Evasión

Talento español: diseñar tus propios zapatos en tan solo unos minutos

  • El ilicitina Juan Carlos Rico lanza la firma Sin igual shoes
  • La marca permite customizar el calzado a un nivel nunca visto
  • El usuario puede elegir la imagen que quiera para el estampado
Sin igual shoes.
Madrid

En un tiempo en el que parece que todo está inventado, es difícil encontrar un hueco en el leonino mundo de los negocios. Pero no imposible. El ilicitano Juan Carlos Rico, con una experiencia a las espaldas de más de 30 años en el sector del calzado, pudo ver un nicho entre tanta oferta: no había ninguna empresa que ofreciera zapatos totalmente customizados, desde la horma hasta el estampado. Y se puso a remar en esta dirección.

Su fruto es Sin igual shoes, la firma especializada en fabricar zapatos personalizados bajo demanda y en tiempo récord, que se presentó el mes pasado en la feria de Momad Metrópolis de Ifema. "Después de trabajar en todos los departamentos del sector calzado, desde ser auxiliar hasta tener mi propia fábrica, me di cuenta de que había una parte de este mundo que no estaba atendida, porque todo estaba demasiado predeterminado y el usuario no intervenía nada en el producto que iba a comprar", explica el CEO de la empresa.

Han pasado ahora ocho años desde que Rico, en sus primeros coqueteos con el mundo de la personalización, tuviera la idea de hacer un zapato intercambiable, donde el usuario tenía la opción de elegir la suela y los accesorios, y los podía vincular con un sistema muy sencillo. "La persona que compraba elegía los colores delanteros, las palas, el tejido, etc. Y lo más importante, es que tenía la opción de elegir la suela de un número y el contorno del pie de otro. Existen personas que tienen mucha dificultad para encontrar zapatos por este motivo, porque, ya sea por sobrepeso o simple fisiología, pueden tener una talla de pie de un 37 pero un contorno de un 40, y esto había que cubrirlo también", completa.

Botines Sin igual shoes.

Y todo esto se materializó en Brico Shoes, la primera marca patentada por el empresario y la que le "ha enseñado todo lo que necesitaba saber para poder fundar una firma tan innovadora".

Antes de los proyectos del ilicitano, en el mercado existían dos empresas online que ofrecían la opción de personalizar el calzado, pero a un nivel muy alejado. "Tienen paletas lisas, un tipo de modelo concreto y, cuando el cliente realiza el diseño, le muestran fotografías superpuestas de 3D, no son naturales. Te dejan customizar desde lo que ellos tienen, no desde lo que quiere el cliente", señala. Y es que, a diferencia de las otras, desde Sin igual shoes el usuario, además de poder elegir entre cuatro tipos diferentes de calzado –salón, botín, francesita y destalonado– y sus muchos diseños, puede incluir la imagen que desee como estampado, y el resultado final se muestra con una foto real, no con photoshop o imagen 3D. "Una realidad que no estaba en el mercado", asegura.

Zapatos destalonados Sin igual shoes.

Así las cosas, el precio de estos zapatos podría ser lo que más miedo diera del asunto. Pero no. El PVP medio ronda los 75 euros, un precio muy competitivo que, a todas luces, sorprende por las características del producto. A esto, Rico declara que "llevar tantos años en este sector, sirve para cosas como ésta". Y es que, la maquinaría que utilizan para llevar a cabo los modelos, es la misma que se usaba para los estampados de otros productos más concretos, como sellos o bolsillos, pero nunca se había usado para este fin.

Como parte importante de esta historia, el fundador destaca el éxito que han cosechado en tan solo unas semanas, y que quieren, por encima de todo, "no definirse como zapateros". Y es que, el objetivo de la marca es entrar, poco a poco, en el sector de la moda. "Hemos empezado por los zapatos porque es lo que conocemos, pero queremos terminar customizando todo: bolsos, ropa y complementos". Y ya han realizado las primeras alianzas con empresas de moda.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.