Prueba del Audi A4 allroad quattro 2.0 TDI 190 S tronic: ni Avant ni SUV, va un paso más allá

Jorge Arenas7/07/2017 - 14:562 comentarios

Nos subimos a bordo del más versátil de la familia A4: el allroad en su variante diésel de 190 CV. Un modelo que, bajo una apariencia nada pretenciosa, esconde un mundo de posibilidades.

Que los SUV arrasan en todo el mundo es un hecho. Es un moda como otra cualquiera, que en este caso ha extendido la imagen de coche voluminoso, con postura elevada a los mandos, de acceso cómodo al interior y con un cierto matiz aventurero, como una de las mejores opciones a tener en el garaje la mayoría de usuarios. ¿La mejor? ¿Seguro? No es que quiera tirar por tierra la opinión de una parte muy representativa de la clientela. Pero lo que si tengo claro es que, como sucede con todas las modas, el todocamino esconde cierta irracionalidad.

Es cierto que las cualidades citadas anteriormente están presentes en todo SUV, y seguro que no pocos conductores buscan esa facilidad a la hora de entrar en el coche o se sienten seguros por el hecho de mirar unos centímetros por encima a los turismos. Incluso el diseño habrá terminado por convertirse en otro argumento clave. Sin embargo, hay una serie de cosas que a veces no se tienen en cuenta cuando se elige un SUV, a saber: son más altos y pesados, y menos aerodinámicos, lo que redunda en una dinámica empobrecida (menor agilidad) y mayor consumo de combustible. Sus proporciones crecen, lo que en ocasiones los convierte en verdaderos armatostes que no se encuentran a gusto en determinadas calles o garajes. Además, el espacio interior (salvo la altura libre al techo) no suele ser mejor que la de sus equivalentes en turismos. Muchas veces no hay ventajas claras en habitabilidad o en capacidad de maletero, como se piensa. En fin, que si sacamos a relucir la balanza, es fácil llevarse sorpresas.

Esta prueba, en cambio, va dirigida a todos aquellos que buscan un modelo versátil y capaz en campo pero reniegan de los SUV. El coche para esta clientela existe y, como veremos ahora, es bastante más racional. La oferta es menor, sin duda, pero modelos como el Audi A4 allroad pueden merecer mucho la pena.

¿Por qué es recomendable este allroad frente a un SUV?

Porque es un auténtico todocamino: sin hacer ruido y sin rastro de 'postureo', el A4 allroad eleva su altura en 34 milímetros, monta unos neumáticos de mayor perfil, aporta elementos de protección para los bajos y la carrocería y, cómo no, incluye la tracción integral quattro. No sólo eso, también incluye un modo offroad que afecta al funcionamiento del motor, cambio, suspensión, dirección y asistentes para mejorar el comportamiento en superficies complicadas y resbaladizas. Aunque a priori no lo parezca, tras esa imagen de berlina familiar se esconde un coche que solventa con mucha dignidad determinadas situaciones -pistas bacheadas, caminos de nieve, subidas de tierra- en las que dejaría en evidencia a infinidad de crossovers actuales.

Porque una carrocería de tipo turismo es más racional: como buena berlina, rueda en carretera de forma aplomada y eficiente, con un centro de gravedad más bajo, lo que implica mayores dosis de seguridad y de placer al volante. Su carrocería menos sobredimensionada guarda las proporciones y contiene gastos. ¿Alguien se ha parado a pensar antes de adquirir un SUV en lo que le costará un cambio de ruedas? El interior de este Audi, por su parte, esconde buenas cotas de habitabilidad en ambas filas y un maletero de 505 litros realmente aprovechable por sus formas y su portón de acceso.

Porque el diseño también suma: el A4 allroad se diferencia de su hermano Avant por elementos como las láminas verticales de la parrilla, las protecciones del perímetro de la carrocería y de los bajos, el difusor trasero y una serie de detalles que lo hacen muy atractivo a la vista.

El Audi A4 allroad se beneficia de todas las novedades del relevo generacional del A4, que llegó en 2016 muy cambiado por dentro y algo menos por fuera. Si bien su diseño exterior no supuso una gran ruptura con el modelo anterior, tanto en sus formas interiores como en todo lo que tiene que ver con el apartado tecnológico, la berlina del segmento D de Audi se puso las pilas. Elementos como el tablero digital Audi virtual cockpit, el Head Up Display que proyecta información en el parabrisas o las luces Matrix LED son algunas de las delicatesen que ahora figuran en el A4. Y si hablamos de Avant y allroad, el maletero ha crecido hasta los 505 litros (+ 15 litros) y además incorpora portón con apertura y cierre automático.

Una combinación ganadora

El motor de la unidad probada es el 2.0 TDI de 190 CV asociado al cambio automático S tronic de doble embrague y 7 velocidades. Es un propulsor tranquilo, que da buenas prestaciones unidas a un consumo bajo y una sonoridad en marcha bastante reducida. Permite mantener buenos cruceros y guarda siempre una reserva de potencia suficiente bajo el pie derecho, pero en ningún caso llega a ser explosivo en su repuesta. Quien busque un propulsor equilibrado lo encontrará en este TDI, pero para aumentar las sensaciones (y el precio) habría que recurrir, bien al gasolina TFSI de 252 CV o -mejor- a los TDI de 6 cilindros (3.0 TDI 218 y 3.0 TDI 272).

El cambio S tronic cumple bien con su papel a la hora de reducir consumos y aprovechar las posibilidades del motor, aunque empiezo a tener la sensación de que las transmisiones de doble embrague del grupo VAG (DSG y S tronic) van perdiendo fuelle en virtud de la última hornada de convertidores de par. Sin ir más lejos, el cambio tiptronic de 8 velocidades (equivalente al Steptronic de BMW y presente en al A4 allroad más potente, el 3.0 TDI 272), que es de este tipo, mejora y mucho la experiencia de uso.

Sobre el gasto de carburante, Audi anuncia 4,9 litros oficiales, a los que es posible acercarse si se es cuidadoso con el pedal derecho y se lleva a cabo una conducción cuidadosa, eficiente y con circunstancias favorables. Si se conduce de forma nerviosa en según qué tramos, es posible ver el medidor acercarse a los 8 ó 9 l/100 km. En cualquier caso, la relación prestaciones/consumo parece, de media, favorable.

En materia de chasis, como decíamos, el A4 allroad saca a relucir sus virtudes de turismo en carretera y sus virtudes de todocamino fuera del asfalto. Y si se elige la suspensión activa con amortiguación regulable (opcional, 1.195 euros) la cosa mejora porque mediante el sistema Audi drive select de modos de conducción, el usuario puede elegir entre varios ajustes, que van desde una puesta punto muy cómoda hasta otra más deportiva. La agilidad y el confort del coche cambian bastante en función del modo elegido. Esto puede ser un acierto para determinados clientes, aunque tampoco es un elemento vital, ya que la suspensión de serie cumple suficientemente bien con su papel.

El Audi A4 allroad es un modelo muy interesante para quien vaya a la caza de un coche familiar de medida intermedia -ni compacto ni muy grande-, pero a la vez busque un punto diferenciador bien marcado en el apartado offroad. Curiosamente, este Audi campa a sus anchas en el segmento Premium ya que sus rivales más directos, que son el BMW Serie 3 Touring y el Mercedes-Benz Clase C Estate, no ofrecen en sus gamas una variante con este enfoque campero.

El precio de este allroad es de 47.960 euros de partida, lo que supone un sobrecoste de 5.810 euros frente al A4 Avant equivalente. ¿Merece la pena? Probablemente. Esa tranquilidad de saber que puede pasar por casi cualquier lugar, evidentemente tiene un precio, que en este caso y teniendo en cuenta la factura final, no parece nada incoherente.

Lo más destacable

-Versatilidad de uso

-Amplitud interior

-Cualidades ruteras y consumo

Lo mejorable

-Prestaciones sólo correctas del TDI

-Muchas opciones y de precio elevado

-Finura del cambio S tronic

FICHA TÉCNICA

Motor: turbodiésel, 4 cil, 1.968 cc

Potencia: 190 CV a 3.800-4.200 rpm

Par motor: 400 Nm a 1.750-3.000 rpm

Consumo mixto oficial: 4,9 l/100 km

Transmisión: automática, 7 velocidades

Maletero: 505 litros

Velocidad máxima: 220 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 7,8 segundos

Precio: 47.960 euros


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios

2
#1lluk | 10-07-2017 / 11:23
1

Muy bonito y realmente mucho mejor que un Suv, pero a un precio de escandalo...

#2Juanjo | 10-07-2017 / 13:42
0

Mi Mazda cx-5 Tiene todo eso y cuesta casi la mitad. Y tampoco gasta más, 5.8 de consumo medio real.

El Flash de EcoMotor
Ver todos

Blogs Ecomotor.es

Ver más noticias
Ver más noticias