Ciencia

El hielo de Groenlandia, 'hoja de ruta' del calentamiento del planeta

Paisaje de Groenlandia. Imagen: EUROPA PRESS

Un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de científicos que analizan muestras de la capa de hielo de Groenlandia, que se remonta en el tiempo a más de 100.000 años, indica que el último período interglaciar puede ser una buena analogía para saber hacia dónde se dirige el planeta en términos de aumento de gases de efecto invernadero y de las temperaturas.

Los nuevos resultados del proyecto NEEM de perforación profunda del hielo básico, dirigido por la Universidad de Copenhague (Dinamarca) con la participación de la Universidad de Colorado en Boulder (Estados Unidos), muestran que entre 130.000 y 115.000 años atrás, durante el período interglacial Eemian, el clima en el norte de Groenlandia se elevó cerca de unos 8 º C más que hoy.

A pesar de la señal de fuerte calentamiento durante Eemian, un período en que el mar estaba entre 4,5 y 7,6 metros más alto que en la actualidad, la superficie de la capa de hielo de Groenlandia hacia el norte cerca de la instalación NEEM sólo unos cientos de metros más bajo que en la actualidad, una indicación de los científicos que han contribuido menos de la mitad de la subida del total en el momento.

El proyecto NEEM involucra a 300 científicos y estudiantes procedentes de 14 países y está dirigido por la profesora Dorthe Dahl-Jensen, directora de la del centro de Hielo y el Clima de la Universidad de Copenhague, con el profesor de Ciencias Geológicas y experto en el núcleo de hielo de la Universidad de Colorado en Boulder. La iniciativa fue financiada por la División de la Fundación Nacional de Ciencias de Programas Polares de Estados Unidos.

Los resultados, publicados en 'Nature', señalan una elevación de la superficie de hielo cerca del sitio del proyecto NEEM de casi 200 metros más hace 128.000 años que en la actualidad pero que el hielo se empezó a diluir en alrededor de cinco centímetros por año. Así, entre hace 122.000 y 115.000 años, la elevación de la superficie de Groenlandia se mantuvo estable en alrededor de 425 metros por debajo del nivel actual.

Los cálculos indican que el volumen de hielo de Groenlandia se redujo en más del 25 por ciento entre hace 128.000 años y 122.000 años, según el director del Instituto del Ártico e Investigación Alpina de la Universidad de Colorado. "Cuando calculamos cuánto hielo del que se derretía en Groenlandia estaba contribuyendo a la elevación global del mar en Eemian, sabíamos que una gran parte de la subida del mar entonces debió haber venido de la Antártida", afirmó White, antes de explicar que ahora hay evidencia que confirma que la capa de hielo de la Antártida Occidental "era un jugador dinámico y crucial en el aumento global del mar durante el último período interglaciar".

Dahl-Jensen agregó que la pérdida de masa de hielo en la capa de Groenlandia en la primera parte de Eemian era probablemente similar a los cambios observados allí por los científicos del clima en los últimos 10 años.

La masa fundida en las cercanías de NEEM durante el período cálido Eemian se observó en los núcleos de hielo como deshielo de capas recongeladas, unos eventos de fusión raros durante el último período glacial, que muestran que las temperaturas de la superficie en ese lugar estaban en un estado frío, casi constante entonces.

Durante el período de calentamiento Eemian, hubo una fusión superficial intensa, que se puede ver en el núcleo de hielo en forma de capas de agua de deshielo que se vuelven a congelar, ya que el agua de deshielo de la superficie había penetrado hacia abajo en la nieve subyacente, donde una vez más se congeló en hielo. Una fusión superficial así ha ocurrido muy pocas veces en los últimos 5.000 años, pero el equipo observó una fusión durante el verano de 2012 cuando estaban en Groenlandia.

Concretamente, el 12 de julio de 2012, las imágenes de satélite de la NASA indicaron que el 97 por ciento de la superficie de la capa de hielo de Groenlandia se había descongelado como resultado de temperaturas más cálidas. "Estábamos bastante impresionados por las temperaturas cálidas de la superficie observadas en el campo de hielo NEEM en julio de 2012", dijo Dahl-Jensen.

Y relató: "Estaba lloviendo en la parte superior de la capa de hielo de Groenlandia y, al igual que durante el período Eemian, el agua de deshielo formó capas subterráneas de hielo. Aunque se trataba de un evento extremo, el calentamiento actual sobre Groenlandia hace que la superficie se derrita más y el calentamiento previsto en el Groenlandia en los próximos 50-100 años es muy probable que sea tan fuerte que potencialmente tendrá condiciones climáticas similares a las de Eemian".

Una hoja de ruta

Los resultados del estudio proporcionan a los científicos una "hoja de ruta" para mostrar hacia dónde se dirige en el futuro el calentamiento de la Tierra, dijo White. Según este experto, cantidades crecientes de dióxido de carbono en la atmósfera a partir de fuentes como el escape de los vehículos y la contaminación industrial, que han pasado de unas 280 partes por millón en el inicio de la Revolución Industrial a 391 partes por millón hoy, fomentan una subida de las temperaturas en la Tierra, que ha registrado ocho de sus años más calurosos desde el año 2000.

"Desafortunadamente, hemos llegado a un punto en el que hay tanto dióxido de carbono en la atmósfera que va a ser difícil para nosotros limitar aún más nuestro impacto en el planeta", afirmó White. En el pasado, se pensaba que el viaje de la Tierra en y fuera de los periodos glaciares se debía en gran parte a las variaciones en su órbita, inclinación y rotación que cambian la cantidad de energía solar que se entrega al planeta, pero el calentamiento antropogénico en la Tierra hoy en día podría anular estos cambios episódicos, tal vez incluso aplazando una edad de hielo, dijo White.

Después de cuatro años de perforaciones profundas, el equipo ha perforado núcleos de hielo a través de más de 2,5 kilometros de capa gruesa de hielo, que es una pila de capas y capas de nieve caída anualmente que nunca se derrite y como las capas poco a poco se hunden, la nieve se comprime en forma de hielo. Esto genera miles de capas de hielo anuales que, como los anillos de los árboles, puede contar acerca de las variaciones en el clima del pasado de un año a otro.

Los núcleos de hielo son examinados en laboratorios con una serie de análisis que revelan el clima del pasado. El contenido del isótopo pesado oxígeno O18 en los núcleos de hielo habla de la temperatura en las nubes cuando la nieve caía y por tanto del clima del pasado, mientras que las burbujas de aire en el hielo también se examinan porque son muestras de la atmósfera antigua encerrada en el hielo y proporcionan conocimiento sobre la composición del aire de la atmósfera durante los climas del pasado.

"Es un gran logro para la ciencia recoger y combinar las mediciones de tantos años en el núcleo de hielo y reconstruir la historia del clima pasado. Los nuevos hallazgos muestran temperaturas más altas en el norte de Groenlandia durante el Eemian que las estimaciones de modelos actuales del clima", resalta la profesora Dorthe Dahl- Jensen, para quien la buena noticia es que la capa de hielo de Groenlandia no es tan sensible a los aumentos de temperatura.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin