Así funciona el Open Data: el motor de la Smart City y un reto para la ciberseguridad

27/01/2017 - 14:32

Cada vez que utilizas una aplicación como Waze o Google Maps para saber cuál es la ruta con menos tráfico para llegar al trabajo, utilizas Open Data para encontrar el camino más rápido. Lo que hacen estas aplicaciones es monitorizar la velocidad a la que va cada uno de los dispositivos que la están usando y sacar conclusiones. Es decir, si hay muchos móviles con Waze encendido en un mismo punto y todos van despacio, es que hay atasco.

MADRID, 27 (Portaltic/EP)

El Open Data va mucho más allá de predecir el tráfico y tiene millones de formas de utilizarse para hacer que la vida sea más fácil para todos. Sin ir más lejos, Barack Obama se sirvió del Open Data que extraía de Twitter y Facebook para modular sus discursos durante los períodos electorales.

Si, por ejemplo, veía que días antes de dar un discurso en la ciudad de Milwaukee la mayoría de la conversación social se centraba sobre algo que no estaba planteado para su mitin, simplemente lo añadía a su discurso y, de este modo, ofrecía soluciones concretas a aquello que necesitaban sus potenciales votantes.

Las ciudades son grandes generadoras de datos abiertos, que se obtienen a través de todos los sensores conectados al Internet de las Cosas. Ayuntamientos como el de Madrid, por poner otro ejemplo, promueven el acceso a los datos del Gobierno municipal para impulsar el desarrollo de herramientas creativas que mejoren la calidad de vida de sus ciudadanos.

De este modo, si se monitoriza correctamente los sensores que tiene el consistorio por la ciudad y se contrastan los datos con otros que ofrezca Google o Facebook sobre cuánta gente hay en un determinado lugar, se podrían reforzar los servicios de transporte público, ir previendo el aumento de barrenderos en la zona o, si se trata de un evento deportivo, saber cuándo aumentar las dotaciones de policía para evitar posibles altercados entre hinchas.

EL FUTURO DE IOT

El Internet de las Cosas seguirá creciendo exponencialmente en los próximos años. En poco tiempo todos llevaremos encima más de cinco dispositivos conectados al Internet de las Cosas que enviarán información sensible sobre nuestras vidas.

Por estas razones, es importante tener en cuenta los niveles de permisos que otorgamos a las aplicaciones que descargamos en el móvil y de la privacidad de la información que compartimos en nuestras redes sociales.

En el caso de que se infectase de 'malware' alguno de nuestros dispositivos y no nos diéramos cuenta, las consecuencias podrían ser muy negativas. Aun así, contamos con medidas de seguridad que hacen que nuestros dispositivos sean más difíciles de infectar y, en caso de que eso ocurra, hay medidas con las que mitigar sus consecuencias.


PUBLICIDAD



Otras noticias

Contenido patrocinado





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 121,24 -0,94 -0,77%
FRA 42,70 -0,45 -1,03%
ITA 176,97 +1,23 +0,70%
GRE 563,72 -4,73 -0,83%
POR 281,35 -1,78 -0,63%

Ecotrader



Evasión

El queso de los 1.260 euros

El queso de los 1.260 euros



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens