Novedades

Porsche 911 Carrera: el rey mete el turbo

Como siempre, el Porsche 911 cambia y mejora sin que apenas pueda apreciarse a simple vista. Uno de los grandes reyes de los deportivos GT, el 911 Carrera y su versión S, abandonan sus motores atmosféricos 3.4 y 3.8 para dotarse del nuevo 3.0 sobrealimentado mediante dos turbos.

Y que no se alarmen los puristas por la pérdida de "sensaciones" o sonido de aspiración de los motores atmosféricos. La nueva mecánica mejora en todo, incluido el consumo, a los anteriores. Como otras marcas de grandes deportivos (Ferrari o Mercedes por ejemplo) han hecho en los últimos tiempos, Porsche ha reducido el tamaño de su motor en la tendencia general actual downsizing y ha mejorado su rendimiento con la sobrealimentación, hasta ahora proscrita de este modelo.

Con 370 y 420 CV respectivamente en su tarjeta de presentación, el Carrera y el Carrera S no han perdido un ápice del respeto que merecieron sus antecesores. Es más, son 20 CV ganados respecto a la generación anterior y un aumento de 60 Nm en las cifras de par motor. Con velocidades punta ambos en torno a los 300 kilómetros por hora, los nuevos 911 Carrera aceleran en el 0 a 100 en 4,2 segundos y 3,9 en el caso del S. Son cifras mejoradas pero no solamente en prestaciones ya que el consumo ha sido reducido en un litro aproximadamente al conseguir el nuevo motor una mayor eficiencia termodinámica.

A mayor potencia, mejor chasis

Aunque al verlo pasar el 911 nos evoque claramente a todos sus antepasados, las modificaciones de su edición 2015 no se limitan al trasplante del moderno motor turbo. Su chasis ha recibido asimismo importantes mejoras para hacerlo más eficaz en lo deportivo y más cómodo en lo cotidiano.

El 911 Carrera es ahora 10 mm más bajo que la versión estándar de su predecesor, una gran ventaja en cuanto a estabilidad al rebajar aún más el centro de gravedad respecto al asfalto y que antes estaba reservada a la opción del chasis deportivo. No obstante, los ingenieros han desarrollado un sistema hidráulico opcional de altura de suspensión delantera variable que puede elevar la carrocería 40 mm para cuando tengamos por ejemplo que encarar la rampa del garaje o franquear los badenes que controlan la velocidad en zonas urbanas.

Por supuesto la suspensión adaptativa PASM es equipo de serie en toda la gama y se puede optar además a un tren posterior con ruedas directrices para mejorar la manejabilidad y agilidad del Porsche.

Botón de respuesta inmediata

Aunque sigamos reconociendo la mayoría de los componentes habituales del coche, nos sorprende una nueva función del cambio automático de doble embrague PDK, llamada Sport Response Button que optimiza la aceleración durante 20 segundos. Por ejemplo cuando necesitamos todo el poder del motor en un adelantamiento, este sistema predice y actúa sobre el cambio de marchas para conseguir la respuesta más inmediata cuando la necesitemos.

Como no podía ser de otra manera en estos tiempos, las ayudas a la conducción se han mejorado y completado con nuevas funciones. El regulador de velocidad por ejemplo actúa sobre el freno si en una bajada rebasamos el límite fijado y el sistema de mantenimiento de la distancia de seguridad ACC incorpora una nueva función de crucero para hacerlo más práctico en los viajes.

En el día a día, cuando circulamos a velocidades normales, el motor posee una función de desacoplamiento de la transmisión para aprovechar la inercia del vehículo y economizar combustible. El aspecto de la seguridad tampoco ha sido olvidado en esta octava generación del 911 y su sistema de frenado dispone de una función específica multicolisión para evitar que el coche sea desplazado sin control tras un alcance.

Volante del 918 Spyder

Una vez sentados a bordo del 911 Carrera percibimos pocos cambios en su característico salpicadero. Uno de ellos es el nuevo sistema multifuncional Porsche Communication Management PCM con una nueva pantalla táctil de 7 pulgadas, alta resolución y mando por voz. Integra multitud de funciones como Apple Car Play, música en streaming, Google Earth y Streetview.

La otra novedad es el volante multifunción inspirado en el del 918 Spyder y que incorpora un mando para seleccionar los programas de respuesta disponibles en el Pack Sport Chrono (Normal, Sport, Sport Plus e Individual) más el Sport Response Button. Como anécdota en las versiones PDK, a petición de los clientes se ha invertido el selector manual, y ahora se reduce de marcha empujando la leva hacia delante.

Por lo demás, los cambios exteriores son muy sutiles respecto a la generación anterior. En el frontal vemos unas tomas de aire ensanchadas para surtir de aire a los turbocompresores y unos faros más estrechos. La silueta no cambia, salvo por las manijas de las puertas integradas en la carrocería y, en la parte trasera, el capó cambia la orientación de su rejilla, que ahora es de láminas verticales. Los pilotos posteriores son ahora como los del Macan y el escape deportivo doble del Carrera S es ahora de salida central.

Más cerca del 911 Turbo

En nuestra primera toma de contacto, centrado en el Carrera S, hemos podido comprobar rápidamente los progresos reflejados en la documentación técnica. El 911 Carrera es ahora notablemente más rápido y sube de vueltas con la alegría y la generosidad de un motor atmosférico hasta más allá de la 7.000 rpm. El límite de los 300 kilómetros por hora son ahora muy fáciles de conseguir y, con las ayudas electrónicas desconectables por etapas, se convierte en un arma temible para circuitos.

La opción de frenos carbocerámicos garantizan una resistencia y una eficacia dignas de la competición y el chasis se ha hecho más preciso, riguroso y seguro. Y para los puristas que teman quedarse sin las sensaciones sonoras de los anteriores motores atmosféricos, les aseguramos que la acústica tanto exterior e interior del nuevo 911 Carrera no deja a nadie indiferente, sobre todo si equipa el sistema de escape deportivo.

Tras la prueba del Carrera S se nos plantea indefectiblemente una incógnita. ¿Cómo tendrá que ser el próximo 911 Turbo para mantener las distancias con el Carrera?

Precios

- Porsche 911 Carrera Coupé 107.653: euros

- Porsche 911 Carrera Coupé S 122.036: euros

- Porsche 911 Carrera Cabrio 123.212: euros

- Porsche 911 Carrera Cabrio S 142.857: euros

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Julio
A Favor
En Contra

Madre mía... menuda gozada.

No me imagino lo que debe ser probar un coche así...

Espero que algún día me toque :D

Puntuación 2
#1