Inversion a Fondo

Esto es lo que cuesta convertirse en inversor

Lo primero que hay que conocer a la hora de invertir es que no es gratis. Analizamos lo que cuesta en función del producto que se compre y, ojo, porque no hay grandes diferencias salvo las fiscales

Puede que sea usted uno de esos miles de inversores que se ha cansado de ver cómo ese ahorro en depósitos que hace unos años daba rentabilidades del 5 por ciento, ahora apenas da un 0,10 por ciento. Y eso con suerte, ya que la rentabilidad media del depósito en España renta ahora un 0,08 por ciento, según los últimos datos del Banco de España. Puede que se haya cansado, por tanto, de perder dinero, ya que hay que recordar que todo lo que renta por debajo de la inflación son pérdidas reales porque no permiten cubrir el coste de la vida. E incluso puede que haya empezado a preguntar a sus amigos o familiares si saben o están invirtiendo en algún producto financiero, aunque sea por tener alguna referencia.

Pues bien, si se ha decidido a dar ese pequeño gran paso que supone pasar de ser ahorrador a ser inversor, lo primero que debe saber es que tiene un coste y éste depende del producto financiero que se contrate y, sobre todo, de cómo se contrate. A grandes rasgos hay dos opciones: invertir de manera directa comprando acciones o bonos -opción solo recomendada para quien tenga muy claro en qué quiere invertir y cuente con algún tipo de conocimiento financiero- o hacerlo de manera indirecta a través de fondos de inversión o planes de pensiones, donde se delega en el gestor la selección de los títulos o emisiones. Si opta por la primera opción, ha de saber que por cada título que compre en bolsa tendrá que pagar comisiones de intermediación, custodia, administración y mantenimiento, dividendos... que varían en función del número de operaciones que se realiza, el volumen que se contrata y si la orden que se da es de tipo normal o intradía, además del canon de bolsa. Este último coste es fijo e igual para todos los brókeres, independientemente de en cuál tenga el cliente su cuenta de valores. Desde el pasado 1 de marzo, el canon que establece BME para valores del Ibex con una capitalización superior a los 10.000 millones de euros es de 0,30 puntos básicos sobre el efectivo negociado, mientras que para el resto el canon va desde los 1,10 euros para volúmenes negociados inferiores a los 300 euros, a los 13,40 euros para importes superiores a los 140.000 euros. Además de este fijo, cada bróker aplica sus propios costes en la operativa, que varían también en función de varios parámetros, entre ellos el lugar de residencia de las acciones que se quieren adquirir. A este respecto, en el último número de Inversión a Fondo se publicó hace unas semanas un ranking de quiénes son los brókeres más baratos del mercado español, donde se hizo hincapié en las fuertes diferencias de precio que hay en cada uno de ellos. En concreto, si alguien quisiera invertir 6.000 euros en un valor español y mantener el valor en la cartera 12 meses podría pagar en comisiones entre 3 y 90 euros según el bróker -entre el 0,05 y el 1,5 por ciento del dinero que se invierte-. Si ese valor fuese europeo, la tarifa oscila entre 17 y 60 euros -del 0,28 al 1 por ciento-, y si es americano, la media está en los 56 euros (0,93 por ciento) por cada operación.

Fondos vs ETF. ¿Son tan diferentes en costes?

Pero existe la opción de invertir en varios valores sin tener que pagar costes por cada uno de ellos. Eso sí, en estos casos el inversor no decide en qué valores invierte, sino en qué gestor/a confía en función de si se decanta por la gestión pasiva con ETF replicando el comportamiento de un índice concreto, o activa en la que el gestor/a no solo es quien elige en qué valores de ese índice quiere invertir, sino también qué ponderación da la cartera a cada valor. Ambas opciones pueden ser adecuadas para aquellos inversores que cuenten con patrimonios moderados y/o para los que no cuentan con conocimientos financieros suficientes como para crearse ellos mismos una cartera diversificada y adecuada a sus perfiles de riesgo.

Con respecto a los ETF, la comisión que se suele analizar es la de gestión que, en comparación con la que tienen los fondos tradicionales, es muy competitiva ya que rara vez supera el 0,4 por ciento, frente al 1,08 por ciento que de media cobran por gestión los productos de gestión activa, según los datos de Morningstar. Sin embargo, no es éste el único gasto que asume quien compre ETF. Sergio Míguez, de EFPA, recuerda que "en los ETF, al ser fondos que cotizan en bolsa, las comisiones que se aplican son las mismas que se aplican en las acciones y varían en función del mercado donde cotizan". Es decir, a ese 0,4 por ciento hay que sumarle esas comisiones que van desde 0,28 al 1,5 por ciento de costes según el bróker y el mercado donde cotice ese ETF, aunque en líneas generales, sumando todos los costes, suele seguir resultando más barato que un fondo tradicional ya que, como explica Ignacio Perea, director de Inversiones de Tressis, "solo por el hecho de que las comisiones de gestión sean mucho más baratas sí compensa por coste". Al menos en lo que respecta al financiero, ya que conviene recordar que los ETF, de momento, cuentan con un coste fiscal que no tienen los fondos tradicionales en España: sus ganancias sí tributan a Hacienda cuando se venden o se traspasan, mientras que los fondos solo tributan cuando se venden.

En el caso de los fondos tradicionales, el coste de gestión tampoco es el único que se debe analizar cuando se contrata un producto. La primera pista para saber el coste total es analizar lo que en Morningstar llaman "ratio de costes totales" , que incluye, además de la comisión de gestión, una comisión anual de depósito, comisiones de suscripción y reembolso, lo que eleva el 1,09 de gasto por comisión media al 1,38 por ciento de media, según los datos de Morningstar. Pero hay más ya que, según explica Fernando Luque, editor en España de Morningstar, "existe una serie de otros gastos, invisibles para el inversor como son los gastos de intermediación -gastos de compra y venta de los títulos que componen la cartera-, los de auditoría, los de publicación y un largo etcétera". Eso sí, estos gastos no suelen ser demasiado elevados, por lo que el impacto que tienen en la rentabilidad de los productos es limitado ya que, como explica Perea, "lo normal es que estos costes, que se incluyen en el valor liquidativo del fondo, cuando los hacen los gestores al contar con un patrimonio más elevado, son muy inferiores a los que se asumen cuando un inversor actúa por su cuenta".

En todo caso, hay que saber que esos gastos invisibles se volverán muy visibles en enero de 2019 como muy tarde, ya que dar más trasparencia a los costes de la inversión es una de las máximas de la nueva Directiva Europea MiFID II que entró en vigor en toda Europa el pasado mes de enero. "MiFID II obliga a comunicar todos los costes de transacción al menos una vez al año, por lo que como tarde los inversores lo recibirán en enero del 2019". Además, a diferencia de ahora, donde todos los costes en fondos aparecen en porcentaje, se desglosarán en euros especificándose cuánto paga el cliente por cada cosa, y no solo la suma del gasto total.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias

Manolo Perote
A Favor
En Contra

,,Hombre ,.eso depende ,,de la chorizada que le gasten ,,pregunten a los que invirtieron en preferentes ,,accionistas del popular o los de lo sellos ,,pura delincuencia economica y organizada con impunidad total y garantizada ..

Puntuación 3
#1
Nemesio y su gaita
A Favor
En Contra

Menudo reportaje. Ponen el coste de canon para mendigos que inviertan 300 euros ( yo no conozco a nadie que compre esa minucia) o ricos con 140.00 , el resto de mortales que se busquen la información en gloglogle. Bye bye cocodrilo.

Puntuación 2
#2
Nemesio dale que te pego...
A Favor
En Contra

Yo me quedo con la perla de Perea... "solo por el hecho de que las comisiones de gestión sean mucho más baratas sí compensa por coste".

Toma, pos claro!

Puntuación 1
#3
Usuario validado en elEconomista.es
santiago de los caballeros
A Favor
En Contra

Si si la pregunta es que el ahorrador deberá tener una posición más activa sino quiere perder pasta seguro. Pero el coste no es solo de comisiones es de otra índole. Lo que esta vendiendo el sistema no beneficia para nada al inversor y esto no se pone en claro NUNCA. Porque no interesa.

Puntuación 1
#4
Chencho vuelve de una p ves
A Favor
En Contra

Jo, aue buen reportaje y que bien está investigado. Bravo por el autor, ojalá no me borre este...

Puntuación 0
#5