Economía

La deuda pública y la banca china estarán detrás del próximo 'shock' económico

  • El sector financiero chino es una incógnita para los expertos.
Foto: Dreamstime

"Lo próximo que pase en el mercado no será como la caída de Lehman Brothers, será otra cosa totalmente distinta a la que también tendremos que adaptarnos", observa, consternado, Nicolás Fernández, director de análisis de Banco Sabadell. Diez años después de la quiebra del coloso de la banca de Estados Unidos que desencadenó los seis meses más dramáticos en mercado desde el crack del 29, esta opinión es generalizada entre los gestores, economistas y directores de análisis españoles que ya tenían dinero en juego en los mercados financieros entonces y que siguen en activo ahora.

Después de que Wall Street haya firmado el ciclo alcista más largo de su historia, con Estados Unidos tensando las relaciones comerciales a nivel global, viendo las incertidumbres que surgen en las economías emergentes, especialmente en China, y ante la posibilidad de que las economías desarrolladas tengan problemas para enfrentarse a sus elevados endeudamientos en pleno proceso de retirada de los estímulos financieros heterodoxos que se vieron obligados a aplicar los bancos centrales y de subidas de los tipos de interés, otra crisis ronda las cavilaciones de los expertos, pero nunca en sus proyecciones se repite un derrumbe similar al de 2008. "Estas cosas siempre son inesperadas y ahora mismo hay mucha gente tratando de llamar la atención diciendo que viene el lobo, y el lobo vendrá cuando hayan perdido credibilidad los agoreros, como en el cuento", bromea Víctor Alvargonzález, de Nextstep Finance.

"Ahora no parece haber Lehmans en el horizonte", reconoce Juan Ignacio Crespo, economista y asesor del fondo de inversión Multiciclos Global de Renta 4. "Lo único que ha aprendido el sistema económico global en esta última década es precisamente que no ocurra otro casi similar", se lamenta, por su parte, Daniel Lacalle, economista jefe de Tressis, quien considera que "las políticas monetarias aplicadas han zombificado la economía" al tapar los problemas de deuda, los balances ineficientes...

"En la próxima crisis, probablemente, el componente de pánico financiero no jugará un papel tan protagonista como en 2008, aunque, como en toda crisis, jugará su papel", continúa Juan Ignacio Crespo. Entonces, ¿cuál será el desencadenante? "Más bien hay que pensar en una combinación de problemas en los emergentes complicados por la crisis comercial de Estados Unidos con China", señala el economista.

Efectivamente, en los últimos meses, la guerra arancelaria impulsada por la Administración norteamericana de Donald Trump ha puesto en alerta a todo el sistema económico, amenazando el crecimiento global y aflorando problemas latentes de las economías emergentes más débiles, como Argentina o Turquía, lo que ha dejado su impronta con especial inquina en la bolsa española por la elevada exposición a estos mercados. Pero el emergente que realmente aparece en las pesadillas de los analistas es el gigante asiático. "Es la gran incógnita", admite Sergio Míguez, director de relaciones con inversores de Efpa. "La próxima crisis podría venir de China y del shadow banking del país (banca en la sombra)", piensa Victor Alvargonzález.

"Dos circunstancias podrían provocar una situación parecida a la caída de Lehman Brothers: una crisis del sistema financiero chino", coincide Lola Solana, gestora de Santander Small Caps, quien añade "una ruptura del euro". Y lo cierto es que aunque los últimos golpes están viniendo de fuera, el euroesceptismo es una amenaza constante en el club comunitario al que pertenece España, y principalmente se debe a que "el sector público se ha ido endeudando cada vez más y la deuda ha llegado a niveles alarmantemente altos en muchos países", según incide Javier Ruiz, director de inversiones de Horos AM. "Están en cuestión algunos sistemas monetarios que pudieran llegar a no pagar esas deudas, ni satisfacer las necesidades de gasto del Estado de Bienestar que hay en Occidente, cuyo no cumplimiento provoca cambios políticos hacia posturas radicales que podrían hacer aparecer cisnes grises (acontecimientos improbables que tendrían un gran impacto en la economía global)", reflexiona Alberto Espelosín, gestor de Abante Pangea.

El ciclo alcista más largo dela historia sigue sin agotamiento

Victoria Torre, responsable de productos de Self Bank, lamenta que la principal lección que sacó de la caída de Lehman es que "parecemos condenados a repetir la historia, y a cometer los mismos errores". Con Wall Street firmando el ciclo alcista más largo de la historia, el temor a que se forme una burbuja de consecuencias inesperadas en las bolsas, similar a la que estalló en 2008, es inevitable, aunque Alvargonzález apunta que, pese a que el endeudamiento es elevado, la actividad de las principales economías y los beneficios empresariales son, en general, muy superiores respecto a hace una década, sobre todo en EEUU, donde no hay signos de agotamiento.

Las divisas se desestabilizan por la guerra comercial

Las tensiones desatadas por el conflicto comercial entre Estados Unidos y China en todo el mundo están teniendo en el mercado de divisas a los principales damnificados. La guerra arancelaria ha descubierto en los últimos meses una renovada fortaleza del dólar, incluso frente en su cruce con el euro, a la vez que ha destapado la debilidad de las monedas de los economías emergentes. El desplome del peso argentino, de la lira turca o del real brasileño han impactado especialmente en las bolsas europeas, que se han descolgado del ritmo machacón de Wall Street, mientras que la depreciación del yuan chino está anulando el efecto de los aranceles de EEUU.

El mercado de materias primas ha cambiado para siempre

El mercado de materias de 2008 y el actual poco tienen que ver. Poco antes antes del estallido de la crisis, el barril de petróleo coqueteó con los 150 dólares, un nivel al que nunca más se ha vuelto a acercar. Desde esos máximos, llegó a desplomarse un 80%, hasta perforar los 40 dólares, mínimos que dejó en anecdóticos cuando en 2016 perdió los 30. Hoy ronda los 80 dólares, pero aquello fue el primer aviso de la caducidad de este recurso, que en las próximas décadas dejará paso definitivamente a otros, como los minerales que se usan en las baterías eléctricas que parecen destinadas a copar la movilidad y otras actividades en el futuro.

La divergencia entre la Fed y el BCE parte en dos al mundo

La divergencia entre el ritmo de normalización de las políticas monetarias del Banco Central Europeo (BCE) y de la Reserva Federal (Fed) está ampliando distintas brechas en el mercado entre Estados Unidos y el Viejo Continente, con los diferenciales de valoración de la banca de uno y de otro lado del Atlántico disparándose o las rentabilidades de la deuda pública distanciándose anormalmente. La principal razón de estas tendencias es que la Fed desplegó en marzo un detallado plan de subidas de los tipos de interés y el BCE anunció en junio que no los tocará hasta, por lo menos, después del verano de 2019. Cómo digiera la economía este proceso será clave.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Burbuja, vomitona, burbuja,vomitona

burbuja,vomitona

Está el sistema pelín gripado

Puntuación 7
#1
ODYSSÉOS 0.91
A Favor
En Contra

Como comentarios de tertulia están bien. Pero decir que “que no va a ser como otro Lehman” o que “el lobo vendrá después que se baje la guardia”, son alardes de ingenio banal. Para el que quiera ver sobre el tema hay una película excelente de Patrice Laconte, Ridícule.

Allí Voltaire es el diosesillo malévolo de la corte versallesca de Luis XVI, aburrida e inútil, justo antes de la Revolución Francesa.

Y hablando de Voltaire, Red Voltaire publicó hace poco que USA ha mandado tres buques el Liberty Passion, el Liberty Promise y el Liberty Pride a la base de Camp Darby, cerca de Liborno, cargados de armamento hasta los topes. También han mandado bombas a Arabia Saudí y descargaron vehículos militares en el puerto de Aqaba en Jordania. También mientras la crisis del Acuarius llenaba los titulares enviaron marines a Oriente medio a la chita callando.

Para dejar ya el tema del espionaje por el de la economía, está muy claro para mí que a los franceses les está tocando mucho las narices las injerencias de USA en su patio trasero África. Por cierto decían los americanos que se iban de allí, así lo recogen en sus presupuestos y han construído dos bases para drones en Níger.

Economía, economía. La salida de la política heterodoxa de la FED ha sido muy exitosa aparentemente. ¿Cómo podían esperar que una subida de tipos no produjera alguna clase de contracción económica?

La rebaja fiscal de Trump y la recompra masiva de acciones ha sido un ¡más madera! ¡Es la guerra! Clásico. No puede descartarse que los americanos hayan decidido que si van a caer, no van a caer solos. Al fin y al cabo si caen solos todos los lobos se abatirán sobre el oso para devorarlo, pero si todos caen, con suerte ellos se levantarán primero.

Por tanto no puede descartarse que la próxima crisis no sea algo buscado por los americanos como lo fue la crisis de 2008.

Al fin y al cabo el Deutsche Bank y el Commersbank aún tienen en sus tripas todas las subprime de entonces. Porque los americanos no han sido como Mariano, que devolvió todo a las cajas alemanas a cambio de hundir las cajas españolas y a los españoles de paso. Luego la Merkel le dijo a Draghi que le diera a la maquinita de billetes para evitar que Expaña fuera intervenida.

Porque no nos engañemos, de facto lo que ha hecho Draghi con el QE es mutualizar la deuda.

La crisis de 2008 fue el principio del fin de una enorme crisis de productividad global, lógicamente encabezada por USA. Una crisis de productividad para la que basta ver cuando la balanza de pagos de EEUU se da la vuelta. El año 1967. Los asquerosos años sesenta. Luego sigo.

Puntuación 6
#2
ODYSSÉOS 0.91
A Favor
En Contra

La crisis del petróleo de 1974 fue mucho más importante de lo que los economistas piensan porque fue una crisis de oferta. Por ejemplo, la crisis de 2008 sólo detona cuando una pequeña crisis del petróleo devuelve a todo el mundo a la realidad de la economía. De hecho en The Big Short se ejemplifica perfectamente los manejos de los poderosos para mantener la mentira de la solvencia de los instrumentos financieros podridos. Siguiendo el dicho de NO HAGAN OLAS. Y lo hubieran logrado de no ser por llegarles de frente una fantástica crisis de oferta.

Se habla de la banca china en la sombra y se hace con razón, porque los Acuerdos del Plaza provocaron la Crisis Japonesa de la que apenas se ha recuperado aún. Y otro tanto pasó con la Crisis Asiática, en parte nada más. Pero los analistas se olvidan por completo de los movimientos tectónicos que se están produciendo en el mercado de divisas.

China y Rusia han cerrado acuerdos por valor de 100000 millones de dólares, pero en sus propias monedas. Y muchos otros países están comprendiendo que tener el dólar como moneda refugio supone un coste sencillamente inasumible. Hasta la UE ha comprendido que tiene que fijar los contratos en euros.

Todo el mercado de deuda pública en dólares depende de la demanda de dólares. Si el dólar deja de tener atractivo, el mercado de deuda de USA explotará.

Si se miran los OTC swaps de tipos de interés, los denominados en dólares son los únicos que se mantienen. Los denominados en el resto de monedas del mundo han caído desde 2008.

Sólo USA parece aguantar el tipo. ¿Qué ocurre? Todo el mundo se ha puesto largo en USA y corto en el resto del mundo. Incluso a crédito.

Cuando la credibilidad de la economía USA caiga, ocurrirá una supernova en la economía mundial. No sabemos exactamente cuándo, pero ocurrirá pronto.

Puntuación 8
#3
A Favor
En Contra

Hoy en economía ficción, de burbuja en burbuja y tiro pq me toca

Si te gustó aeropuertos sin vuelos, trenes sin pasajeros, el buitre, con hipotecas basura y a lo loco y rescata a la banca/cajas como puedas

Próximamente, Tsunami de deuda 2, un film de ciencia ficción que narra la historia de una civilización que se enfrenta a un desastre no natural gracias a las decisiones de sus chamanes, que los pobres es que no dan para más

Puntuación 2
#4