España

Nueve institutos de Lleida educan las emociones con videojuegos

Dedican atención a la prevención del 'bullying'

LLEIDA, 14 (EUROPA PRESS)

Nueve institutos de Lleida y uno de Huesca educarán este curso las emociones de sus alumnos para resolver conflictos a través del videojuego 'Happy', desarrollado en la Universitat de Lleida (UdL).

En una entrevista de Europa Press, la profesora de Pedagogía y Psicología de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UdL que ha creado el videojuego, Gemma Filella, ha explicado que busca "afrontar conflictos desde las emociones y resolverlos de manera satisfactoria".

Los institutos Bajo Cinca de Fraga (Huesca), Antoni Torroja de Cervera, Gili i Gaya de Lleida, Joan Oró, Torre Vicens, Maria Rubies, Lladonosa, Joan Solà, Canigó y Les Heures son los centros que incorporan el videojuego en el curso que arranca este lunes.

En el periodo pasado siete escuelas de Primaria de Lleida ya utilizaron el videojuego en las clases de tutoría: Comtes de Torregrossa (Alcarrás); Pinyana (Alfarrás); Espiga (Lleida); Episcopal (Lleida); Frederic Godàs (Lleida); Joan Maragall (Lleida) e Ignasi Peraire (Mollerusa), y Valeri Serra (Bellpuig).

"Las emociones están antes que la razón. Si no se regula bien no se pueden tomar decisiones correctamente", ha afirmado Filella tras 16 años estudiando las emociones en los niños y de haber llevado a las escuelas de Primaria leridanas el juego en catalán y del que ya prepara su traducción a castellano e inglés.

En uno de los conflictos que aparecen en el videojuego, el jugador, que participa convirtiéndose en el personaje Happy, recibe un insulto de otro niño y reconoce la rabia que siente por ese insulto, para después situarse ante un semáforo y reflexionar y aplicar estrategias de regulación emocional para elegir la mejor respuesta.

El videojuego entrena la regulación emocional y la resolución de conflictos entre iguales, entre niños y niñas que comparten colegio o hermanos, sin intervención de maestros o padres y plantea 25 conflictos, quince de patio y diez entre hermanos.

La pedagoga considera que, a la hora de la verdad, si un niño aprende los pasos para resolver el conflicto y lo practica 25 veces --porque la repetición es una buena herramienta didáctica-- ya sabe cómo actuar.

COMPETENCIAS EMOCIONALES

"Es el primer videojuego que hay en el mundo para entrenar las competencias emocionales para la resolución de conflictos entre niños", asegura Filella, que ha dedicado mucha atención a la prevención del 'bullying' y a la búsqueda de ayuda diferenciando entre una persona chivata y otra que pide ayuda cuando le hacen daño o ve que se lo hacen a otra.

Filella ya trabaja en una nueva versión del videojuego en la que insiste más en los papeles de víctima, agresor y posible defensor.

Sostiene que en muchas clases los profesores no se dan cuenta del 'bullying' si no hay un niño que lo explica: "En cada clase hay dos o tres niños que sufren, el videojuego ayuda a que no se sientan culpables de avisar de que lo que ven que pasa no está bien".

La pedagoga insiste en que los videojuegos son una "poderosa herramienta" para el cambio que facilita el trabajo al profesorado y a los padres y motiva a los niños.

"En la escuela enseñan raíces cuadradas y el logaritmo neperiano, que se utiliza tan poco, y en cambio no enseñan cómo enfadarse correctamente ni de los avisos de las emociones de las que el cerebro no puede pasar", concluye Filella.

Por su parte, el director de los Servicios Territoriales de Enseñanza en Lleida, Miquel Àngel Cullerés, afirma que todo lo que sea apostar por la mediación en la resolución de conflictos en el entorno educativo es positivo.

"Con un videojuego con simulaciones es más fácil que un alumno proyecte lo que él haría en un conflicto y, al ser audiovisual, tiene mucha potencia para llegar a los estudiantes", afirma Cullerés.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin