Fever: "Somos un producto que inspira a las personas a consumir ocio y sacarles del sofá"

  • "Éste es un modelo de negocio que puede llegar a salir a bolsa"
  • "La rotación en las startups es algo normal al principio"
ignacio Bachiller, consejero delegado de Fever. Imagen de Nacho Martín

La aplicación de ocio Fever ha logrado alcanzar el break even -el punto de equilibrio en sus cuentas- y continúa en el camino para posicionarse como símbolo de eventos culturales, gastronómicos, deportivos y de ocio. En la actualidad opera en Nueva York, Londres y en las ciudades españolas de Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, Málaga y Madrid. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Pymes, Autónomos y Emprendedores

De hecho, como no podía ser de otra manera, sus oficinas en la capital española miran también hacia dos de los símbolos más emblemáticos de la ciudad: la Puerta de Alcalá y El Retiro. Fue precisamente en este parque madrileño donde muchos conocieron el nombre de la marca por primera vez gracias a los relaciones públicas que la startup sacaba a la calle. A día de hoy, la plataforma ha dejado atrás esa dinámica y opta por una red de medios locales en las ciudades donde tiene presencia, que hacen de "prescriptores de información", como cuenta su consejero delegado, Ignacio Bachiller.

Pero antes de llegar hasta aquí, en 2015, Fever se vio envuelta en una polémica con la filtración de declaraciones de algunos empleados que criticaban la actitud y la falta de una visión clara de su joven fundador, Pep Gómez, quien terminó por abandonar la dirección. Fue entonces cuando Bachiller sustituyó a Gómez, quien había lanzado la plataforma en el año 2011 de la mano del inversor y cofundador del portal Idealista, Bernardo Hernández.

¿Cómo se vivió la salida del fundador? ¿Se vio con polémica?

Los cambios a ese nivel imagino que siempre levantan algún tipo de preguntas, pero creo que fue bastante natural. La compañía tenía que dar un paso más porque había llegado a un punto en el que podía empezar a crecer y a contratar de manera más agresiva. Yo ya estaba llevando operaciones y los lanzamientos de nuevos mercados, por tanto, era un cambio natural.

Recientemente, Fever ha sido noticia por alcanzar el 'Break Even'. ¿Qué va a aportar esto a la empresa?

Es algo que llevábamos trabajando bastante tiempo. Hemos querido demostrar que innovando se puede llegar a tener un producto rentable y esto nos da mucha credibilidad, además de poder dar el siguiente paso a nuevos mercados. No obstante, todavía hay mucha parte de crecimiento, porque hemos tocado solamente una pequeña parte de lo que puede llegar a ser el negocio en las ciudades donde hemos llegado.

¿Va a suponer este hecho algún cambio en la forma de llevar el negocio?

El objetivo es seguir creciendo muy rápidamente, escalar, invertir mucho en crecimiento agresivo en mercados nuevos y, sobre todo, mantener la dinámica de startup, que es movernos rápido, probar cosas nuevas e innovar.

¿Cómo se gestiona con éxito una evolución de crecimiento que se desarrolla tan rápido?

Cometiendo muchos errores y aprendiendo de ellos. También es importante ir contratando personas con experiencia y tener un producto muy escalable.

En sus inicios, Fever contó con inversores famosos como Sergio Ramos o Alejandro Sanz. ¿Por qué cree que se fijaron en la plataforma y qué han aportado?

El entretenimiento es un mercado muy lucrativo y la gente lo conoce muy bien. Por tanto, explicar lo que hacemos es más fácil. Que gente como Alejandro Sanz, que está en el mundo del entretenimiento, pueda sincronizar con esa idea, lógicamente ayuda. Quizá si fuésemos una compañía de B2B -business to business- o de servicios de software hubiésemos buscado otro tipo de inversores. Pero además de ellos, también hemos tenido inversores del mundo de la empresa, porque contar con gente de diversos backgrounds puede ayudar bastante.

¿Qué papel juegan los influencers dentro de la organización?

Nos encanta que sean prescriptores de la app, pero no buscamos tener ningún programa específico de influencers, al menos, de momento.

¿Cómo funciona la plataforma?

Para los organizadores de eventos somos una herramienta de tráfico adicional, no una ticketera, porque éstas dan servicio una vez que la persona toma la decisión de ir a un evento. Nosotros estamos un paso antes: somos un producto que inspira a las personas a consumir ocio, a hacer cosas que no iban a hacer, a sacarles del sofá. Por tanto, los eventos son muy variados, porque el público aún no ha tomado la decisión de ir a uno en concreto.

El modelo de negocio se sustenta por tanto en los organizadores de eventos...

Eso es. Es un servicio de marketing en el que estamos reemplazando los flayers, los relaciones públicas, etc.

¿De qué forma deciden los planes que entran en la plataforma?

Tenemos un acuerdo comercial con todo el que está en la aplicación. Vetamos el contenido en cierta manera, es decir, no se puede subir información sin que sea aprobada por nuestro equipo. Pero lo importante es que intentamos ser lo más democráticos posibles. Solemos dar la oportunidad a todo el contenido y es el propio algoritmo el que comprueba qué tal está funcionando, según las impresiones que genera. De este modo, intentamos que el comportamiento de los usuarios sea el que decida si un evento es bueno o malo.

¿Ofertan también descuentos?

Fever no es una plataforma de descuentos porque estos pueden influir muchas veces de forma negativa en la experiencia.

Cuando nacieron, se veía a muchos relaciones públicas en la calle para promocionar la aplicación, ahora parece que esa parte se ha parado. ¿Por qué?

Sí, ya no hace falta. Se hacía al principio porque queríamos tener más cercanía con las personas frente a los anuncios en Internet o la televisión. Pero una vez vamos siendo prescriptores, ya podemos usar la audiencia que tenemos para conseguir usuarios, y no hace falta tener a personas en la calle.

¿Cómo funcionan vuestros medios de inspiración o prescripción como 'Madrid Secreto'?

Al ser una plataforma de inspiración tenemos que estar donde la gente pasa tiempo, y lo hace en Facebook o Instagram. Así, con toda la información de la app, tenemos un equipo de editores de contenido y lanzamos información local. Si juntamos todos los medios estamos llegando a más de 11 millones de personas únicas a la semana, todo desde esta sala y gracias a la tecnología. Para nosotros es clave ser también el medio de entretenimiento local más grande de cada mercado en el que estamos. Así, los datos de la app se retroalimentan con la información que vamos publicando en las redes.

¿Considera que han cambiado la forma en la que la gente hace planes?

Yo creo que sí. El año pasado generamos tres millones de reservas. Hace cuatro años era impensable que alguien descubriese un evento y lo comprase a través del móvil. Hemos conseguido que muchas personas utilicen la plataforma para descubrir qué hacer, cuando antes era un proceso complicado porque había muchas guías, panfletos, revistas o tenías a ese mítico amigo al que le preguntabas por los restaurantes o bares.

¿Cuáles son los mercados en los que más están creciendo?

Son Madrid, Londres, Nueva York y Barcelona. En línea con ello, hemos llegado a un punto en el que estamos generando más fuera de España que dentro.

Londres es uno de sus principales mercados, ¿cómo cree que les va a afectar el Brexit?

La gente sigue consumiendo ocio, por tanto, en un principio no hemos visto problema. En cuanto a temas financieros, si fuésemos una empresa inglesa a lo mejor sí se podría desajustar el sistema de inversores, porque la gente tendría un poco más de miedo a invertir. No obstante, al tener una ambición global, este tipo de cambios políticos en un país no nos tienen por qué afectar.

Se dice que la rotación es una característica intrínseca de la startup, ¿qué valoración hace de ello ?

En una startup, sobre todo al principio, la rotación es algo bastante normal y que se intenta limitar lo antes posible. Fever al principio tenía rotación, pero en los últimos dos años hemos visto muy poca.

¿Cuáles son los planes de futuro para la empresa?

Vamos a replicar en mercados adicionales -en los próximos meses lanzamos París y Los Ángeles- y a raíz de eso haremos una ronda de financiación nueva para llegar a otras zonas. La cantidad dependerá de lo agresivos que queramos ser, así como del estado y las condiciones del mercado. Pero lo positivo es que el modelo es muy escalable, porque por cada ciudad que se lanza no es necesario contratar a más ingenieros o a más personas de operaciones, sólo a tres o cuatro comerciales locales. Esto significa que si se desea rentabilidad rápida es un modelo de negocio que puede eventualmente llegar a salir a bolsa.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





Santander con las pymes



El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines





Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 119,56 -1,39 -1,15%
FRA 40,98 -0,51 -1,22%
ITA 164,98 -3,08 -1,83%
GRE 513,58 -0,09 -0,02%
POR 196,50 +3,56 +1,84%

Ecotrader



Evasión

Así creó EEUU la comida japonesa

Así creó EEUU la comida japonesa



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens