Empresas y finanzas

Fomento obligará a bajar el consumo energético de la vivienda nueva el 48%

El consumo de energía en calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria de las viviendas nuevas tendrá que bajar una media del 48% sobre los niveles actuales, de acuerdo con la revisión del Código Técnico de la Edificación (CTE) que ultima el Ministerio de Fomento, para adaptarlo a las exigencias normativas de la UE.

El anterior equipo ministerial pensaba sacar a información pública la nueva versión del CTE -la norma que fija los requisitos mínimos de calidad de los edificios- de un modo inminente, pero se ha retrasado, a la espera de que se asiente el nuevo equipo de José Luis Ábalos. Sin embargo, los técnicos del Ministerio ya están divulgando su contenido, advirtiendo que puede estar sujeta a modificaciones por el cambio político en la cúpula.

Eso hizo ayer Luis Vega, coordinador de la Unidad de Edificación Sostenible del Ministerio, durante un acto organizado por las asociaciones A3e y Ashrae en el marco de la feria de Genera, en Madrid.

El nuevo CTE, en el ámbito de la energía, profundiza en las líneas de la anterior versión y converge con las recomendaciones y normativas que está aprobando la UE, sobre todo las relativas a los denominados Edificios de consumo de energía casi nulo -equivalen a los de categoría A en la escala de calificación energética-, que deben cubrir sus necesidades de energía térmica -e iluminación en el caso del terciario- con energía renovable producidas in situ o en el entorno.

Nuevos indicadores

Entre las principales novedades hay nuevos indicadores y requisitos para evaluar mejor el rendimiento energético de los inmuebles y garantizar una mayor aportación de renovables. Por ejemplo, se medirá el consumo de energía primaria total del edificio y se exigirá un mínimo del 50% de contribución energética verde en el consumo de agua caliente sanitaria.

Globalmente, las energía limpias deberían cubrir un 50% del consumo, con independencia de su zona climática, y dará igual la fuente -incluida la aerotermia con elevado rendimiento- cuando ahora solo se refiere a la fotovoltaica.

El objetivo del nuevo CTE es que el consumo de energía se reduzca en todos las zonas climáticas una media del 48%, hasta alcanzar unos umbrales de consumos térmicos de 25 a 40 kWh por metro cuadrado al año. Vega reconoció que puede parecer un objetivo muy alto, pero insistió en que se pretende generalizar una práctica de calidad en la construcción que ya se está consiguiendo.

Obras un 2,5% más caras

Según las estimaciones del Ministerio, las nuevas exigencias apenas incrementarán un 2,5% el coste de la obra nueva y su amortización dependerá del uso que se haga de las instalaciones del edificio. Un 30% de los costes de los inmuebles son energéticos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 3
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Izquierda, j.diendo a los pobres para dar el dinero a los ricos
A Favor
En Contra

Por lo cual el coste de la vivienda subirá aún más. Además gran parte de ese supuesto ahorro está muy por debajo del sobrecoste que va a tener.

Como siempre los legisladores fastidiando a los pobres, que no podrán comprar una casa, para satisfacer a los ricos, que son los únicos mermados a los que no les importa despilfarrar su dinero en supersticiones como la ecología.

Puntuación 6
#1
A Favor
En Contra

creo que es buena idea

Puntuación -2
#2
kosete
A Favor
En Contra

La ignorancia es atrevida, como claro ejemplo tu comentario. Lee, aunque sea poco, por ejemplo sobre los gastos en calefacción de los pobres en edificios antiguos y luego opinas con algo más de criterio.

Puntuación 4
#3