España

El proyecto 'O Costal' se convierte en un referente en Galicia de conservación, recuperación paisajística y desarrollo rural

El enclave O Costal se encuentra en un lugar privilegiado de Ribadeo, ya que son 23 hectáreas que se sitúan a la vera de su ría contigua a la costa durante 1,7 kilómetros al sur. Era una finca abandonada, invadida por especies invasivas y gracias a un proyecto de recuperación paisajística y medioambiental de un empresario privado se le ha vuelto a dotar de vida y se ha convertido en un referente para los habitantes de Ribadeo y sus alrededores.

Este trabajo de recuperación, que comenzó en 2014, es una "apuesta por la restauración ambiental, con escala suficiente para proporcionar beneficios significativos en el ámbito social, económico y ambiental", afirmó Carmela Moral, de Orza Paisajismo, directora del proyecto.

Explicó que en lo social lo es porque mejora la calidad de vida y el paisaje cotidiano de la población de Ribadeo, lo que hace que sea un proyecto conocido y valorado. Proporciona las vistas de un cuidado paisaje desde diferentes puntos de su entorno y, en particular, a lo largo de la senda costera que se extiende desde la localidad hacia el sur y que limita con O Costal.

En el aspecto económico, porque se trabaja con empresas locales, una apuesta que comenzó en 2016 y que asegura su trabajo en el futuro. Los promotores destacan que tan importante como la rehabilitación y acondicionamiento del territorio, que da trabajo a viveros de planta, cooperativas, empresas constructoras, de jardinería, forestales y a muchos autónomos, es que O Costal necesita mantenimiento constante para el cuidado de la finca y la granja, lo que proporciona 3,5 puestos de trabajo a tiempo completo.

"Uno de los aspectos más relevantes del proyecto es la implicación y el compromiso de los profesionales que forman parte de él y que se sienten muy orgullosos de su contribución", aseguró Carmela Moral.

Respecto a la restauración ambiental, implica un incremento importante de la biodiversidad y los beneficios que esta proporciona, ya que repercute en la Red Natura 2000 y zonas de especial protección para aves (ZEPA).

Al inicio del proyecto, la finca estaba colonizada mayormente por arbolado y plantas de carácter invasor (acacias, ailantos) y también eucaliptos, estratos con pocos beneficios ambientales por su baja tasa de biodiversidad. Con esta rehabilitación, se están creando hábitats para aves, fauna y flora autóctona. "Se han plantado hasta el momento 5.600 árboles de 144 especies y 15.300 plantas de 160 especies, usando principalmente vegetación autóctona y adaptada a las condiciones costeras", destacó Moral.

Es, a su vez, relevante que el 60% de la superficie se destina a producción para la granja, que cuenta actualmente con 100 ovejas, mientras que la superficie restante tiene como fin principal la recuperación de espacios naturales.

ACUERDO DE COLABORACIÓN

Además de todas las ventajas mencionadas anteriormente, O Costal ha llegado a un acuerdo con el Centro de Formación y Experimentación Agroforestal "Pedro Murias", situado en el concello de Ribadeo y dependiente de la Agencia Gallega de Calidad Alimentaria. Este centro de formación es uno de los seis que la Xunta de Galicia tiene en el territorio y que son referencia en formación y transferencia tecnológica.

Gracias a este acuerdo, alumnos y profesores del Ciclo medio de Conservación del Medio Natural acaban de comenzar sus prácticas en el proyecto, realizando trabajos de tratamiento silvícola, como la poda de formación o el desbroce, lo que les permitirá aplicar los conocimientos adquiridos en las aulas.

Este ciclo integra la formación profesional de grado medio en la modalidad dual. Esta metodología se considera puntera porque permite a los alumnos tener contacto con el mundo laboral desde el comienzo de la formación. De esa forma, se favorece la capacitación de los alumnos y un mejor y más rápido acceso al mercado laboral.

El Centro 'Pedro Murias', presente en la vida de Ribadeo desde 1913, está orientado, principalmente, a la capacitación de los agricultores y ganaderos tanto presentes como futuros, por lo que su labor es clave para seguir cuidando de nuestro medio rural.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin