Economía

El modelo deportivo y económico del 'Calcio' se hunde y busca en LaLiga las soluciones para su resurrección

  • Todo nace en el balón: España cuida más el espectáculo que Italia
  • Con un juego más atractivo, crecen los espectadores y la demanda
  • Eso permite a los clubes facturar más y perpetuar, así su dictadura deportiva
Cristiano Ronaldo remata a gol contra la Juventus en uno de los últimos duelos italo-españoles de la Champions. Imagen: Reuters

España e Italia se han visto en los cuartos de final de la Champions League en un doble duelo que, deportivamente, ha acabado en empate. La Roma tumbó al Barça y el Real Madrid, a la Juventus. Sin embargo, más allá de este enfrentamiento directo europeo, la realidad del 'Calcio' italiano está lejos de ser tan igualada como este doble cara a cara. Más bien todo lo contrario. No sólo en resultados deportivos, sino también económicos y de penetración social. Ahí LaLiga golea a los transalpinos donde antes era Italia la gran referencia europea. En el 'Bel Paese' buscan soluciones para frenar esta sangría. Y la buscan precisamente aquí, en España.

El diario La Gazzetta dello Sport ha publicado un profundo (y profuso) informe en el que analiza los abismos que, a día de hoy, existen entre ambas competiciones y en los que Italia sale mal parada. No hay parámetro donde, a día de hoy, España no sea superior a Italia. Ninguno.

La importancia del balón

El más llamativo es el que habla de la diferencia gigantesca entre los éxitos recientes de los clubes y selecciones españolas frente a los de Italia.

Por ejemplo, en títulos de los combinados sub 17, sub 19 y sub 21 el dominio español es abrumador: 13 a 3. Esta goleada también se expresa en títulos UEFA conquistados por equipos de LaLiga frente a la Serie A desde 2000 (28-5) o en el número de jugadores de cada campeonato con opciones reales de ir al Mundial (95-60).

"No se trata sólo de Messi o Cristiano Ronaldo, de Xavi e Iniesta. (...) Por encima de todo lo que más se cuida es el trato al balón, el gusto por el buen juego, por el espectáculo y la calidad", empieza a explicar este texto del rotativo 'rosa'.

"En España, todos (o casi) quieren jugar bien al fútbol y lo intentan. El asunto eleva la calidad media del producto, del papel de los protagonistas y eso genera éxito", continúa La Gazetta para destacar el por qué LaLiga brilla más que la Serie A y, por tanto, por qué crece también más en los parámetros puramente económicos.

Italia: estadios vacíos

Pese a que en nuestro país son muchos los hinchas que se quejan de los precios de las localidades, la realidad dice que los estadios están más llenos que en Italia. Quizá porque el espectáculo que encuentran aquí, en España, es mucho mejor que el que encuentran los tifossi en Italia. Un gusto que también comparten fuera de nuestras fronteras. Los estadios de LaLiga están llenos de turistas extranjeros.

Así, la pasada temporada (16-17) la media de espectadores en LaLiga fue de 27.950 (un 71% de la capacidad de los recintos) con un total de 10.491.420 asistentes durante todo el campeonato. En Italia la media quedó reducida en 22.047 espectadores (apenas el 56% de la capacidad de sus estadios) con un total de 8.427.260 espectadores. Dos millones menos que en LaLiga.

Más espectadores, más ingresos

Esta gran diferencia en lo que se refiere a los espectadores de ambos campeonatos permite que la facturación por esponsorización en LaLiga sea mayor a la Serie A.

En la temporada 2015-2016 nuestro campeonato en Primera División facturó 2.437 millones de euros. La Serie A se quedó en 1.917 millones de euros.

¿Será cosa de la televisión? Sí... y no. Porque la diferencia en esa campaña entre los ingresos que facturó LaLiga y la Serie A por los derechos audiovisuales sólo se diferenció en 42 millones de euros a favor de LaLiga (de 1.232 a 1.190).

La gran brecha se encuentra en el peso de los ingresos por la vía comercial y del 'ticketing'. La suma de ambos conceptos dio a LaLiga 1.205 millones de euros frente a los escasos 727 que generó la serie A.

La ayuda de Madrid y Barça

También fomenta este tirón de LaLiga el enorme potencial que ofrecen al campeonato la presencia de Real Madrid y Barça, ambos clubes con una fama mundial desorbitada.

Mientras Barça (287 millones de seguidores en todo el mundo) y Madrid (269 millones) dividen literalmente al planeta, la Juve (121 millones) y la Roma (73 millones) apenas se manifiestan como fenómenos locales con escaso tirón en el exterior. No desde luego como culés y merengues. Y eso que son los dos equipos más seguidos de Italia.

Con tanto éxito, ambos clubes españoles también están en disposición de exigir más a sus patrocinadores. Rakuten abona 55 millones por temporada por aparecer en la zamarra culé y Fly Emirates, 30 por estar en la merengue.

Jeep y Cygames dejan eso, 30 millones, en la camiseta de la Juve. La de la Roma no tiene si quiera patrocinador desde 2013.

Así, el Real Madrid facturó el curso pasado 674 millones de euros y el Barcelona, 648 frente a los 405 de la Juve y los 171 de la Roma. En total, 1322 millones de los gigantes españoles frente a los 576 de los gigantes italianos. La suma de las dos entidades transalpinas no alcanza a superar ni a blancos ni a culés por separado.

Con estos números, el ciclo del éxito español es constante: a mejor fútbol, más espectadores, y a más espectadores, más ingresos que, a su vez, permiten perfeccionar el sistema y fichar mejores futbolistas con los que perpetuar el modelo y con él, la dictadura de LaLiga sobre la Serie A.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias