#12
06-08-2017 / 19:24
Puntuación 2

Mientras mi país pierde turismo por una estrategia de seguridad impuesta del exterior veo como desaniman al turismo desde el interior en otros destinos. Ironías de la vida.

#13
07-08-2017 / 12:24
Puntuación 0

La culpa de la turismofobia la tenemos todos, pero mas las autoridades, que no hacen cumplir la ley y dejan manga ancha.

En ningún país se toleran/tolerarían los excesos que los muertos de hambre, venidos a llenarse la tripa, beber hasta el vómito callejero y ponerse coloraditos, casi gratis para sus standardads de costes, se mearan donde quisieran, armaran el follón que montan y ensuciaran lo que ensucian.

El turismo es bueno, pero no el que mayoritariamente nos llega aquí.

Vendamos lo que obtienen, pero a su justo precio.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 114,57 -0,10 -0,08%
FRA 29,78 +0,22 +0,73%
ITA 162,24 +0,44 +0,27%
GRE 523,10 +1,04 +0,20%
POR 235,04 -0,93 -0,40%

Ecotrader



Evasión

Pizza 'al gusto' de Amancio Ortega

Pizza 'al gusto' de Amancio Ortega



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens