Pymes y Emprendedores

La marca de joyas Singularu llega a Madrid: abrirá su primera tienda física en la 'milla de oro'

Inauguración de una de las tiendas físicas de Singularu.
Madrid

La marca de joyas Singularu inaugurará este mes su primera tienda física en Madrid. Se trata de su primer establecimiento fuera de Valencia, de donde es originaria la marca, y el tercero, tras los de Comte de Salvatierra, 33 y Menorca, 19, ambos en la capital del Turia.

También es importante desde el punto de vista estratégico, ya que supone el inicio de la estrategia de expansión nacional de la marca, que busca articular una red de tiendas físicas que sirva de complemento y refuerzo a su canal online, dando así continuidad a su modelo de negocio, basado en el diseño de joyas de calidad a precios asequibles, la exclusividad y una alta rotación en sus colecciones.

Este nuevo espacio, cuya inauguración está prevista para comienzos de septiembre, se encuentra situado en el número 39 de Velázquez, considerada una extensión de la de la 'Milla de Oro' madrileña y uno de los ejes comerciales de referencia de la capital de España. Una ubicación realmente privilegiada que permitirá a Singularu instalarse a lo largo del perímetro del cuadrado que la calle Velázquez forma con Ortega y Gasset, Serrano y Goya, en el centro neurálgico del barrio de Salamanca.

En lo que respecta a su interior, Cristina Aristoy, Directora Creativa y co-fundadora de Singularu, ha optado por implementar el modelo que la marca ha seguido en sus predecesoras en Valencia y apostar por un estilo de decoración en el que la sencillez y el minimalismo contribuyan a poner de relieve la feminidad, la exclusividad, la elegancia, la calidad, la tendencia, la personalidad y la juventud de sus diseños.

"La llegada de Singularu a Madrid supone un hito nuestra intensa y excitante historia", explica Paco Tormo, CEO y cofundador de Singularu. "Asumimos el reto que supone para la marca colocar nuestra bandera en un mercado tan exigente con la energía, el optimismo y la atención hacia el detalle que caracterizan a Singularu, que desde el mes de septiembre aspira a convertirse en una referencia permanente para todas las amantes de las joyas de tendencia".

Con unas ventas durante los últimos meses de 15.000 joyas al mes, la facturación de Singularo en la primera mitad de año alcanza los 1.6 millones de euros. Es decir, la misma cantidad que toda la facturación 2017. Para hacer frente a este crecimiento explosivo han desarrollado un plan cuya financiación pasa por ampliaciones de capital, a través de business angels o fondos de capital riesgo. Estas perspectivas también han provocado que los socios fundadores se hallen valorando la posibilidad de franquiciar su modelo para que otros emprendedores puedan beneficiarse de su éxito. Y es que se espera que para finales de año Singularu supere los cuatro millones de euros de facturación.

Singularu ha entrado a formar parte del Entorno Premercado de BME, lo que la convierte en una posible candidata en salir a la bolsa española, si finalmente es lo que se determina.

Creada en 2014 con la ambición de convertirse en una de las firmas de referencia en el mercado de la joyería a nivel mundial, se ha posicionado como la marca de joyas de España que más novedades crea al año. Sólo en 2017 se lanzaron al mercado más de 150 modelos nuevos, enfocados para satisfacer a las clientas, y entregarles valor con cada una de las joyas. La startup participó en la tercera edición del programa de aceleración de empresas de la plataforma Lanzadera, impulsada por Juan Roig, el dueño de Mercadona.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.