Conciencia contra el cambio climático: 32 multinacionales se unen para reducir su consumo de agua

  • El acuerdo, impulsado por Suez, cuenta con la española Gas Natural Fenosa
Reuters

Definir la ruta más allá de 2015, concretando metas e instrumentos ambiciosos y persistiendo en la lucha  contra el cambio climático, no es sencillo. Y 15 días de intensos debates y negociaciones en París han generado un acuerdo universal prometedor para atajar el calentamiento global, pero no tan concreto ni vinculante como se esperaba, y que, tras la satisfacción inicial de haber puesto de acuerdo a 195 países de todo el mundo, deja un sabor agridulce. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Agua y Medio Ambiente.

El acuerdo final de París, calificado de histórico, reconoce la necesidad de dar una respuesta progresiva y eficaz a la amenaza apremiante del cambio climático, sobre la base de los mejores conocimientos científicos disponibles; pone en marcha instrumentos de financiación para el "desarrollo sostenible", como un fondo climático de 100.000 millones de dólares que los países desarrollados movilizarán a partir del año 2020, y establece una primera valoración para saber dónde estamos en 2019 y una primera revisión en 2020. Pero diluye las metas concretas de reducción de emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Del texto inicial se han eliminado las opciones que fijaban para 2050 recortes de entre el 40 y el 95% de las emisiones respecto a 2010. Ahora, se apuesta por una fórmula más difusa: lograr la "neutralidad de las emisiones en la segunda mitad del siglo". Igualmente renuncia a hablar de "neutralidad de carbono", como sí hacía en el último borrador, y de "descarbonización de la economía".

Valor empresarial en riesgo

Probablemente, por vislumbrar esa inconcreción y generalidad en las metas y los plazos en el ámbito interestatal, y conscientes de que el valor empresarial en riesgo aumenta clara y progresivamente a la par que lo hacen la temperatura y la escasez de agua, 32 multinacionales lideradas por Suez se adelantaron al acuerdo de París y lanzaron la Alianza Empresarial para el Agua y el Cambio Climático. Las firmantes se comprometen a identificar, analizar y comunicar los riesgos relacionados con el agua e implementar estrategias de respuesta colaborativas; a medir los impactos sobre el agua en las cadenas de valor corporativas siguiendo métodos estandarizados; y a reducir los impactos sobre la disponibilidad y la calidad del agua en sus procesos productivos.

No es una visión social del problema, es una visión de negocio. El sector privado considera la preservación del agua potable como un elemento fundamental.

"En vista de los crecientes impactos del calentamiento global sobre los recursos hídricos, hemos tomado la iniciativa de proponer la Alianza Empresarial para el Agua y el Cambio Climático", señala el texto de este acuerdo industrial. Se fundamentan para lanzarlo en el quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, según el cual "los riesgos relacionados con el agua potable motivados por el cambio climático se intensificarán significativamente a medida que aumenten los gases de efecto invernadero".

Se prevé que, por cada grado de calentamiento, aproximadamente el 7% de la población mundial se vea expuesta, como mínimo, a un 20% de reducción de los recursos hídricos renovables, y que la población mundial expuesta a inundaciones durante el siglo XX será tres veces mayor por año, a finales del siglo XXI, debido a las elevadas emisiones.

Las primeras consecuencias tangibles del cambio climático ya están amenazando la disponibilidad y la calidad de los recursos hídricos, especialmente en los países emergentes. La situación está generando conflictos sobre el uso del agua, además de poner en peligro la seguridad alimentaria y el desarrollo económico.

El valor empresarial en riesgo aumenta claramente y el sector privado quiere reafirmar el papel fundamental de las compañías en la respuesta a estos retos climáticos con lo que preserva los recursos de agua potable y el éxito de sus negocios. Sin agua, no habría agricultura y, por lo tanto, se diluiría la seguridad alimentaria, no habría industria y tampoco desarrollo económico.

Compromiso

Con estas premisas y con el apoyo de la AEFP, la Alliance for Water Stewardship, Business in the Community, Ceo Water Mandate, CDP, FP2E, Water Footprint Network, y WBCSD, así como de los gobiernos de Francia y Perú, 32 empresas -Altereo, Astra Zeneca, Asliworld, Banka Bioloo, Carrefour, Danne, Diageo, East African Primary Teacher?s College, Engie, Exergy, Feed, Fujitsu Limited, Gas Natural Fenosa, Greenflex, Grupo Nutresa, GSK, International Water Saber Environmental Services, Jain Irrigation, Michela Cocchi studio legale, Netafin, Pernod Ricard, Pipa, Saint-Gobain, Suez, Tiger Brands, Tongaat Hulett, Unilever, Veolia, Vilens NV, Vlakwa, Wier Capacity y Woolworths-, se han comprometido a controlar los consumos de agua y vigilar la calidad del agua en sus procesos productivos.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 1

#1
05-01-2016 / 23:36
Vidales
Puntuación 5

Unos cuantas de esas empresas se forran con las subvenciones por el cambio climático. Otras se forran construyendo vendiendo gas para cubrir los fallos de las renovables, otras son renovables que viven de subvenciones. En fin, el negocio es el negocio y si lo vestimos de filantropía queda más guapo.






El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines





Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 110,83 -2,25 -1,99%
FRA 32,69 -0,34 -1,01%
ITA 146,78 -1,05 -0,71%
GRE 375,37 -4,95 -1,30%
POR 146,86 -4,00 -2,65%

Ecotrader



Evasión

El hotel más antiguo de Madrid

El hotel más antiguo de Madrid



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens