Castilla - La Mancha

Cooperativas Agro-alimentarias presenta alegaciones al proyecto de Decreto de Derechos de los consumidores en el suministro de carburantes

  • La organización cuestiona determinados aspectos de este nuevo Decreto y considera que algunas de las exigencias fijadas para las estaciones automáticas o desatendidas podrían contravenir de nuevo los requerimientos exigidos por la Comisión Europea y la normativa estatal
Cooperativas Agro-alimentarias presenta alegaciones al proyecto de Decreto de Derechos de los consumidores en el suministro de carburantes.

Cooperativas Agro-alimentarias ha presentado hoy dentro del trámite de Información Pública sus alegaciones al proyecto de Decreto de los Derechos de las personas consumidoras en instalaciones de suministro a vehículos de carburantes y combustibles líquidos o gaseosos o cualquier otro tipo de energía en Castilla-La Mancha que tramita la Consejería de Sanidad y que sustituirá al actual Decreto 33/2005.

Cooperativas Agro-alimentarias considera que el nuevo texto propuesto, si bien aparentemente parece adecuarse a los requerimientos legales nacionales y comunitarios, en la práctica viene a establecer exigencias para las estaciones de servicio automáticas o desatendidas que conllevan de facto la necesidad de contar con personal afecto a la instalación.

Podría contravenir de nuevo requerimientos comunitarios

Así ocurre, por ejemplo, con la obligación que se impone a las instalaciones de suministro desatendidas de proporcionar asistencia personal al consumidor más allá de las obligaciones de asistencia a distancia que ya establecen las normas técnicas de ámbito estatal, o la obligación de disponer de aseos públicos abiertos durante el horario de apertura de la estación de servicio automática que, en la práctica, conllevará la necesidad de contar con personal que vigile y mantenga estos aseos las 24 horas del día durante todos los días de la semana, todo lo cual, a juicio de la organización, resulta desproporcionado y podría contravenir de nuevo los requerimientos comunitarios, y provocar graves perjuicios al modelo de negocio de suministro de carburantes desatendido que desarrollan numerosas cooperativas agroalimentarias en el medio rural y que en muchas zonas de la región son la única forma de abastecer de carburante a sus habitantes.

Derecho del consumidor a elegir

Cooperativas Agro-alimentarias considera que la futura norma debería permitir de manera natural la convivencia de los tres modelos de negocio en el suministro de carburantes (atendido, autoservicio y automático o desatendido) de manera que se diera libertad al consumidor de elegir en cada momento cuál es su opción preferida, sin imponer restricciones o limitaciones injustificadas para unos modelos frente a otros.

Ventajas de las instalaciones automáticas de las cooperativas

Las instalaciones automáticas o desatendidas garantizan el servicio de suministro (al estar disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana), seguridad, calidad de producto y un precio del carburante muchísimo más económico para el consumidor, razones de peso como para que el nuevo Decreto apueste por este modelo que ya es referencia en la mayor parte de los países de la Unión Europea.

Un servicio que se presta en más de 140 instalaciones de cooperativas

Además, las más de 140 instalaciones de suministro de carburantes automáticas gestionadas por las cooperativas agroalimentarias de la región garantizan el servicio, crean actividad, riqueza, empleo, en muchos puntos del medio rural donde otros modelos no han querido invertir, frenando así la despoblación y el desempleo en nuestra región, objetivos éstos que han de ser prioritarios para todos los agentes políticos y sociales de región.

Antecedentes a solucionar

Este nuevo Decreto nace de la obligación impuesta por la Comisión Europea al Reino de España por las regulaciones que determinadas comunidades autónomas mantenían en esta materia, entre ellas Castilla-La Mancha con su Decreto 33/2005, que eran claramente contrarias a la normativa estatal, comunitaria y a las recomendaciones específicas dadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), y el Consejo para la garantía y la Unidad de Mercado, en especial, respecto a aquella regulación que establecía la obligación de contar con al menos una persona responsable en las estaciones de servicio automáticas desatendidas, algo que desde Cooperativas Agro-alimentarias se había venido denunciando desde hacía bastantes años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.