Motor

Cómo evitar las multas por un mal uso de la tecnología

Seguir a ciegas las instrucciones del GPS conlleva, en ocasiones, meterse en dirección prohibida o frenar bruscamente por una indicación a destiempo, lo que supone 200 euros de multa. Cuidado, éstas son las sanciones más frecuentes. Información facilitada por Autofácil.es.

Desde enero, en Francia, está prohibido usar en el coche cualquier aparato que indique la situación de los radares, incluso los que simplemente lo hacen utilizando una base de datos -por ejemplo, la gran mayoría de los GPS-. ¿La multa? De hasta 1.500 euros. Con ello, las autoridades del país galo intentan que los conductores no reduzcan puntualmente su velocidad ante la posible presencia de un radar.

Una prohibición que, según han explicado fuentes de la DGT a Autofácil, "de momento no se estudia aplicarla en España", donde sí es posible usar GPS con alertas de radar, avisadores e, incluso, detectores -localizan la señal que emiten los radares y advierten al conductor-.

Sin embargo, en nuestro país sí existen sanciones relacionadas con el uso del GPS mientras se conduce como, por ejemplo, colocar el aparato en lugares que dificultan la visión de la carretera. Recuerde, eso sí, que pagar cualquier sanción en los primeros 20 días desde que se notifica supone una rebaja de un 50% en su importe.

Las multas más caras... y usuales

- Utilizar un inhibidor de radar: 6.000 euros y 6 puntos. Se trata de un tipo de anti-radar ilegal, ya que, además de detectar los radares fijos y móviles, anula su señal, impidiendo a la policía captar su velocidad. Además, se sanciona a los talleres que lo instalen con multas de 3.000 euros. Sí son legales... Los anti-radares que usan una base de datos y un GPS para advertirte que te acercas a un radar, y los que detectan sus ondas -conocidos como detectores-.

- Manejar el móvil, el GPS, programar el manos libres o el antirradar, mientras conduce, es falta grave: 200 euros y 3 puntos.

- Colocar el GPS en un lugar del parabrisas que impida una buena visión de la carretera -por ejemplo, cerca de los ojos del conductor- conlleva sanción: 200 euros, sin puntos.

- Frenar bruscamente para evitar que un radar le pille puede ser considerada una conducta temeraria: 200 euros y 4 puntos.

Sanciones por confiarse demasiado

- Cuidado con el GPS, el DVD, el manos libres... Si mientras conduce se le cae y, al intentar cogerlo, efectúa maniobras 'raras' con el coche, pueden acusarle de conducción negligente y de generar situaciones de riesgo o peligro para otros usuarios de la vía por la que circula: hasta 200 euros, sin puntos.

- Confundir las indicaciones del GPS y, como consecuencia, dudar de cuál es el carril en el que debe situarse para tomar una salida y zigzaguear de un carril a otro, sin señalizar la maniobra, se considera una falta grave: 200 euros, sin puntos.

- Meterse en una zona peatonal de una población, reservada únicamente a los vehículos de los residentes, se considera una falta leve y está sancionada hasta con 100 euros, aunque la cuantía económica varía en cada ciudad -la media es de 50 euros-. Cuidado, se trata de una sanción bastante frecuente si la cartografía de su GPS no está actualizada y le lleva por calles del centro de la ciudad, que han sido cerradas al paso de vehículos recientemente y antes no lo estaban: hasta 100 euros, sin puntos.

- Circular en sentido contrario: si al seguir las indicaciones del GPS, por descuido, se 'mete' en dirección prohibida, cometerá una falta grave. Eso sí, en algunas ocasiones, la policía municipal acepta que ha sido un despiste y, siempre que no haya causado peligro alguno a otros conductores o peatones y el tramo recorrido sea mínimo, lo deja en una falta leve de 90 euros: 200 euros y tres puntos.

- Superar el límite de velocidad: el velocímetro del coche suele marcar entre un 5% y un 10% más respecto a la velocidad real a la que vas. En el GPS también se indica este dato pero con más precisión. El problema es que ese dato llega con retardo al aparato, desde los satélites que utilizan los navegadores GPS. De esta forma, si aceleras al pasar cerca de un radar, el GPS te indicará una velocidad inferior a la real hasta unos segundos después... y podrían sancionarle por exceso de velocidad. Recuerde que, por ejemplo, en vías rápidas, hasta los 150 km/h la multa es de 100 euros, sin puntos.

- Ir más lento de lo normal: si no estás seguro del camino que debe seguir porque dudas de las indicaciones del GPS y, como consecuencia de ello, reduce la velocidad por debajo del mínimo permitido -en autopistas y autovías está prohibido circular a menos de 60 km/h- le podrán multar: 200 euros, sin puntos.

- Ser imprevisible: se considera una falta grave reducir la velocidad de forma violenta o realizar una maniobra, de forma brusca, sin advertirla con suficiente tiempo al resto de los conductores que circulan por la vía: 200 euros, sin puntos.

- Agobiarse con las indicaciones: muchas veces los nervios y la impaciencia de seguir las indicaciones del GPS genera en algunos conductores reacciones extremas y peligrosas como no ceder, por ejemplo, la prioridad de paso a otros conductores en calles, cruces, al incorporarse a vías rápidas o al entrar en una glorieta: 200 euros, sin puntos.

- Poner en peligro a peatones porque se distrae mirando el GPS, DVD, hablando por el manos libres...y frena tarde, pudiendo asustarles por un posible atropello: 80 euros, sin puntos

- Cuidado con el manos libres que utiliza...: tiene que estar homologado para usarse en el coche. Esto es: debe permitir total libertad de movimientos al realizar la llamada, por lo que no puede ir colocado sobre la oreja del conductor -en otros países, como Inglaterra, estos dispositivos no están prohibidos-. De utilizarlo, le multarán como si fueras escuchando música con cascos: 200 euros y tres puntos.

Atento a dónde colocas el iPad: si utilizas una tableta como GPS en el coche, no la ponga sobre la parte superior del salpicadero ni apoyada sobre el parabrisas. El tamaño de su pantalla -suelen ser de 10"- es tan grande que pueden multarle por llevar un objeto que impida una correcta visión de la carretera: 200 euros, sin puntos

- En marcha, nunca use el GPS: algunos modelos de GPS permiten visualizar fotografías de la cámara de fotos e, incluso, vídeos... Sin embargo, usar estas funciones o buscar una dirección mientras conduces, está sancionado con 200 euros y tres puntos, por circular "utilizando dispositivos visuales incompatibles con la conducción".

El mejor consejo

Para evitar multas por indicaciones erróneas -y para que le sea útil para llegar a cualquier destino, incluso por vías recientemente inauguradas-, al menos cada dos años, es recomendable actualizar la cartografía del GPS -en la que suele estar incluida también la situación de los nuevos radares-.

Dependiendo de la marca de su navegador GPS, la actualización tendrá un coste:

- TomTom permite actualizar mapas de una zona determinada -por ejemplo, de España y Portugal-, por 19,90 euros; o un mapa entero -de Europa-, desde 59,95 euros.

- Garmin: por 40 euros -puede adquirir un CD, una tarjeta SD o descargarlos de Internet-, podrá actualizar los mapas de la Península Ibérica; y, por 93 euros, los de toda Europa.

- Vexia: actualizar los mapas le costará 49 euros para los de la Península Ibérica; 69 euros, para Europa Occidental; y 84 euros, para toda Europa.

La actualización de los radares en España es gratuita de por vida en www.vexia.es. Si tiene un detector de radar que incluye una base de datos con la ubicación de cada radar, recuerde que en modelos como el Only You -349 euros-, Woxter Sherpa o Inforad, las actualizaciones son gratuitas de por vida; en otros como el Escort 9.500 ix -599 euros- cuesta 63 euros para tres años.

*Precios orientativos sin valor contractual.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud