Empresas y finanzas

P&G desarrolla proyectos para probar la venta directa on line

  • Esta firma estadounidense fabrica para marcas como Dodot o Evax
Imagen: Dreamstime

La multinacional estadounidense P&G, fabricante de marcas como Ariel, Dodot, Gillette o Evax, desarrolla proyectos pilotos para vender directamente sus productos a través de internet sin pasar por los distribuidores tradicionales, como, por ejemplo, droguerías, supermercados o grandes superficies.

"Nuestro modelo tradicional de venta ha sido y sigue siendo vender a través de distribuidor, pero somos conscientes de que los consumidores evolucionan y hay clientes abiertos a interactuar directamente con nuestras marcas y a comprarlas de forma distinta, incluida la venta directa", ha explicado en una entrevista con Efe el director general de P&G en España y Portugal, Javier Solans.

Por eso, la compañía está llevando a cabo varios proyectos piloto de venta directa con los que testar y aprender tanto a nivel de producto como comercial, una fórmula de venta que no descarta que en el futuro pueda implantarse en España, ha señalado el directivo.

En concreto, P&G, que este año celebra su cincuenta aniversario en España, está testando la venta directa de productos tradicionales de su cartera, que no ha especificado, y con dos marcas que ha comprado recientemente: los desodorantes Native, en Estados Unidos, y el fabricante de cremas Snowberry, en Nueva Zelanda.

"Los vemos como una especie de laboratorios para aprender y luego aplicar lo aprendido tanto en los canales tradicionales como en los nuevos", ha dicho Solans, que por otra parte ha lamentado el reducido espacio que dan en sus estanterías algunos distribuidores en España, en particular los "discount", a las innovaciones de marcas.

España es un mercado atractivo porque el número de consumidores es importante y, además, responden muy positivamente ante la "innovación real", ha explicado Solans, quien ha subrayado que, no obstante, "no todos los distribuidores referencian esas innovaciones".

Entre las cadenas que dan un menor espacio a las marcas de fabricante frente a sus propias marcas destacan Mercadona, Día, Lidl o Aldi.

El resultado final, ha advertido, es que el número de innovaciones referenciadas en las estanterías en España es de los más bajos de Europa "y eso no beneficia al consumidor".

No obstante, P&G seguirá trabajando porque las innovaciones lleguen a las estanterías, ya que es algo que beneficia a la compañía, al consumidor y también al distribuidor porque se crea valor.

España, ha subrayado, se encuentra entre los quince mayores mercados para el grupo a nivel de ventas y la compañía seguirá invirtiendo y apostando por él, ha explicado en relación a la posibilidad de traer más producción al país.

Actualmente, P&G cuenta con más de 1.200 empleados y con dos fábricas, una en Jijona (Alicante), especializada en pañales y productos de higiene femenina; y otra en Mequinenza (Zaragoza), de toallitas húmedas.

"Regularmente revisamos nuestra cadena de suministro para ver cuál es la manera más eficiente de producir y dar así un mayor valor al consumidor", ha apuntado Solans.

La compañía se sitúa como el tercer anunciante del país, con un presupuesto en publicidad de 71,5 millones de euros en 2017, por detrás de El Corte Inglés (89,6 millones) y Orange (73 millones).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.