España

Amaiur pide al Gobierno central que "no tome el pelo" a los ciudadanos y que "desmantele" Garoña

Cree que es la única "garantía" de que el cese de actividad de la central nuclear será "definitivo"

VITORIA, 6 (EUROPA PRESS)

El portavoz de Amaiur, Xabier Mikel Errekondo, ha reclamado al Gobierno central que "no tome el pelo" ni "juegue con la salud" de los ciudadanos, por lo que le ha pedido que no sucumba ante la "presión" de las empresas propietarias de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) y que proceda al "desmantelamiento" de la planta.

La licencia de explotación de la central de Garoña, ubicada en Burgos pero situada a apenas 60 kilómetros de Vitorias, expira este domingo. No obstante, el Gobierno central ha anunciado que realizará "las modificaciones normativas necesarias" para que la planta pueda seguir funcionando "si así fuera posible".

Errekondo, en una rueda de prensa en Vitoria, ha advertido de que ante esta situación "la alarma debe seguir encendida", dada la posibilidad de que estas instalaciones, que ha calificado de "obsoletas" e "inseguras", pueda reanudar su actividad en un futuro próximo.

El portavoz del grupo de Amaiur en el Congreso de los Diputados ha invitado a la ciudadanía y a los agentes sociales a continuar "en primera línea" para presionar en favor del desmantelamiento de la central, al considerar que es la única "garantía" de que el cese de actividad será "definitivo". En esta labor, a su juicio, han de implicarse también los partidos políticos y las instituciones.

COMISIÓN INTERINSTITUCIONAL

Con ese fin, y tal y como ya han aprobado las Juntas Generales de Álava y el Parlamento Vasco, ha propuesto que se ponga en marcha una comisión interinstitucional con el fin de ejercer presión para lograr la clausura definitiva de la planta.

Errekondo, en referencia a la incertidumbre que rodea al futuro de la central, ha reclamado al Ejecutivo central que "no tome el pelo" ni "juegue con la salud" de los ciudadanos.

Por ese motivo, le ha animado a no sucumbir a la "presión" de Iberdrola y Endesa, propietarias de la planta, y a proceder al cierre "inmediato e irreversible" de las instalaciones, de las que ha advertido de que son "una bomba de relojería que amenaza a la salud de cientos de miles de ciudadanos".

El representante de Amaiur ha destacado que tanto los socialistas alaveses como el PP de este territorio han de implicarse en la lucha por el cierre definitivo de las instalaciones, dado que "no vale" defender esta postura en Euskadi y no hacerlo frente al Ejecutivo central.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin