Firmas

Unión Europea: más regulación y proteccionismo

  • Los grupos de presión y las empresas son los que imponen las leyes

La nueva estrategia sobre los plásticos costará miles de millones en su implementación. La posible prohibición de la forma más común de acabar con las malas hierbas aumentará enormemente los costos agrícolas. Reglas complicadas de protección de datos y un asalto a las criptodivisas. Durante el casi medio siglo que Gran Bretaña fue miembro de la UE, siempre nos quejábamos de que no teníamos suficiente influencia en sus decisiones. Sin embargo, ahora que estamos saliendo y nuestra influencia se ha agotado hasta cero, está quedando claro que estábamos más obligados a la moderación de lo que nos habíamos dado cuenta. Con los británicos fuera, la UE se está duplicando en materia de regulación y protección.

Por supuesto, pueden hacerlo si lo desean. Pero con cada mes que pase, las empresas británicas se sentirán cada vez más aliviadas de estar fuera de su alcance. Y, lo que es igual de importante, cualquier idea de que deberíamos mantener la "equivalencia reglamentaria", en la jerga de los negociadores comerciales, debería ser desechada, porque la UE parece estar decidida a regular las empresas existentes.

En las últimas semanas, los jefes de Bruselas han innovado para "mejorar" la economía. Ejemplos: la Comisión ha estado presionando a favor de un impuesto sobre el plástico, en parte para compensar el déficit presupuestario una vez que los británicos se retiren, lo que aumentará enormemente los costes. Todavía no se ha llegado a un acuerdo al respecto, pero tiene una "estrategia sobre el plástico" que costará casi lo mismo.

Está avanzando hacia una prohibición de la forma más común y eficaz de herbicida, renovando a regañadientes su licencia por cinco años más, pero con una prohibición casi segura después de eso. ¿Resultado? Los costes agrícolas, que ya son elevados debido a las normas mundiales, se verán empujados todavía más al alza y las subvenciones aumentarán poco después. El ministro de Hacienda francés Bruno Le Marie encabeza una campaña para la regulación europea de criptodivisas, aunque todavía no tenemos idea de cómo evolucionará el dinero digital, qué papel podrían desempeñar en la economía y si son o no una burbuja.

Continuamos. Podemos esperar que el abismo que ya existe entre las industrias tecnológicas de Europa y América se amplíe, a medida que las nuevas empresas se cierren. Tal vez lo peor es que la principal iniciativa de reforma de la UE de 2017 fue el pilar europeo de los derechos sociales. Podría haber recibido poca atención en Gran Bretaña, pero marcó una extensión de los derechos laborales en toda la UE.

Incluía normas contra la discriminación por edad, más permiso de paternidad, más derechos al trabajo flexible e incluso una legislación básica para un ingreso mínimo universal, independientemente de si trabajas o no. Amenaza con multas contra las empresas que no sigan todas las reglas, y prácticamente prohíbe la llamada gig economy. ¿Receta para crecer? No lo parece.

Los principales líderes de la UE son un poco mejores. El presidente francés, Emmanuel Macron ha estado impulsando un tipo de agenda proteccionista con la que sus predecesores socialistas se habrían sentido bastante cómodos. Está apoyando restricciones a la inversión china, cuando sin duda Europa debería alentarlas. Está presionando para imponer reglas más estrictas que permitan que las "industrias estratégicas" estén protegidas. Está abogando por una política de "compra Europa" para los contratos estatales, que equivaldría efectivamente a controles de importación para el 50% de la economía.

Con el apoyo de Alemania, puede que consiga el sí del ministro de Hacienda de la eurozona que ha estado propugnando. ¿Se va a poner duro en el gasto y liberará la economía para que funcione mejor? No apostarás por ello. En su lugar, utilizarán el poder para imponer más impuestos.

Siempre fue discutible si el modelo económico de arriba hacia abajo, administrado por el Estado y común en toda la UE, iba a ser el adecuado para el Reino Unido. Conseguimos escapar de muchas de las reglas, y modificamos muchas otras para que no hicieran demasiado daño. Pero ahora que nos vamos, es evidente que el proteccionismo y la regulación reinan en todo el continente. Es poco probable que eso vaya a servir de algo. De hecho, la economía europea ya tiene demasiado de ambos.

Se puede ver en las tasas de desempleo que, fuera de Alemania, siguen siendo penosamente altas; en las cargas fiscales, que en países como Francia y Bélgica se han ido hasta el 50% o más del PIB, a medida que el Estado se hace cada vez más grande; y en las nuevas tecnologías, que fuera de Suecia son prácticamente inexistentes. Ninguna regla o regulación mata a la economía. Pero colectivamente son mortales.

El problema es que, debido a que la Comisión no ha sido elegida y el Parlamento está tan alejado de las personas que realmente votan en su propio favor, sus funcionarios y políticos son fácilmente persuadidos por los grupos de presión y el interés de las empresas de imponer una legislación tras otra. Según el sitio web Politcio, los grupos de presión en la UE gastan ahora 1.700 millones de euros al año para influir en la legislación, lo que supone 35 veces más que en la última década. El barrizal, como lo denominaría Donald Trump, se está haciendo cada vez más profundo.

Está cada vez más claro que con los británicos en la recta de salida, los demás miembros de la UE se están moviendo cada vez más hacia una economía fuertemente dirigida por el Estado. Nuestras empresas se sentirán cada vez más aliviadas de que estemos fuera. También hay un punto más significativo. Cualquier acuerdo comercial que celebremos con la UE puede exigir una "equivalencia normativa", lo que significa que tenemos que recortar y pegar cualquier norma que se haga en Bruselas en nuestra propia legislación.

Pero, ¿realmente nuestros agricultores quieren prescindir del herbicida más eficaz? ¿Realmente quieren las fábricas tener que cambiar los plásticos, incluso cuando son el material más barato y eficaz? ¿Realmente necesitan las pequeñas empresas restricciones sobre los datos que pueden recopilar de sus clientes, cuando son la forma más fiable de marketing? La respuesta es ciertamente no. Si la UE quiere perder más y más competitividad en la economía mundial, esa es su elección. No hay razón por la que debamos seguir ese camino.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado