Pruebas

A prueba el Volkswagen Golf más salvaje

Nos ponemos a los mandos del Golf más radical de la gama. Tiene 300 CV, tracción total, una estética más agresiva y ofrece sensaciones de auténtica deportividad. Un compacto muy rabioso, pero utilizable en el día a día -con reservas-. Más que un GTI en todos los sentidos. Así es el Volkswagen Golf R.

La escalada de potencia entre los compactos es imparable. De la filosofía GTI hemos pasado en apenas unos años a un nuevo escalón que sitúa el tope del segmento en niveles que sobrepasan los 300 CV con creces. El modelo que hoy probamos, el VW Golf R, entrega esta cifra, pero otros como el Mercedes Clase A llegan a alcanzar los 360 CV. En ocasiones no podemos evitar pensar que esta caballería quizá sea excesiva para mover a coches de este segmento. Y no sólo por las prestaciones, sino por todo lo que implica.

El protagonista de esta prueba ocupa la cima de la gama Golf y sí, es una máquina realmente excitante. Bajo el capó esconde un motor 2.0 TSI derivado del que utiliza el GTI, que entrega en este caso 300 CV y se asocia al sistema de tracción integral 4Motion de embrague Haldex. La capacidad de aceleración y recuperación es tremenda, en parte gracias a las cuatro ruedas motrices y en parte, a que el TSI es una bomba en su respuesta. Sirvan como ejemplo los 5,1 segundos que necesita esta versión de 5 puertas con cambio manual para alcanzar los 100 km/h desde parado.

Sobre si merece más la pena el cambio DSG o el manual en este coche, la respuesta irá enfocada a las preferencias de cada uno. Lo cierto es que no hay nada como jugar con la palanca de cambios y el embrague en un coche de tintes deportivos como este Golf R. Por su tacto y rapidez, esta caja manual nos ha transmitido muy buenas sensaciones y nos parece que, probablemente, sea la opción más acertada. Además, el precio final es 2.200 euros favorable. Pero también es cierto que con el cambio automático de doble embrague mejoran las prestaciones ligeramente (0,2 segundos en el 0 a 100) y baja el consumo medio (2 décimas de litro). Incluso habrá quien prefiera prescindir del pedal izquierdo porque le parezca más cómodo... Como decíamos antes, cada conductor tendrá sus argumentos para optar por una u otra opción.

El VW Golf R es un coche utilizable en el día a día por sus cualidades prácticas y por su relativa comodidad. Eso sí, el tacto del chasis es más firme que el de cualquier otro modelo de la gama, algo que puede no gustar a quien esté acostumbrado a viajar en modelos de enfoque mñass confortable. Esto es necesario para aguantar un uso exigente en conducción deportiva, ya que debe ofrecer un paso por curva lo más plano posible. En cualquier caso, no llega a ser una tabla, como sí lo son otros rivales que han pasado por nuestras manos, tipo Subaru WRX STI o Mercedes A AMG.

No es un GTI

Y hablando de curvas, es precisamente aquí donde esta versión 'R' da lo mejor de sí. Las carreteras de montaña y los circuitos son su hábitat natural. El paso por los virajes es aplomado e incisivo; el motor responde rápido y con contundencia, la suspensión contiene los balanceos, la dirección es efectiva y tiene apenas 2 vueltas entre topes... En fin, que parece tenerlo todo. Sin embargo, hay algo que no acaba de encajar en esta ecuación casi perfecta, y es precisamente el peso. Este Golf, a diferencia de otros menos potentes, no se siente ligero y esto le hace perder algunos puntos frente a algunos competidores e incluso frente al GTI.

En el apartado estético, la distinción la marcan las llantas de 18 pulgadas, los paragolpes específicos, la luz diurna de los faros y la cuádruple salida de escape. En el interior aparecen numerosos detalles como el volante deportivo y los asientos envolventes que mezclan tela y Alcántara -ambos con el logo 'R'-, o el velocímetro tarado hasta 320 km/h.

Algo que también llama la atención especialmente es su capacidad para cambiar el sonido del motor. Entre los diferentes modos de conducción que se pueden seleccionar, existe uno denominado 'Race' que altera el bramido que llega al interior -a través de los altavoces- y cambia por completo la personalidad del coche. Parece una tontería, pero las sensaciones son diferentes entre llevarlo activado y no. Sin duda, otro punto más que hace especial al Golf más radical.

En definitiva, lo que tenemos entre manos es un coche de 4,27 metros, muy rápido y con un consumo elevado -cerca de 9 litros en uso relajado-, perfecto para fardar antes los vecinos de garaje por su estética bien estudiada, y con un precio de salida de 39.900 euros. En términos absolutos es caro, pero si se compara con los dos competidores que citábamos unas líneas antes e incluso con el Audi S3 o con el BMW M135i, cuesta menos que todos ellos. De todas formas no nos olvidamos de que existen otras opciones como el Seat León Cupra 280, también muy rápido e interesante desde muchos puntos de vista -32.520 euros-, o el mismísimo Golf GTI -32.025 euros-, que pueden saciar las ansias de deportividad de muchos sin necesidad de alcanzar la barrera de los 300 CV.

Ficha técnica

Motor: gasolina TSI

Cilindrada: 1.984 cc

Potencia: 300 CV a 5.600 rpm

Par motor: 380 Nm a 1.800 rpm

Consumo mixto: 7,1 l/100 km

Transmisión: manual, 6 velocidades

Tracción: integral

Velocidad máxima: 250 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 5,1 segundos

Volumen maletero: 343 litros

Precio: 39.900 euros

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Manitou
A Favor
En Contra

No estoy de acuerdo. Creo que es mejor opcion la caja DSG. Es una pasada, eso si que es divertido, cambiar desde las levas detras del volante y sin dejar de acelerar en ningun momento. El sonido del coche entre cambios (como un petardeo) es adictivo, precioso.

Yo desde que probado este cambio, no quiero otro manual.

Puntuación 9
#1