Status

¿Cuál de estos dos hoteles elegiría para pasar una noche de lujo (mínimo 1.000 euros)?

Fachada hotel Imágenes: Bloomberg

Dos de los hoteles más lujosos y emblemáticos del mundo, el Ritz Paris y el Hôtel de Crillon, han reabierto recientemente después de sendas renovaciones. Se trata de dos establecimientos con el título de "hotel palacio" que tienen un precio de reserva medio de 1.000 dólares la noche. A continuación puede encontrar una comparativa de ambos: ¿en cuál se gastaría los 1.000 dólares?

El diseño

The Ritz: aquellos que conocieron el Ritz encontrarán que no ha cambiado mucho. Las habitaciones tienen camas con dosel en trampantojo compensado por candelabros de cristal, cuerda de campana de marfil para llamar a una doncella o ayudante de cámara y grifos de lavabo dorados en forma de cisnes. Eso sí, a las antigüedades se les ha dado un nuevo barniz, y las telas y los tapices de los sofás se han cambiado.

Hôtel de Crillon: si recuerda el Crillon por su vestíbulo de mármol en tonos naranjas con sillones de terciopelo y candelabros goteantes, la cosa ha cambiado. Los candelabros ahora están cubiertos con cadenas de metal afiladas; el mobiliario regio se ha cambiado por siluetas más limpias y arte contemporáneo. El resultado es un aspecto general elegante y convincente, pero que se aleja de imaginarios más anticuados.

Las suites

The Ritz: pasar la noche en alguna de las suites de este hotel transporta a la época de los príncipes y princesas. El personal conoce los nombres de los huéspedes, el coche de cortesía es un Bentley y las camas son tan lujosas como sugieren sus marcos dorados. Sin embargo, la dotación tecnológica durante la renovación ha sido exhaustiva -excepto los interruptores de luz que mantienen su lustre dorado que recuerda el lugar histórico en el que se está durmiendo-.

Hôtel de Crillon: las habitaciones del Crillon varían ampliamente en tamaño y diseño, pero (aparte de las suites) las que tienen más carácter y mejores vistas se encuentran en la planta superior; tienen techos con vigas vistas y terrazas frente a la Torre Eiffel. El atento personal está específicamente entrenado para sonreír, lo que es refrescante, no cursi, en París.

Primera parada gastronómica

The Ritz: una verdadera mejora tras la reforma es el Bar Vendôme, un lugar para comer algo durante todo el día bajo un impresionante dosel de vidrio. El menú se ajusta a platos tradicionales como ensalada de cangrejo, sándwiches club y lenguado. Se trata de un espacio que es bullicioso a la vez que discreto y que tiene amplios espacios para la celebración de reuniones de negocios y espacios más íntimos. Además, cuenta con un comedor mucho más formal llamado L'Espadon que sirve aperitivos de langosta y caviar a 190 euros.

Hôtel de Crillon: ofrece tres restaurantes: el Jardin d'Hiver, perfecto para comer ligero y probar repostería excepcional del maestro pastelero Jérôme Chaucesse; una brasserie donde llenarse de los antojos más parisinos como las otras o el pollo asado; y un restaurante de mantel blanco llamado L'Ecrin que está dirigido por un estrella Michelin.

Un lugar para tomar una copa

The Ritz: en el Bar Hemingway, el famoso barman Colin Field utiliza ingredientes como la sidra de manzana francesa enrarecida y resmas de grosellas frescas en sus bebidas. Es un espacio pequeño e íntimo para sentirse como la persona más elegante y exclusiva de la ciudad.

Hôtel de Crillon: el antiguo espacio de Les Ambassadeurs, un punto de acceso para trajes y cigarros, ha sido transformado en un bar de para el "quién es quién" de París. Sirve café de la tostadora local Coutume de día y burbujeante champagne por la noche. Con una ubicación justo al lado de la entrada del hotel y un DJ en la nómina, el lugar está especialmente diseñado para observar y ser observado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin