Las sanciones por ocultar bienes en el exterior superan nueve veces el valor

  • En caso de no declarar el Modelo 720, la multa formal supera a la del 150%
Más noticias sobre:
Enlaces relacionados

Prefiero la cárcel (24/07)



Las sanciones por no declarar o hacerlo extemporáneamente bienes en el extranjero llegan a suponer hasta nueve veces el valor de los bienes situados en el extranjero, aunque estos sean antiguos, porque según la actual legislación española estos no prescriben nunca.

Así le ha ocurrido a una mujer que tenía dos cuentas en Andorra. Una con su marido, la mitad de 400.000 euros. Y otra con su familia, ocho titulares, de la cual le corresponde un 12,5 por ciento. La cuenta no estaba declarada, pero tenía muchos años desde su constitución y sin movimientos. En total, el capital que le correspondía por ambas cuentas, su dinero en el extranjero ascendía a 440.000 euros.

La liquidación planteada por la Inspección de la Agencia Tributaria supone unas ganancias de patrimonio no justificadas en el ejercicio de 2012 de 286.115 euros; más una sanción del 150 por ciento, que suma 354.282; a la que se añade una sanción formal: de 3,2 millones de euros. El total a pagar, por lo tanto, es de 3,9 millones de euros.

No obstante, la Inspección eliminó del cómputo los valores que fueron reinvertidos, que eran 96, porque de lo contrario la sanción formal hubiera sido 960.000 euros más.

Falta muy grave

Hacienda considera que en el ejercicio de 2012, la obligada tributaria dejó de ingresar 229.831 euros y obtuvo una devolución de 5.789,39 como consecuencia de la no declaración, tanto de la ganancia patrimonial no justificada procedente de los bienes situados en el extranjero, adquiridos mediante rentas no declaradas de sus cuentas. Tampoco declaró rendimientos de capital mobiliario provenientes de un inmueble. En 2013, la situación para la Inspección siguió siendo igual.

La infracción dispuesta en la Disposición Adicional Primera de la Ley 7/2012 tiene la consideración de falta muy grave y se sanciona con multa del 150 por ciento del importe de la base de la sanción.

En este caso, la base imponible de la sanción es de 229.336,2 euros, que es la cuota íntegra resultante de la aplicación de lo dispuesto en el artículo 39.2 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF y de modificación parcial del Impuesto sobre Sociedades, sobre el Impuesto sobre la Renta de No Residentes y sobre el Patrimonio.

La sanción formal, mientras tanto, responde, en el caso de incumplimiento de la obligación de informar sobre las cuentas en las entidades de crédito situadas en el extranjero, se aplica una sanción pecuniaria fija de 5.000 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a una misma cuenta que hubiera debido incluirse en la declaración o hubieran sido aportados de forma incompleta, inexacta o falsa, con un mínimo de 10.000 euros.

La sanción será de 100 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a una misma cuenta, con un mínimo de 1.500 euros, cuando la declaración haya sido presentada fuera de plazo sin requerimiento previo de la Administración tributaria. Del mismo modo, se sancionará la presentación de la declaración por medios distintos a los electrónicos, informáticos y telemáticos cuando exista obligación de hacerlo por dichos medios.

Aunque llama más la atención la sanción del 150 por ciento impuesta por Hacienda, resulta más elevada la formal en los casos en que no se haya declarado el Modelo 720.

Negocios fallidos

Así, se añade el caso de un hombre con negocios en Brasil –todos fallidos- y en Ecuador, y con una esposa que recibió una herencia pecuniaria en Suiza, que invirtió en cancelar una hipoteca sobre su vivienda habitual de 200.000 euros. La inspección requirió al contribuyente acerca de sus inversiones e inmuebles, cuando prácticamente todo se hallaba subastado y perdido.

Al final, le imputan ganancia patrimonial no justificada por bienes en el extranjero por una oficina de Quito que tenía una hipoteca que pagaba una empresa española –lo que, para los asesores fiscales consultados, suponía renta declarada.

Finalmente, la Inspección le exigió pagar 50.000 euros por el IRPF por dicha ganancia no justificada, y se le han abierto dos expedientes sancionadores: uno, del 150 por ciento -casi 60.000 euros- y otro, por infracción formal, de 77.500 euros. Así se comprueba que, la infracción formal supera a la del 150 por ciento.

No obstante es posible regularizar la deuda tributaria no declarada en la declaración de bienes en el extranjero, eludiendo la sanción, si el contribuyente realiza una autoliquidación extemporánea voluntaria, según lo reconoce la Dirección General de Tributos en una consulta, de 9 de junio de 2017.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 6

#1
24-07-2017 / 13:29
Espartaco
Puntuación 35

Lo de siempre, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales Constitución no existe para Hacienda. Y los jueces funcionarios favoreciendo a sus compi-yoguis funcionarios para que los ciudadanos seamos sus esclavos.

#2
24-07-2017 / 19:17
Paquito
Puntuación 24

Vamos a ver...Faltan datos... Este tema ( Mod. 720) está recurrido ante la U.E., Tras recabar en los últimos meses más información de denunciantes y fisco españoles, la Comisión Europea decidió comunicar a la Administración española la incoación de un procedimiento de infracción que, de no suponer un cambio normativo en los próximos meses, determinará la intervención judicial del Tribunal de Luxemburgo contra el Reino de España.y la misma ya ha emplazado al Gobierno de España, para que modifique tales sanciones, que son de todo punto de vista ilegales, si no modifica la citada normativa referente a las sanciones sobre bienes en el extranjero, ya han dicho que lo van a llevar a los Tribunales Europeos, y al Gobierno ...(Montoro), le darán otro "palo legal", y no será el primero, llega a ser tan absurdo el tema, que no solo ya en las sanciones, si no en el tema de prescripciones, es un disparate que mientras un delito de asesinato, tenga prescripción, y no haber pagado a Hacienda, no prescriba nunca, y luego está el simple error en la declaración del 720, que puede llegar a costar 1500€ el simple error.... ABSURDO...

#3
24-07-2017 / 19:23
Ddd
Puntuación 9

Cuando vais en empezar con las empresas del Ibex ellos son los principales en hacer ingeniería financiera sino como van a pagar las comisiones de sus contratos en el exterior y esas son en dinero b o convertir el dinero A en B que es lo mismo, por cierto Hacienda pública pagan de media menos del 10% mientras una pyme paga el 35% , ya sabéis menos palco del Madrid y hacer el trabajo que es vuestra obligación ladrones.

#4
25-07-2017 / 09:40
RR
Puntuación 9

Entonces con Rato y similares se van a forrar. Cuánto le han encontrado en Reino Unido, o metido por ahí en sociedades y sin declararlo?

#5
26-07-2017 / 10:36
la opinion inteligente
Puntuación 3

Hacienda es la Inquisición del siglo XXI.

#6
26-07-2017 / 11:19
Es peor
Puntuación 14

"Hacienda es la Inquisición del siglo XXI."

Para nada. La inquisición dependía del rey, seguía un proceso legal, sus interrogatorios estaban asistidos por notarios, en la mayoría de casos los procesos acababan en inocencia o en una penitencia simbólica y admitía la reconciliación del reo sin pena. Hacienda se salta la ley, no depende de nadie, sus interrogatorios se saltan la ley y la presunción de inocencia y el 98% de sus procesos acaba en condena con independencia de que el reo haya cumplido con todas sus obligaciones.

Ojalá Hacienda fuese como la inquisición. Tendríamos garantías y derechos. Hacienda es como las SS, la única duda que te queda cuando te llega uno de sus sobres es saber en qué campo de exterminio te van a meter. Pero sabes que no tienes absolutamente ningún derecho y que el que tienes enfrente es un sádico que disfruta haciendo el mal, arruinando familias y provocando suicidios.


Iuris

Viernes, 10 de Noviembre de 2017


Blogs




Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens

Las sanciones por ocultar bienes en el exterior superan nueve veces el valor - elEconomista.es