El conductualismo y cataluña


Para un observador racional, más si es un economista, la evolución política en Cataluña resulta muy difícil de entender. ¿Cómo es posible que un pueblo culto, abierto al mundo y para el que los aspectos empresariales y económicos siempre hemos dado por sentado que eran muy importantes, pudiera olvidarse de todo esto al votar casi un 50% el pasado diciembre por opciones independentistas?

Es un hecho que muchas empresas han trasladado su sede social fuera de Cataluña, y entre ellas se encuentran algunas muy importantes y otras que, sin serlo tanto, tienen una larga tradición y enraizamiento en la sociedad catalana. También es un hecho que hay peligro de que se deslocalicen actividades productivas, algunas muy importantes.

El turismo o la "marca Barcelona" también se han visto perjudicados... Todo esto va a tener consecuencias económicas en el corto, medio y largo plazo, consecuencias muy mayoritariamente negativas para la economía y la ciudadanía catalanas. ¿No importa esto a la mitad de los catalanes? Todavía peor si suponemos que dentro de esa mitad se incluye una parte notable de la tan citada burguesía catalana.

Por otro lado, las posibilidades reales de una independencia yo creo que son bastante limitadas, y de producirse parece que conllevaría, al menos de momento, la salida de la Unión Europea. ¿Es razonable combatir con tanto ardor por un objetivo que en el improbable caso de conseguirse dejaría a Cataluña fuera de España y de Europa, donde están muchos de sus referentes culturales y de sus relaciones económicas?

Pero este tipo de hechos, que probablemente producen perplejidad en muchos españoles y europeos, para nada son nuevos, y la historia está plagada de actuaciones parecidas, en las que, al menos aparentemente, mucha gente no está actuando racionalmente. Desde la Ilustración, en el siglo XVIII, hemos tendido a poner a la razón como guía fundamental; tal vez nos hemos olvidado de otras cosas.

El premio Nobel de economía del año 2017 se le ha concedido a Richard Thaler, un investigador económico que ha destacado en las denominadas finanzas de la conducta o finanzas conductuales (behavioral finance). Esta rama de la economía estudia, por ejemplo, la influencia de las emociones o de los sentimientos a la hora de tomar decisiones en Bolsa, y hoy en día representa un campo prometedor en la investigación financiera: ¿por qué se producen las burbujas, y durante un tiempo parece que todos nos hemos vuelto locos y compramos y compramos productos sobrevalorados?, ¿por qué hay empresas cuyo valor en Bolsa se separa de su valor intrínseco? o ¿por qué nuestras antiguas cajas de ahorros hicieron una expansión territorial que en muchos casos era difícil de justificar económicamente?... Este tipo de actuaciones pueden tener que ver con modas, con efectos imitación, incluso con manías; perfectamente puede haber detrás de ellas emociones y sentimientos que fácilmente calificamos de no racionales. Richard Thaler se ha interesado por diferentes "anomalías", que en el campo financiero se refieren en general a cuando los precios no se ajustan a lo que racionalmente, bajo ciertos supuestos, debería ocurrir. Esto puede tratar de explicarse con el conductualismo: los economistas nos acercamos a los psicólogos.

El interés de la economía por la psicología tiene una amplia tradición, y podríamos recordar, por ejemplo, a Keynes que ya trata de estos temas en su Teoría General. Podemos citar también a tres premios Nobel de Economía como Herbert Simon, Maurice Allais y Daniel Kahneman (este último un psicólogo cognitivo), que han estudiado cómo, en ocasiones, los agentes no se comportan según lo que tradicionalmente hemos entendido como racionalidad.

Si los individuos en sus decisiones económicas personales o cuando actúan en nombre de su empresa o de sus clientes no son perfectamente racionales, al menos según el concepto clásico de racionalidad, y se dejan llevar, por ejemplo, por sus emociones y sentimientos, ¿por qué nos extraña tanto que también hagan algo así en sus decisiones políticas? Yo creo que la identidad, la pertenencia, el agravio o el rechazo (reales o imaginados), el afecto... son sentimientos muy fuertes que condicionan o incluso guían las actuaciones humanas.

Y no olvidemos que, además, son sentimientos fácilmente manipulables si se maneja con habilidad la comunicación: la historia reciente está llena de ejemplos.

Los seres humanos no somos máquinas frías que procesan objetivamente la información y optimizan sus decisiones, afortunadamente somos más complejos y nos dejamos guiar por otros impulsos. Pensemos en ello y actuemos en consecuencia cuando hablemos de Cataluña.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 4

#1
10-01-2018 / 21:05
galego
Puntuación -10

Pienso que los catalanes tienen todo el derecho del mundo a decidir su futuro y mucho mas al estar en un territorio donde la corrupcion, ..........

#2
11-01-2018 / 08:59
-
Puntuación 3

¿Quizás porque los valores, que la sociedad define como racionales, dejan de ser tan imprescindibles y poderosos, como para dejar de luchar por ellos, y afloran los valores de subconsciente que se han tratado de borrar desde los intereses del sistema capitalista?

#3
11-01-2018 / 11:25
Puntuación 0

La explicación del resultado electoral en Cataluña es sencilla, la mitad de los votantes decide el voto con el corazón (sentimiento independentista fácil de manipular) la otra mitad usa el cerebro, así se explica un resultado tan irracional

Olvidemos Cataluña, en pocos años será una región pobre y misera

#4
11-01-2018 / 14:33
Algo que decir
Puntuación 3

En Cataluña hay al menos 2 millones de personas en esta situación...Es como para desesperarse...

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El Flash del mercado








El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 90,52 -3,51 -3,73%
FRA 27,49 -0,12 -0,45%
ITA 140,88 -2,93 -2,04%
GRE 320,49 -0,19 -0,06%
POR 144,28 -2,90 -1,97%

Ecotrader



Evasión

El mapa de los whiskies más caros

El mapa de los whiskies más caros



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens