Pymes y Emprendedores

¿La magia del cine tiene precio? Sepa cuánto costaron algunos de los vestidos más legendarios

Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes. Foto: Archivo

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y posiblemente sea cierto. Hay escenas que todo aquel que se considere mínimamente cinéfilo guarda en su retina sin una mota de polvo, a pesar del paso del tiempo. Muchas veces, la intensidad de estos recuerdos es tan poderosa que lleva a querer poseer parte de su magia; una suerte de fetichismo que impulsa a desembolsar cantidades astronómicas por souvenirs de la película adorada.

Un ejemplo reciente son los cientos de dólares pagados por uno de los vestidos que en 1961 Audrey Hepburn llevaba en la aclamada Desayuno con Diamantes. Pero no es el único caso...

1. La vida, en rosa, es mejor: Audrey Hepburn

En Desayuno con Diamantes, Holly Golightly pierde la compostura al enterarse de que su hermano ha muerto. Se deja llevar por un ataque de rabia, pero incluso estampando la vajilla contra el suelo se mantiene impecable dentro de esta hermosa pieza.

El vestido de cóctel, hecho en seda y con apliques de bisutería, es toda una rareza dentro del vestuario del filme, ya que se desconoce su diseñador. Algo que no le importó al comprador que realizó la puja más elevada por él, 142.222 euros, el pasado 30 de mayo en Nueva York. Aunque no pudo superar el anterior récord registrado por una prenda cinematográfica, la cifra fue seis veces mayor que el valor estimado, entre 20.000 y 30.000 dólares.

2. La elegancia hecha vestido hace historia: Audrey Hepburn

De nuevo, la Hepburn. A pesar de no haberse erigido como el mayor icono en la historia del cine -fue batido por el que lucía Marilyn Monroe en La Tentación vive arriba-, el legendario traje negro en el que está enfundada la actriz mientras desayuna frente al cristal de la joyería Tiffany's sí es el más cotizado entre los fans pudientes.

Y como no podía ser de otra forma, es el que ostenta el título de atuendo más caro subastado. Nada menos que 692.390 euros se pagaron el 5 de diciembre de 2006 por el modelo de Givenchy, superando todas las previsiones y haciendo feliz a la casa de subastas encargada del evento, Christie's.

Pero no sólo a ellos, sino también -y sobre todo-, a las decenas de niños indios que se beneficiaron de las escuelas construidas por la ONG La Ciudad de la Alegría, después de que el matrimonio Lapierre donara todo el dinero a este proyecto benéfico.

2. La sencillez también es rentable: Judy Garland

Una jovencísima Judy Garland de tan sólo 17 años encarnó el personaje de Dorothy en la entrañable película de la Metro Goldwyn Mayer. Varios años después, 68 para ser exactos, el El Mago de Oz sigue hechizando.

Así lo pudo demostrar Bonhams, que hace dos años vendió el traje que llevaba la pequeña con mucho éxito. La casa de subastas británica, que con frecuencia dedica sus sesiones a las ventas de artículos relacionados con la música o el cine, hizo sonar el sonar el martillo cuando un postor anónimo ofreció 205.000 euros, muy por encima de los 51.000 euros en los que se había tasado.

Un precio muy alto por una reliquia que, con toda probabilidad, será difícilmente aprovechable: la madre de Liza Minelly gastaba por aquel entonces 43 centímetros de cintura.

3. El valor de una dulce despedida: Marilyn Monroe

The Misfits fue la última película de que grabó Marilyn Monroe, antes de que su misteriosa muerte diera lugar a una de las más comentadas leyendas del cine. La trama, un divorcio en el viejo oeste, acabó atravesando la pantalla, y es que durante el rodaje se gestó la propia separación de la actriz y el escritor Arthur Miller.

En resumen, un filme cargado de simbología que en 1999 supo atraer la atención de los fieles seguidores de Norma Jean, quienes llegaron a pujar hasta 52.455 euros por uno de los vestidos que se pueden ver en The Misfits. Este negro, en concreto, durante 40 minutos.

4. La belleza de vestir una voz: Barbara Streisand

La diva y musa judía Barbara Streisand ganó un Oscar a la mejor actriz principal por su papel en esta película de 1968. En Funny Girl, se relata la vida de la comediante Fanny Brice desde sus duros comienzos hasta que alcanza el éxito.

Durante el largometraje, que protagoniza junto a Omar Shariff, la cantante brilla con innumerables atuendos. Muchos ya habían sido subastados en 2004 por la casa británica Julien's, pero fue Christie's la que logró la mayor puja por un artículo perteneciente a la artista: vendió este dos piezas naranja por 24.889 euros.

5. El negocio de no casarse: Julia Roberts

Parte de otra buena causa fue finaciada con lo que se obtuvo en la subasta del vestido de boda de la ex novia de América. No uno de los que empleó para dar el sí quiero en la realidad, claro, sino el que utiliza en Novia a la fuga para dar esquinazo al matrimonio.

El artículo más reciente de la lista -el filme se estrenó en 1999- formó parte de los lotes que se vendieron en Nueva York el año pasado, en una venta organizada por el también actor Liam Neeson y conducida por Sotheby's para recaudar fondos para UNICEF. La propia Roberts donó el traje, que fue adjudicado por 11.8827 euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado