Status

Un paseo por los mercados de Navidad más atractivos de Europa

  • Un recorrido por los mejores rincones navideños del Viejo Continente
  • La tradición de estos mercados en Viena se remonta al siglo XIII
  • La capital de la República Checa parece un cuento de hadas
Mercado de Navidad en la Plaza del Ayuntamiento de Tallín.
Madrid

Los tradicionales mercadillos de Navidad emocionan a los más pequeños, pero también a los mayores. El ambiente de esta época navideña, las frías temperaturas y los cientos de puestos decorados con colores y luces enamoran a millones de visitantes cada año. He aquí algunos imprescindibles para los amantes de la Navidad.

Viena

El encanto y la belleza de Viena sirven como el telón de fondo perfecto para las fiestas navideñas, y la ciudad no decepciona cuando se trata de su mercado anual de Navidad. La tradición de estos mercados en Viena se remonta al siglo XIII, y en estos días encontrará nada menos que 11 en toda la ciudad. Uno de los más famosos es el tradicional Christkindlmarkt, situado frente a la Plaza del Ayuntamiento. Es sin duda el más grande y popular de la ciudad y en él encontrará puestos llenos de galletas festivas, juguetes de madera, artesanías locales… y todo ello mientras contempla el magnífico Rathaus (Ayuntamiento de Viena) y su arquitectura gótica.

Praga

La capital de la República Checa parece un cuento de hadas durante todo el año con su castillo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el horizonte barroco y la magnífica catedral de San Vito. Pero es en estas fechas cuando la ciudad está en su punto más mágico. Cada año, la Plaza de la Ciudad Vieja se transforma en un fascinante centro de actividad navideña. Alrededor del enorme árbol de Navidad, encontrará belenes, coros y docenas de puestos y cabañas de madera, donde poder degustar vino de miel caliente -llamado medovina- así como deliciosas salchichas klobasa a la parrilla.

Copenhague

Situado en el centro de Copenhague, Tivoli Gardens (uno de los parques temáticos más antiguos del mundo) no solo ofrece un estupendo mercado navideño. También hay una pista de hielo y espectáculos de luz musical sobre su lago (con fuegos artificiales por la noche). Y, si se atreve, aun cuando la temperatura descienda por debajo de los 0ºC, puede montar en la montaña rusa de madera operativa más antigua del mundo.

Tallín

El casco antiguo medieval de Tallín, la capital de Estonia, alberga uno de los mercados más emblemáticos (tanto que fue elegido como el Mejor Mercado de Navidad de Europa este año por miles de viajeros de todo el mundo). La Plaza del Ayuntamiento, hogar del primer árbol de Navidad público del mundo (se erigió en el año 1441), continúa con la tradición casi 600 años después y alberga el mercado de Navidad de Tallín, que cuenta con productos de los maestros de artesanía de todo el país. Aquellos que lo visiten podrán comprar recuerdos artesanales, ropa tradicional y también probar algo de la cocina típica de temporada del lugar, como el budín negro.

Estrasburgo

Esta ciudad francesa es conocida por ser la capital de la Navidad, ya que su mercado Christkindelsm-rik es el más antiguo de Francia (celebrado por primera vez allá por 1570) y uno de los más grandes del Viejo Continente. Cuenta con más de 300 puestos, todos ellos llenos de delicias francesas, artesanías y adornos. La ciudad también alberga el Off Market, una forma diferente de celebrar la temporada, socialmente responsable, con puestos de segunda mano y productos de comercio justo.

Hamburgo

El mercado navideño de Santa Pauli es seguramente el más original de Alemania y el favorito de la gente joven. Está situado en Reeperbahn, en el barrio rojo de la ciudad, y se pueden encontrar desde los típicos puestos con decoración de salón con chimenea donde comprar regalos navideños, hasta streapteases en una caseta enorme. Es desenfadado y divertido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0