Reportajes

Conducir con nieve y hielo

  • Refrigerante con anticongelante y móvil cargado son algunas de las reomendaciones
Con condiciones adversas sólo se ha de conducir si es necesario.

Dada la situación meteorológica de la de los próximos días, los conductores deberán aumentar las precauciones en situaciones de nevadas en cotas bajas, grandes heladas y temperaturas con valores negativos.

Ante todo, antes de emprender un viaje en condiciones meteorológicas adversas, los conductores deberían sopesar si realmente tienen la necesidad de conducir. Si es inevitable realizar el trayecto, el conductor debería consultar el parte meteorológico y si nieva o hiela es mejor no conducir si no es imprescindible.

La dificultad de la trazada en hielo y nieve

Cuando se conduce sobre nieve o hielo es muy difícil mantener la trayectoria del vehículo, conviene hacer movimientos suaves, disminuir la velocidad y valorar si procede circular por las roderas dejadas por otros o no.

No conducir con el abrigo puesto, utilizar un rascador de hielo para los cristales, llevar siempre líquido refrigerante con anticongelante y el teléfono móvil cargado son otras de las recomendaciones

Cuando se conduce sobre nieve o hielo es muy difícil mantener la trayectoria del vehículo, incluso a bajas velocidades (especialmente sobre hielo). Por ello, todas las acciones del conductor se realizarán de manera progresiva y sin brusquedades. La dirección, frenos, acelerador, etc., deben aplicarse con suavidad.

Las luces para ver y que nos vean

En caso de nevada, es obligatorio encender, al menos, la luz de posición y cruce. Además, si el vehículo dispone de luz antiniebla delantera será aconsejable encenderla también. En esta situación está prohibido usar la luz antiniebla trasera. En caso de fuertes nevadas, es obligatorio encender la luz antiniebla trasera. Se desconectará cuando exista riesgo de deslumbramiento, por ejemplo, en vías urbanas con retenciones.

Al conducir sobre nieve: circular por las roderas que haya dejado otro vehículo, cuando haya suficiente nieve en la calzada. En caso de poca nieve, circular por fuera de las roderas, pero paralelamente a su trazado. Además, los conductores deberán circular a poca velocidad y mantenerse constante (siempre que se pueda), evitar acelerar y frenar en lo posible. Si fuera necesario frenar, siempre es mejor realizar deceleraciones suaves (sólo levantando el pie del acelerador). Si la frenada es más fuerte, es mejor utilizar el freno con suavidad (que actúa sobre las 4 ruedas) que una retención brusca del motor (que sólo frena 2 ruedas).

Sobre hielo aún más difícil

Al conducir sobre hielo, el conductor tiene que saber que es prácticamente imposible conseguir manejar el vehículo con seguridad. Si el hielo aparece poco a poco sobre el pavimento, la dirección del vehículo estará excesivamente blanda. Al iniciar la marcha sobre una placa de hielo, se intentará arrancar con marchas largas, aceleraciones muy suaves, intentando no tocar el freno, girando la dirección con suavidad.

Fatiga y accidentes

Descansar cada 2 horas, o cada 200km. En condiciones meteorológicas adversas la fatiga aparece mucho antes. Llevar bien ventilado el vehículo para no acumular dióxido de carbono (CO2) y, si se fuma, monóxido de carbono (CO) y no abusar de la calefacción, ya que produce somnolencia. La conducción con fatiga está relacionada indirectamente con un 20-30 por ciento de los accidentes.

No entrar al vehículo con el abrigo puesto. Es muy incómodo para conducir y además, el cinturón no funciona correctamente si no va pegado al cuerpo. Al entrar, se deben bajar las ventanillas para evitar que los cristales se empañen mucho más. También se puede usar el aire acondicionado para desempañar con mayor rapidez.

La visibilidad es fundamental

Conseguir una visibilidad clara y diáfana de la carretera a través de todos los cristales del vehículo. Utilizar un rascador de hielo o algo que no arañe los cristales (nunca echar agua caliente a los cristales para descongelarlos, podrían romperse). Limpiar de hielo y vaho sólo una pequeña parte del parabrisas para que el conductor pueda ver algo, es una imprudencia y, además, es sancionable. Es conveniente utilizar la luz de cruce durante el día para ser visto con mayor facilidad.

Estar preparados

Llevar una manta, algo de comida y bebida en el vehículo si se va circular por carreteras que estén probablemente cortadas. Llevar cadenas, al menos un par, que se tendrán que colocar en el eje motor del vehículo cuando sea obligatorio (conviene practicar cómo colocarlas). Además, conviene llevar el teléfono móvil cargado o disponer de un cargador de móvil adaptable a la corriente del coche.

Dando por hecho que el mantenimiento del vehículo es el correcto, hay que prestar especial atención a disponer de líquido refrigerante con anticongelante (y que se ajuste a las temperaturas que vaya a soportar el vehículo). Añadir también algo de anticongelante al lavaparabrisas. La presión de los neumáticos también cobra especial importancia; hay que revisarla, al menos cada 15 días, y colocar el mejor juego de neumáticos en el eje trasero.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
macius 51
A Favor
En Contra

ARTICULO MUY BUENO.CONVENIENTE LEERLO TODO.

AÑADIRIA UNA MENCION A LOS NEUMATICOS DE INVIERNO.

Puntuación 3
#1
lázaro carrreter
A Favor
En Contra

Buen artículo, pero solo una pega de gramática: "conducir con nieve E hielo".

No puedes poner "y" si la palabra de detrás empieza con "i" "hi"

Puntuación 2
#2
choni
A Favor
En Contra

COMENTARIO número 2- No empieza por (i)empieza por(h)listillo

Puntuación 2
#3