Fórmula 1

Hamilton busca su tercera victoria consecutiva en el GP de China

Por Abhishek Takle

SHANGHÁI (Reuters) - Lewis Hamilton podría ganar tres carreras de manera consecutiva por primera vez en su carrera en la Fórmula Uno el domingo, pero su compañero de equipo en Mercedes, Nico Rosberg, hará todo lo posible por impedirlo.

Rosberg regresa al circuito chino, donde logró su primera 'pole' y victoria en 2012, después de acabar segundo en las últimas dos carreras, pero aún lidera el campeonato por once puntos gracias a su victoria en el Gran Premio de Australia que inauguró la temporada.

La pareja ofreció un emocionante espectáculo bajo los focos del circuito de Bahréin hace diez días, y otro duelo rueda contra rueda en China ayudaría a impulsar la popularidad del deporte, que ha sufrido por las críticas por las nuevas regulaciones.

Hamilton, el campeón del mundo en 2008, está preparado para hacer su parte.

"Estoy en un muy buen lugar en este momento y en el garaje también, se puede ver la energía positiva del equipo en este momento", dijo en una revisión de equipo.

"Me vuelvo más fuerte cada vez que llego a esta pista, y encaja con mi manera de conducir bastante bien. El objetivo, como siempre, es ganar, y si pudiera completar las tres seguidas sería increíble", dijo.

El británico es uno de los únicos dos pilotos que han conseguido ganar dos veces en el circuito de Shanghái - Fernando Alonso de Ferrari es el otro -, aunque Hamilton también tiene el doloroso recuerdo de cuando perdió el liderato al salirse de la pista y entrar en la gravilla en 2007.

Rosberg aprovechará cualquier error de ese tipo. El alemán impidió que su compañero de equipo consiguiese su tercera pole consecutiva en la última vuelta de clasificación en Bahréin.

"El diseño parece adaptarse a mi estilo de pilotaje, es una pista que me gusta correr y quiero volver a estar en el escalón más alto del podio", dijo el alemán.

RECUPERACIÓN DE RENAULT

El motor híbrido V6 turbo de Mercedes ha sido el mejor de todos, y el circuito jugará a favor de sus fortalezas, pero los rivales están haciendo lo posible por alcanzarles.

Remi Taffin, jefe de operaciones de pista de Renault, cuyos motores utiliza Red Bull, dijo que el fabricante se sentía más confiado que al principio de la temporada.

"En el examen de Bahréin (después de la carrera), probamos nuevos modos de software que nos permitirán acercarnos al límite de las posibilidades del motor más que nunca", dijo.

"Estamos ansiosos por la carrera de China. A pesar de saber que todavía se trata de una batalla cuesta arriba, pensamos que es nuestro turno para atacar", dijo.

Estas son buenas noticias para el campeón Red Bull, que perdió una apelación el lunes para que se le devolviese el segundo puesto conseguido en Melbourne a Daniel Ricciardo, aunque esperan otro fin de semana difícil.

"Mercedes será nuevamente muy difícil de vencer... debido a la recta de un kilómetro", dijo el director de Red Bull Christian Horner, cuyo equipo consiguió su primera victoria en la F1 en este circuito en 2009 por mediación de Sebastian Vettel.

"Pero una vez volvamos a Europa tenemos que empezar a recortar distancias", dijo.

McLaren, que es tercero por detrás de Force India después de un doble abandono en el circuito de Sakhir, está actualizándose y buscando sus puntos fuertes.

Ferrari ganó el año pasado con Alonso, pero podría verse afectado por la dimisión de su director Stefano Domenicali esta semana. El presidente de Norte América Marco Mattiacci ocupará su lugar.

No se sabe qué cambios realizará el glamuroso equipo italiano, y el español y su compañero de equipo finlandés Kimi Raikkonen sufrieron dificultades en Bahréin y terminaron noveno y décimo, respectivamente.

"Fuimos noveno y décimo porque hubo ocho personas que lo hicieron mejor que nosotros", dijo Alonso, que ha instado a Ferrari trabajar día y noche, a los periodistas en Bahréin.

"Queremos cambiar esto lo antes posible, y debe comenzar el China", dijo.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin