Una pyme de 25 trabajadores se puede internacionalizar

Josu Ugarte, presidente de Mondragon Internacional

'Una pyme a partir de 20 ó 25 trabajadores puede internacionalizarse', entendiendo por tal implantarse productivamente en el exterior, 'pero tiene que tener ayuda' para hacerlo con éxito. Pero esa ayuda no tiene por qué ser entendida sólo como respaldo público, sino también como una actitud proactiva de las empresas para buscar alianzas o para llegar a acuerdos con otras compañías españolas que ya estén implantadas fuera.

Esta fue una de las principales conclusiones que desgranó Josu Ugarte, presidente de Mondragon Internacional, en su conferencia en Deusto Business Alumni, con motivo de la presentación de su libro 'España está en crisis. El mundo no', en el que trata de hacer su aportación para que las empresas, todas, incluidas las pymes, sean conscientes de que pueden salir adelante aprovechando las ventajas de la globalización.

Ugarte recalca que en España 'la demanda interna no se recuperará' y que lo que denominamos crisis 'va a durar mucho, muchos años' y que 'no podemos esperar a que las cosas cambien, tenemos que hacer algo'. Y eso algo pasa por producir en el exterior, preferentemente para conservar nuestro propio mercado y para poder entrar en las zonas del mundo donde más se va a consumir.

Contrariamente a lo que se suele creer, su experiencia le ha demostrado que 'es más fácil conseguir resultados en los países emergentes que en los maduros'. Además afirma que una implantación productiva en el exterior exitosa acaba generando más actividad, empleo y exportaciones en la propia casa matriz.

Ugarte es consciente de que implantarse productivamente en el exterior es muy difícil para una pyme, no sólo por coste, sino por las cuestiones administrativas del país de destino, de ahí que recomiende no ir sólo. Para empresas que no tengan dimensión propone dos alternativas, tratar de implantarse en polígonos industriales de empresas españolas en la zona (véase los polígonos como los que tiene Mondragón en China o India) o llegar a un acuerdo con una empresa española ya instalada en otro país para alquilarle una parte de su pabellón.

Según sus cálculos, una iniciativa productiva en otro país empieza a generar recursos positivos al tercer año de funcionamiento.

La guerra por la industria

El presidente de Mondragon Internacional considera que el mundo vive una especie de 'guerra', una guerra silente para atraer la producción industrial (asociada a la industria va el desarrollo tecnológico, la generación de actividad, riqueza y empleo), en la que Asia está haciendo que cambie el centro económico del mundo, que ya no es lo que llamamos Occidente.

Insiste en que Asia o más concretamente China no está dispuesta a perpetuarse como el país de productos de bajo coste, al contrario su avance tecnológico ya es imparable. Poco a poco las marcas chinas se convertirán en las marcas líderes en Europa.

Para muestra recordó el caso de Corea, como hace años cuando Samsung empezó a hacer electrodomésticos en Europa se pensaba que eran muy malos, pero ahora ya es la primera multinacional mundial y sus productos son percibidos por el mercado como los de alta tecnología. Lo mismo ha pasado con los coches japoneses.

A partir de aquí Ugarte hizo otra propuesta a las pymes: que no abandonen los 'productos de primer precio', los de poco valor añadido. Recomienda que se mantengan, pero que su producción se traslade a países de bajos costes. Sino, serán las empresas de los países en desarrollo las que los produzcan, se meterán en la cadena de proveedores de nuestros clientes y poco a poco lograrán tener más tecnología y captando pedidos de más valor.

Hacen falta personas multiculturales

Ugarte ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en el exterior, desde Asia, Europa o Afríca. Para hacer frente a la globalización afirma que las empresas necesitan personas 'multiculturales', dispuestas a viajar, a comprender y respetar las otras culturas y sobre todo con 'humildad' para aprender a conocerlas. Sabe que sus hijos se irán a trabajar al extranjero (como hizo él) y piensa que 'eso es bueno' y también que 'no sólo en Euskadi se come muy bien'.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias

Antonio Muñoz
A Favor
En Contra

Como Economista y consultor de empresas mantengo desde hace mucho tiempo una gran admiracion por el quehacer de esta Empresa y desde nuestra humilde posicion no solo compartimos todo lo pronunciado por Josu si no que hacemos todo lo posible para que suspalabras se lleven a efecto.

saludos cordiales

Puntuación 0
#1