Economía

Las empresas británicas piden una nueva política migratoria tras el Brexit

Los objetivos del Reino Unido para reducir la inmigración deberían ser suprimidos tras el Brexit, según las recomendaciones de la Confederación de la Industria Británica (CBI, por sus siglas en inglés).

En opinión de la CBI, las empresas necesitan una nueva política migratoria tras el Brexit que evite la exigencia de visados para los comunitarios y que ponga énfasis en la contribución económica que los migrantes puedan hacer en el Reino Unido.

Las escuelas y los hospitales deberían recibir financiación adicional en las regiones donde haya una gran demanda de plazas debido al aumento de la inmigración, indicó la CBI en un informe, titulado "Abierto y Controlado- Un nuevo enfoque de la Inmigración".

La confederación hizo esta recomendación mientras continúa la incertidumbre sobre si Londres y Bruselas podrán llegar a un acuerdo sobre los términos de la retirada británica del bloque europeo -en marzo de 2019- y la futura relación comercial entre ambas partes.

El gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, señaló recientemente que existe una "posibilidad" de que no haya acuerdo de cara a la salida del Reino Unido de la UE.

"Muchos sectores ya afrontan escasez de personal, desde enfermeras hasta técnicos de software".

El director general de la CBI, Josh Hardie, señaló hoy que las empresas consultadas -129.000 de 18 sectores distintos- pusieron énfasis en la importancia de la inmigración y de contar con un sistema que permita contratar el personal que necesitan.

"Este ya no es un debate teórico. Se trata del futuro del país. La apertura y el control (de la inmigración) no deberían ser presentados como opuestos", agregó el directivo. "Muchos sectores ya afrontan escasez (de personal), desde enfermeras hasta técnicos de software", resaltó.

El Reino Unido y la UE aspiran a pactar el marco de la futura relación bilateral para el Consejo Europeo de octubre, si bien de momento mantienen diferencias en torno a la última propuesta británica remitida por Londres a Bruselas el pasado 12 de julio.

Ese plan, conocido como "Chequers", contempla, entre otras cosas, la creación de un mercado común de bienes y productos agrícolas, lo que conllevaría a que la aduana británica recaudara impuestos en nombre de los 27, algo no bien visto por algunos diputados.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.