España

El análisis: Llegó el punto de inflexión en el trato político de la crisis

El debate económico de hoy ha representado un relevante punto de inflexión en el tratamiento político de la crisis. Por primera vez, frente al discurso gubernamental, el principal partido de la oposición no se ha limitado a realizar una descalificación global. Por primera vez, Mariano Rajoy ha ofrecido una opción alternativa y ha brindado su implicación personal.

El tiempo dirá qué parte de esta oferta era retórica, pero es justo reconocer que la gravedad del problema -con el paro como principal exponente- ha generado una controversia constructiva que es necesario aprovechar.

El plan de Zapatero

El presidente del Gobierno, en una exposición escueta, ha desgranado su proyecto a corto plazo que se basa en la ley de Economía Sostenible -que sin duda acierta en el impulso a la productividad y al cambio del modelo de desarrollo- y en unos Presupuestos para 2010 en que el gasto no financiero del Estado se reducirá un 4,5% -el gasto medio de los ministerios bajará el 6%-, con una presión fiscal que se incrementará un 1,5% (la actual es del 32,6%).

Es decir, unos 15.000 millones de euros. Como novedad, ha anunciado un plan de apoyo al sector inmobiliario para acelerar su recuperación hasta la dimensión óptima -unas 400.000 viviendas al año- y, quizá temiendo el exabrupto del adversario, ha descartado un acuerdo global para combatir la crisis pero ha insistido en la conveniencia de lograr acuerdos con el PP en educación y energía.

El pacto de Rajoy

La respuesta de Mariano Rajoy ha sido sobria y apropiada. El líder de la oposición embridado sus propensiones irónicas y, en tono serio y solvente, ha criticado como es natural el optimista diagnóstico del Gobierno, las vacilaciones de sus medidas paliativas y la orientación de sus recetas, pero -y esto es lo gratamente novedoso- ha formulado una propuesta de pacto de austeridad.

A su juicio, que no parece desencaminado, una subida de impuestos de la magnitud de la anunciada, lejos de incrementar la recaudación, derivará en menos inversión, menos consumo, menos empleo y menos confianza. Lo que habría que hacer -ha añadido- es racionalizar el gasto público mediante una reestructuración a la baja de las administraciones públicas. Rajoy estaría dispuesto a sentarse a negociar esta reforma con la única condición de que no suban los impuestos.

Si se piensa que el PP gobierna en siete comunidades autónomas y se considera que el despilfarro burocrático no sólo existe la administración central sino también y sobre todo en los entes descentralizados, se entenderá el alcance del acuerdo que ofrece el PP.

Además, Rajoy ha explicado con claridad que el 'cambio del modelo de crecimiento' no debe impulsarse con ánimo planificador sino con el objetivo -liberal, ortodoxo- de crear condiciones favorables al desarrollo empresarial. Lo urgente es, pues, remover obstáculos, flexibilizar el mercado laboral -Zapatero ha expuesto después sus conocidas objeciones-, impulsar la espontaneidad del propio mercado para que sean los empresarios quienes llenen el vacío creado por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Zapatero le ha objetado después, en una disquisición ideológica, que la preferencia de este Gobierno es mantener la protección social, lo que limita evidentemente la reducción posible del gasto.

El dedo en la llaga

Probablemente, lo que habría de hacerse es aprovechar ambas propuestas: ajustar levemente al alza la presión fiscal y acometer este plan de austeridad sugerido por la oposición, que respondería además a la evidencia de que no es sostenible un aparato público tan sobredimensionado como el que hemos construido en época de opulencia.

Rajoy ha puesto el dedo en la llaga al insinuar que Zapatero no ofrece un gran pacto de Estado, un acuerdo global, porque prefiere apoyarse en las minorías para sacar adelante unos Presupuestos basados en sus propios criterios (aunque el discurso de algunas minorías ha provocado hoy escalofríos). También es cierto que el presidente del Gobierno no podía prever que, después de meses de una oposición sistemática y sin matices, Rajoy iba a brindarle tal posibilidad, que, por el discurso de Duran Lleida, también tendría las simpatías de CiU. El asunto quedó abierto y Rajoy será convocado en Moncloa para hablar del gasto público, incluida la deuda de Gallardón.

Perfil moderado

Rajoy, en su nuevo papel sobrio y moderado, ha concluido su primera intervención rechazando las acusaciones de no querer arrimar el hombro y aceptando la búsqueda de consensos en educación y energía. No sin aprovechar la oportunidad para reprochar a Zapatero su papel escorado en el diálogo social. Y para instarle a reformar cuanto antes el mercado laboral aunque los agentes sociales no consigan el anhelado pacto.

Con debates como el de hoy, se construye país. Quizá ha sido necesario atravesar una coyuntura muy grave para lograr que los políticos traten de situarse a la altura de su responsabilidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum10

rag
A Favor
En Contra

En Madrid el PP si sube los impuestos, y mucho. La Comunidad y el Ajuntamiento de Madrid son los mas endeudados de toda España.

Sr. Rajoy, antes de hablar, prediquen con el ejeplo.

Puntuación -12
#1
cholo
A Favor
En Contra

rag eres tonto y en tu casa lo saben, madrid esta endeudado por haber invertido en infraestructuras, no por dar ayuditas a los desempleados y tirar el dinero bur

Puntuación 4
#2
manchego
A Favor
En Contra

Sobran 17 gobiernos autonomicos

Puntuación 10
#3
mel
A Favor
En Contra

A ver si es verdad y, por primera vez, se dejan de tirar los trastos a la cabeza y se ponen a construir las bases de una gran país que pegue definitivamente el salto adelante.

Puntuación 7
#4
Javier
A Favor
En Contra

Muy bueno. El alcalde a triplicado el importe del IBI desde que es alcalde y cuando se vaya el Ayuntamiento estará proporcionalmente peor que el de Marbella.

Su politica y la del PP es clara: ¡Todo para el empresario y nada para los trabajadores!

Ha sido necesario que se proponga una subida de impuestos para que traten de derivar el asunto por otra vía y hacer propuestas concretas. Ahora sólo falta que ZP suba losimpustos a los mismos que se los bajó Aznar.

Puntuación -10
#5
Javier
A Favor
En Contra

Sobran miles de enchufados que han entrado a dedo en la Adminstración del Estado, Autonómica y Municipal.

Sobran políticos, coches oficiales.

Sora externalizar los servicios públicos para que las empresas de los amiguetes hagan negocio.

Hace falta gente seria, técnicos, que sepan gestioar la situación. Los políticos no pueden ofrecer soluciones serias, todos están vendidos al gran capital.

Puntuación 13
#6
juan
A Favor
En Contra

Pero que análisis estais haciendo si Zapatero sigue hablando y EL DEBATE NO HA TERMINADO?

Puntuación -4
#7
Puma
A Favor
En Contra

Estoy de acuerdo con Manchego. Hispanistán está muy gorda. Le sobran 17 michelines. Devoró demasiado. Aquí está el problema que nadie quiere abordar. 18 gobiernos para un país de segunda, es insostenible por ineficiente y despilfarrador. Hay crisis para años. Se ha sostenido éstos años a base de endeudarse personas y empresas. Pero eso se acabó.

Puntuación 2
#8
Joja
A Favor
En Contra

Lo importante ahora es salvar España de la debacle, por tanto es necesario un pacto y repeto al gobierno y al presidente legítimo. Ello es importante para que en 2012 la necesaria yvital alterncia se produzca sobre un país qe no estén ruinas (y con P al timón vamos directoas a eso). Animo Rjoy!! hoy has estado muy bien.

Puntuación 0
#9
joja
A Favor
En Contra

Muy buen análisis Sr. Papell gracias por el esfuerzo de objetividad. Yo sólo espero que lleguemos a 2012 como un país entero y no en ruinas y fragmentado y que podamos despedir paa siempre ese año a ZP de la política por gestor catástrófico. Que vyuelva a León studie economía y nos podamos relajar tanto él como nosotros.

Puntuación 0
#10