Motor

Economía/Motor.- General Motors abre la puerta a fabricar vehículos de otras marcas en las plantas de Opel

Plantea cerrar la planta de Bochum al fin del ciclo de vida del Zafira Tourer, no despedir hasta 2016 y congelar salarios en Alemania

RÜSSELSHEIM (ALEMANIA), 13 (EUROPA PRESS)

El grupo automovilístico estadounidense General Motors ha dado a conocer su plan estratégico para la marca Opel, que contempla la posibilidad de que la compañía fabrique vehículos de otras marcas en las factorías que posee la firma alemana en Europa, con el fin de mejorar la competitividad y la utilización de sus centros productivos.

La intención de la corporación es reducir los costes en el conjunto de la empresa y, más concretamente, en el proceso productivo, para lo que busca disminuir su dependencia de vehículos y de componentes importados.

El plan de General Motors para la marca automovilística alemana contempla una utilización total de los centros productivos de Opel, con tres turnos de trabajo, para lo que podría recurrir a la fabricación de vehículos de otras marcas del grupo.

General Motors, que señaló que estas propuestas están siendo debatidas con los sindicatos, también plantea el cierre de su centro productivo de Bochum al final del ciclo de vida de la actual generación del Zafira Tourer y se espera que el centro cierre en 2015.

La compañía explicó que debatirá con los sindicatos no sólo el nivel de utilización de los centros de Rüsselsheim, Eisenach y Kaiserslautern, todos ellos en Alemania, sino también el futuro de Bochum, donde la firma no tiene previsto fabricar ningún nuevo modelo, debido a la difícil situación económica y a la demanda prevista para el futuro.

SIN DESPIDOS HASTA 2016.

Asimismo, la empresa plantea no llevar a cabo despidos obligatorios en su plantilla hasta 2016 y congelar la subida salarial prevista en sus centros de Alemania para 2012. Este plan estratégico para Opel, que se votará por los trabajadores el próximo 28 de junio, contempla inversiones significativas en producto entre 2012 y 2016.

De esta forma, General Motors prevé desarrollar 23 nuevos modelos de las marcas Opel/Vauxhall entre 2012 y 2016, así como 13 nuevas motorizaciones y otros modelos con sistemas de propulsión eficiente, como el Opel Ampera.

Esta ofensiva de producto permitirá a Opel incrementar su cuota de mercado en Europa, como parte de la estrategia de la empresa orientada a volver a la rentabilidad, para lo que también llevará a cabo una mejora de la eficiencia operacional y una reducción de costes.

General Motors también se beneficiará de las sinergias de la cooperación con el consorcio galo PSA Peugeot-Citroën y tiene previsto implementar un plan para aumentar sus ventas en Rusia y Turquía, así como pasar de 5.000 a 20.000 unidades vendidas al año en China.

El consejero delegado de Opel, Karl-Friedrich Stracke, afirmó que deben trabajar de forma conjunta con los sindicatos para obtener unos resultados positivos y sostenibles de sus operaciones en Alemania. "Opel necesita ajustar su negocio para posibilitar la rentabilidad incluso en condiciones de mercado difíciles", añadió.

Por su parte, el presidente del consejo de vigilancia de General Motors, Steve Girsky, señaló que la corporación estadounidense apoya "completamente" el plan propuesto por Opel, que contempla la mejora de su competitividad operacional. "Opel es una pieza clave en nuestras operaciones globales y creo firmemente que estamos moviéndonos en la dirección correcta", aseguró.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin