225250

Inma de Benito: "Mallorca tendrá este año una temporada turística de seis meses"

Turismo y Viajes / Mari Cruz Marina.
30/08/2013 - 15:03
Más noticias sobre:

La demanda turística nacional ha caído un 20% este verano en Mallorca, pese a lo cual la isla podrá alargar la temporada hasta los seis meses gracias al fuerte impulso del turismo extranjero. A pesar de los pesares, el sector atraviesa "un momento dulce", reconoce la gerente de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca, Inma de Benito, quien asegura que parte del éxito está en que las cosas "se están haciendo bien".

Con septiembre en puertas, ¿cuál es el balance inicial de esta temporada de verano en Mallorca?

La temporada está siendo buena en términos de ocupación hotelera e ingresos. Podemos afirmar incluso que algo mejor que el verano de 2012. No obstante, el incremento de la presión fiscal hace que los resultados empresariales no sean tan buenos como correspondería. Es la primera temporada alta con el IVA al 10% y los empresarios se han visto obligados a asumir esta subida en sus márgenes en lugar de repercutirla en los precios. La consecuencia es que no será posible trasladar como sería deseable la mejora de los ingresos en inversiones, renovación de instalaciones, etc.

Las tensiones políticas en Egipto han beneficiado al turismo español y especialmente a Baleares. ¿En qué medida se podrá alargar la temporada?

Somos optimistas en cuanto a que la temporada turística se podrá alargar dos o tres semanas. No creemos que llegue a un mes, pero en cualquier caso, si en 2012 tuvimos un promedio de 5,5 meses de temporada -el más bajo de los últimos años-, en 2013 esperamos alcanzar una temporada turística de 6 meses.

El buen comportamiento de la demanda extranjera está, sobre todo, ligado a estos problemas geopolíticos de países competidores, pero también es cierto que estamos haciendo las cosas bien y eso da sus resultados. Ahí están el esfuerzo inversor para mejorar la oferta, la tematización para añadir valor al producto hotelero...

¿Cuál está siendo el comportamiento de la demanda española?

La demanda nacional se está comportando realmente mal este verano, ha bajado entre un 20% y un 22%. Sólo gracias a una capacidad relativamente rápida de adaptar el mix de nacionalidades que visitan Mallorca hemos podido capear la situación y poder estar hablando de una buena temporada turística. Nuestros dos principales mercados emisores, británicos y alemanes, se han comportado muy bien. El turismo inglés ha crecido casi un 10% y el alemán un 7%. Asimismo, también se ha incrementado en julio y agosto la demanda del turismo francés. Las llegadas de turistas escandinavos han subido casi un 15% y las de turistas rusos un 35%.

¿Qué porcentajes ha alcanzado la ocupación hotelera?

Hemos superado el 90%. La ocupación turística llegó al 95% en julio y ha estado en torno al 92% en agosto. Las previsiones de cara al mes de septiembre apuntan una ocupación del 77%. El balance es que el conjunto del verano se cerrará con una ocupación superior al 80% en Mallorca.

¿Cómo afectará esta buena coyuntura turística a la negociación de la próxima temporada con los turoperadores? Parece el momento de subir precios...

El momento actual, comercialmente hablando, es dulce. Más allá de eso, la FEHM no hace recomendaciones sobre cómo negociar o sobre precios. Mallorca es un destino bien posicionado y que se percibe como un destino seguro. La seguridad es un factor fundamental a la hora de elegir dónde viajar y hay que pensar que ese buen posicionamiento de Mallorca tendrá una repercusión positiva en la contratación turística de los turoperadores.

¿Qué supone en estos momentos la turoperación para la isla?

Entre el 85% y el 90% del negocio turístico está intermediado. El peso de la venta directa es bajo.

Con una temporada turística tan abiertamente buena, los márgenes empresariales necesariamente habrán mejorado...

Es cierto que habrá un incremento de la rentabilidad empresarial, aunque insisto que contrarrestado por la fuerte presión fiscal. La mejora se va a reflejar en los 200 millones de euros de inversiones que el sector desembolsará entre 2013 y 2014. Un nivel de inversión superior al del pasado anterior, que fue de 150 millones de euros.

Hay que destacar que entramos en el segundo año en vigor de la Ley de Turismo y que este marco normativo ha generado un escenario más favorable para impulsar las inversiones y una mayor generosidad hacia la diversificación de la oferta... aunque persisten dificultades burocráticas, por ejemplo en la gestión de licencias con la Administración local, y desde la FEHM intentamos avanzar en esto.

Décadas de desarrollo turístico han dejado obsoleta una parte de la oferta de Mallorca. ¿Cuánto supondría una reconversión de envergadura?

La oferta turística de Mallorca supera las 220.000 plazas. El volumen de inversiones que sería necesario para actualizar la parte que se ha ido quedando obsoleta sería realmente muy elevado. El sector está acometiendo su renovación de forma fraccionada y se ha topado con el problema añadido de la dificultad en el acceso a la financiación y con las trabas burocráticas. Nos preocupa la regeneración integral de las zonas turísticas. No sólo es importante que haya inversión privada y que los establecimientos hoteleros se renueven; también es esencial que cuando el turista salga a la calle encuentre un destino en buen estado, con servicios de calidad, pero las inversiones públicas están paralizadas. Nos gustaría que esa presión fiscal tan elevada que soportamos contribuyera, por lo menos, a mejorar la regeneración de las zonas turísticas que lo necesitan y que haya mecanismos de transparencia que permitan constatarlo.

La FEHM se ha opuesto a la polémica la intención del Gobierno autonómico de aprobar el alquiler turístico de viviendas residenciales. ¿Cuál es la situación ahora?

La Consellería ha decidido no tocar la ley del alquiler turístico y que las cosas se queden como están. Somos una de las Comunidades Autónomas donde el alquiler turístico está regulado y hay un registro donde estas viviendas se deben inscribir, pero lo que se había anunciado suponía legalizar algo que era y es ilegal. Hubiera supuesto una desregulación del producto turístico, con todo lo que eso implicaría de menoscabo de garantías para el cliente. Nos preocupaba que se desarrollara una bolsa de suelo residencial. Pero, más que oponernos, lo que hicimos fue trasladar la reflexión de que esta medida supondría triplicar la oferta turística y pondría en peligro la viabilidad del modelo económico y turístico en Baleares.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias



Comentarios 0






El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 115,99 -1,39 -1,18%
FRA 35,47 -0,12 -0,33%
ITA 145,45 -0,51 -0,35%
GRE 478,14 +6,11 +1,29%
POR 159,02 -3,17 -1,96%

Ecotrader



Evasión

El Málaga Port, un hotel del futuro

El Málaga Port, un hotel del futuro



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens