El riesgo de 'impeachment' a Trump toma forma en EEUU

  • El presidente deja atrás la polémica por las supuestas filtraciones a Rusia
Foto: Reuters.

El presidente de EEUU, Donald Trump, se encuentra ya en Riad, primera parada de la gira internacional que también le llevará a Israel, el Vaticano, Bruselas y Taormina (Italia), y deja atrás una de las peores crisis desde su desembarco en la Casa Blanca el 20 de enero.

Sin embargo, los altercados políticos en Washington no cesarán pese a que Trump ponga tierra de por medio. El súbito despido de James Comey, director del FBI desató una nueva oleada de filtraciones a la prensa que pusieron de manifiesto una vez más la caótica gestión de la presidencia.

Un enrevesada maraña de contradicciones entre el propio Trump y su equipo más cercano ha comenzado a sembrar dudas entre los inversores sobre la posibilidad real de avanzar con la agenda económica del republicano, a medida que los desatinos diplomáticos y la posible obstrucción a la justicia por parte del presidente destierran por primera vez desde 1998 la posibilidad de abrir un proceso de destitución al líder de la que es primera potencia mundial.

La inesperada decisión de destituir a Comey en un momento en que su agencia investiga el papel de Rusia en las elecciones presidenciales de EEUU, prendió una llama que se avivaba esta semana después de conocer que un día después de tomar su decisión, durante su encuentro en el Despacho Oval con el ministro de Exteriores ruso, Sergey Lavrov, y el embajador ruso en D.C, Sergey Kislyak, Trump desveló a ambos información reservada a ciertos miembros de la inteligencia estadounidense.

En dicha reunión, el presidente desveló información relacionada con el uso de ordenadores personales por parte de miembros del Estado Islámico en vuelos comerciales, para atacar dichos aviones, información procedente de un aliado de Washington, presuntamente Israel. Según el general Herbert McMaster, Consejero de Seguridad Nacional, dichos datos se compartieron como parte de la cooperación de ambos países en la lucha contra el terrorismo.

Un traspiés que llegó seguido de un memorando del propio Comey filtrado al Washington Post y al New York Times donde el exdirector del FBI reconocía que Trump le pidió en febrero poner fin a una investigación sobre los nexos con Rusia del exasesor de seguridad nacional, Michael Flynn. Éste renunció a su cargo el 13 de febrero en medio de un escándalo por ocultar sus contactos con el Kremlin.

Con esta información como munición política, la presunta obstrucción a la justicia por parte del inquilino a la Casa Blanca sembró los mentideros del Capitolio y los principales medios patrios, donde, de momento, demócratas y republicanos han llamado a la cautela antes de emprender un arriesgado proceso de destitución, iniciado en dos ocasiones en la historia del país, con Andrew Johnson y Bill Clinton, y nunca culminado con éxito.

Petición aún minoritaria

Hasta la fecha solo un congresista republicano, Justin Amash, de Michigan, se ha mostrado abierto a la posibilidad de apoyar un proceso de destitución si se demuestra que presionó a Comey para poner fin a la investigación sobre Flynn. La Cámara de Representantes puede iniciar el proceso con una mayoría simple, lo que significaría que más de 20 republicanos deberían salirse de la disciplina de la formación, algo improbable a menos que en 2018, cuando se celebran comicios legislativos, los demócratas retomaran el control del Congreso.

Mientras Trump habla de "una caza de brujas", niega cualquier relación con el Kremlin y se autodefine como uno de los presidentes peor tratados hasta la fecha, el Departamento de Justicia nombró el miércoles al exdirector del FBI Robert Mueller como "fiscal especial" para supervisar la investigación de esa agencia sobre la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones. Una decisión que "daña a nuestro país", según reconoció el propio presidente de EEUU el jueves.

De esta forma, Mueller dirigirá a partir de ahora la investigación del Departamento de Justicia en estos menesteres. Mientras, los Comités de Inteligencia de la Cámara de Representantes y el Senado analizan a cuenta propia el papel del Kremplin en el proceso electoral mientras el Comité Judicial del Senado y el Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno del Congreso examinan la conducta de Flynn y han ampliado su investigación a las circunstancias que rodean al ya exdirector del FBI, James Comey.

Conocer el resultado de estas investigaciones llevará su tiempo y de haber base para una posible destitución, el Capitolio debe respaldar su aprobación y emprender posteriormente el proceso.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 2

#1
19-05-2017 / 23:04
Increible
Puntuación 2

Que cachondos... No había jurado su cargo y ya se escuchaba la palabra "impeachment" en los medios de desinformación masiva. Y ahora la vuelven a recoger como idea original. Sabéis que futuro tiene este proceso. Ninguno como en las otras ocasiones previas.

Pero mientras siembran la duda en la sociedad y siguen mostrando pleitesía a sus amos.

#2
20-05-2017 / 16:12
Manjel
Puntuación 0

Sigan soñando y perdieron do el tiempo en hacerlo. Trump será presidente durante 4 año, acepten lo ya, que pesados....






El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 127,68 +5,35 +4,37%
FRA 41,79 +0,69 +1,68%
ITA 166,44 +1,93 +1,17%
GRE 515,72 +4,51 +0,88%
POR 197,59 +2,58 +1,32%

Ecotrader



Evasión

Las 44 viviendas de Lagasca99

Las 44 viviendas de Lagasca99



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens