Motor

Economía/Motor.- Mazda pierde más de mil millones en su año fiscal pero espera volver a beneficios este ejercicio

La compañía japonesa establece una 'joint venture' con Sollers en Rusia con una capacidad de producción de 70.000 vehículos al año

HIROSHIMA (JAPON), 27 (EUROPA PRESS)

El fabricante japonés de automóviles Mazda cerró el ejercicio fiscal 2011-2012, concluido el pasado 31 de marzo, con un beneficio neto de 107.733 millones de yenes (unos 1.006,5 millones de euros), lo que supone elevar en un 78% los 'números rojos' registrados en el ejercicio anterior.

Mazda, que espera volver a beneficios en el año fiscal 2012-2013, explicó que los 'números rojos' registrados son consecuencia de resultados extraordinarios negativos, del impacto del terremoto de Japón del 11 de marzo y de los costes asumidos para su plan de reestructuración.

La cifra de negocio de la compañía japonesa alcanzó 2,03 billones de yenes (unos 19.000 millones de euros) entre abril de 2011 y marzo de 2012, lo que se traduce en una reducción del 12,6% en comparación con el ejercicio precedente. Las ventas mundiales bajaron un 2%, hasta 1,24 millones de unidades.

EUROPA, EN BENEFICIOS.

En Europa, la corporación nipona redujo sus ventas un 13,6% en el año fiscal, con 183.000 unidades, mientras que la cifra de negocio bajó un 17,7%, con 360.400 millones de yenes (unos 3.370 millones de euros). Pese a ello, logró cerrar el ejercicio con un beneficio operativo de 5.600 millones de yenes (unos 52,3 millones de euros), inferior en un 29% al del año fiscal previo.

Pese a factores adversos como la fortaleza del yen, la crisis en Europa o la desaceleración de los mercados en países emergentes, Mazda espera volver a los 'números negros' en el año fiscal 2012-2013.

Así, Mazda prevé alcanzar un beneficio neto de 10.000 millones de yenes (unos 93 millones de euros), una cifra de negocio de 2,2 billones de yenes (20.560 millones de euros) y unas ventas de 1,34 millones de unidades, un 7,5% más.

'JOINT VENTURE' EN RUSIA.

Por otro lado, Mazda ha anunciado la constitución de una 'joint venture' en Rusia con la compañía Sollers, que implantará una fábrica en Vladivostok, donde se producirá el nuevo Mazda CX-5, la nueva generación del Mazda6 y un nuevo modelo de la marca Sollers.

Esta factoría tendrá una capacidad de producción inicial de 50.000 vehículos al comienzo de las operaciones, previsto para el próximo mes de otoño, si bien el objetivo es elevar la cifra hasta los 70.000 vehículos anuales.

Mazda comercializó 40.000 coches en Rusia en 2011, con un crecimiento del 60%, en un mercado que registró un aumento del 40% y alcanzó los 2,65 millones de unidades, constituyéndose como el segundo mayor de Europa tras Alemania.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin