Evasión

Jóvenes y sostenibles: así son los novatos de la moda

  • Según la ONU, la moda es la segunda industria más contaminante
  • El modelo fast fashion contamina y uniformiza la forma de vestir
  • Las nuevas marcas made in Spain apuesta por la sostenibilidad
Madrid

La forma de consumo y producción de moda establecida por el fash fashion tiene su lado positivo y negativo. La generación de puestos de trabajo y la democratización del estilo está en el lado positivo de la balanza. Mientras, la uniformización en la forma de vestir y la contaminación ponen el peso en la parte negativa. Por el momento, el modelo instaurado por la industria low cost no pierde su hegemonía, pero las nuevas generaciones y la actual preocupación por el cuidado del entorno pueden hacen variar el equilibrio de la balanza.

Según la ONU, la moda es la segunda industria más contaminante del planeta después de la petrolera. El ente internacional le dio en 2016 esta denominación por ser el sector que produce el 20 por ciento de las aguas residuales y emite más CO2 que todos los vuelos internacionales y barcos de mercancías juntos. Unos datos rotundos que tienen su repercusión en las nuevas generaciones, que son las que más están trabajando para que las políticas de respeto al medio ambiente sean una realidad.

Un ejemplo claro está en los emprendedores de la industria de la moda que han situado a la sostenibilidad como cimiento de su marca. Una tendencia que confirma Gema Gómez, la directora de Slow Fashion Next: "El movimiento emprendedor es impresionante en moda sostenible. A veces quizás como factor diferenciador y muchas veces también por propia consciencia pero es cierto que cada vez hay más iniciativas y las que resistan se convertirán en los líderes del mañana".

Este movimiento joven por la sostenibilidad no es ajeno a España. A continuación, tiene seis marcas de moda jóvenes que apuestan por lo sostenible.

Edmmond Studios

El compromiso por la sostenibilidad de esta marca, fundada por Juan Calvente, Borja Navarro y Jaime Puyol, pasa por la reducción del uso de plástico en las producciones y el uso de algodones ecológicos. Confiesan que de momento la sostenibilidad no es una parte central de su estrategia de marca. No obstante, nacieron como una firma que bebía del surf, de la arquitectura y de la música. Y el viaje hacia la sostenibilidad, por tanto, la entienden natural.

Malmok

La firma de bañadores, además de apostar por la renovación de la bermuda clásica, nació con el propósito de devolver al mar todo lo que da. Así, sus fundadores, Ignacio Trenas y Ricardo García, entienden que "moda y sostenibilidad tienen que ir de la mano". "Hemos empezado a hacer producciones eco-friendly y el tejido de los bañadores es poliéster reciclado de desechos de plásticos extraídos del mar", añaden.

Esgoa

Alfonso Onorato, fundador de esta firma de camisas, entiende la sostenibilidad desde dos puntos de vista: la producción ética que respete a las personas, y el uso de materiales ecológicos que respeten al medio ambiente y al planeta. Así, sus camisas se producen en un pequeño taller de confección en Madrid y están hechas de algodón orgánico.

One Oak

Guillermo y Carlos Íñiguez, fundadores de esta firma de relojes, mochilas y gorras, nacida en 2016, tuvieron claro desde el principio que la innovación en el diseño y la sostenibilidad debían ser sus señas de identidad. Su compromiso es por la reforestación del planeta, medida que establecieron porque sus relojes están fabricados en madera. "Las reforestaciones One Oak devuelven al planeta mucha más madera de la que utilizamos y así cada compra tiene un impacto ambiental positivo. Por cada reloj, devuelves más de 25.000 veces la madera utilizada", explica Guillermo.

Wado

Esta firma de zapatillas sostenibles españolas ha celebrado recientemente los dos millones de facturación conseguidos desde su nacimiento en 2018. Marta Llaquet, una de las fundadoras, cuenta que la sostenibilidad es la principal diferenciación y el factor que otorga la historia a la marca. Así, utilizan piel -producida en Portugal- que está curtida sin cromo, y plantan dos árboles por venta -ya han plantado más de 37.000-.

D The Brand

Sabina Deus Muñoz y Blanca Pérez Fontán, fundadoras de esta firma, dieron por hecho desde el principio que la sostenibilidad sería uno de sus valores. "Creemos que en un mundo demasiado lleno de cosas tenemos que minimizar el impacto ambiental lo más que podamos", sentencian. Así, la sostenibilidad siempre está presente en todas las decisiones de la empresa. Un ejemplo de este compromiso es que el 95 por ciento de sus prendas son de algodón orgánico con certificación Gots.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0