España

El Gobierno obligará a jubilarse con 67 e incentivará trabajar más años

La generación del baby boom se acerca con paso sigiloso al umbral de jubilación y será en ese momento cuando la viabilidad del sistema comience a hacer aguas. Por esta cuestión, el Ejecutivo ha aprobado hoy en el Consejo de Ministros un borrador sobre la reforma del sistema de pensiones con el que "garantizar la buena salud de la Seguridad Social para los próximos 30 ó 40 años", según señaló ayer el secretario de Estado, Octavio Granado. Así ha sido la rueda de prensa del consejo de ministros.

La pieza principal de la reforma será retrasar dos años la edad legal de jubilación, que actualmente se sitúa en los 65 años, según afirman fuentes socialistas. La medida se implantaría de forma progresiva en los próximos doce años de su aprobación y quedaría definitivamente implantada en 2025.

Aunque el objetivo del Ejecutivo sería incrementar la edad en un año, según concretan estas fuentes, propondrá retrasarla hasta los 67 años para terciar en la negociación.

Limitar las prejubilaciones

Al mismo tiempo, el Gobierno ha planteado retrasar la edad media de jubilación, que en el último año se situó en los 63 años y diez meses, incrementando los incentivos existentes a la cuantía de la pensión. Actualmente, un trabajador con más de 65 años acumula un incentivo en su pensión del 2 por ciento anual y del 3 por ciento si tiene 40 años cotizados. Por otra parte, el plan del Gobierno también contempla rebajar los costes que pagan las empresas por un trabajador de más de 65 años, bonificando aún más sus cotizaciones. En estos momentos, la empresa sólo se hace cargo del 50 por ciento de la cuota.

Aunque, por una parte, el Ejecutivo intentará limitar las prejubilaciones de los trabajadores; por otra, propondrá rebajar la penalización de la jubilación anticipada en "profesiones gravosas y de riesgo", afirman las fuentes socialistas. "Afectaría sobre todo a la construcción y al transporte", añaden, donde, por la penosidad del trabajo, se está planteando una reducción de la edad legal de jubilación hasta los 60 años.

Otro punto polémico de la reforma de las pensiones, sobre la que también se postulará el Ejecutivo, es el de subir la cuantía de la pensión de viudedad y revisar su compatibilidad con otros ingresos. Así, a día de hoy, la pensión de viudedad se sitúa en el 52 por ciento de la base reguladora del cotizante y sólo alcanza el 70 por ciento cuando existen cargas familiares. Aunque los incrementos se decidirán en la Comisión, PP, PSOE y CiU apuestan por aumentar la pensión hasta el 70 por ciento de la base reguladora, cuando el pensionista sólo disponga de estos ingresos.

Cómputo de la pensión

El Gobierno también planteará alargar el periodo de la vida laboral que computa en el cálculo de la pensión de los 15 a los 20 últimos años. Asimismo, cuando se inicien las negociaciones sobre la reforma, los socialistas introducirán en el debate la posibilidad de que el trabajador decida los años cotizados que computarán en su pensión. Aunque tan sólo optarán a esta medida quienes hayan cotizado un mínimo de 35 años. Además, se impondrá un límite de años para elegir. Para el resto, seguirán siendo los últimos ejercicios cotizados.

La propuesta tendrá que ser negociada en la Comisión del Pacto de Toledo, donde los grupos parlamentarios realizarán sus aportaciones. Una vez consensúen unas recomendaciones, el Ejecutivo las negociará con los agentes sociales antes de su aceptación definitiva.

Asimismo, el Gobierno aprobará hoy un plan de austeridad del gasto del Estado de 50.000 millones de euros. Aunque, según confirmó ayer el presidente del Gobierno, no afectará a la ayuda al desarrollo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud