Max Aub y el Ayuntamiento de Madrid

8:17 - 15/03/2017
Más noticias sobre:
Mural con un retrato de Max Aub. Foto: Archivo.
En profundidad

Ahora que el "inquieto" Ayuntamiento de Madrid ha intentado quitar el nombre de Max Aub a una de sus salas teatrales, creo pertinente recordar brevemente al autor socialista. Un autor que se negó a vivir a golpe de consigna, aunque ello le costó muchos disgustos.

Las novelas que componen el Laberinto mágico demuestran que Max Aub se propuso trasladar en su obra al lector la emoción de lo ya vivido. Privado por el franquismo de su público natural, es decir, del lector español, tuvo que pelear en dos frentes. Contra Franco y su censura y contra quienes, desde el estalinismo, pretendían marcarle el camino.

Es más, su actitud crítica hacia los comunistas le trajo no pocos desencuentros y distancias con personas, exiliadas como él, a las que había querido mucho y a las que siguió queriendo a pesar de todos los pesares. Sus diarios están plagados de referencias y reflexiones a este respecto.

Crítico con la política norteamericana de la época, nunca quiso oír los cantos de sirena, por ejemplo, de las agencias culturales convenientemente engrasadas por el Departamento de Estado, y se encontró entre la espada y la pared. Pero no se trataba tan solo de su difícil posición política, el asunto tenía también que ver con su oficio, con su propia vida de escritor.

Así, dirigiéndose a los comunistas, escribió: "Ahí está la obra política de vuestros escritores. ¿Qué vale? Bien poco... Los grandes cantos civiles de nuestro mundo no fueron escritos por consigna ni son consecuencia de limaduras de comités, centrales o no. Ahí reside, a mi juicio, una de las grandes equivocaciones de la política comunista".

"La imposibilidad de entenderse con los comunistas reside en que, para ellos, todo es política; es decir, movible, inseguro, sujeto a rectificación si viene al caso. No les importa más que el poder. Muy poco lo demás", sostenía. ¿No será por eso por lo que han querido quitar el nombre de Max Aub a la sala?


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 2

#1
15-03-2017 / 10:31
Raul
Puntuación -3

Es el artículo con menos interés que he leído en mi vida.

#2
15-03-2017 / 13:24
hordas
Puntuación 8

Muy propio de las hordas comunistas cambiar el nombre de las salas teatrales, pasará este episodio a la historia como uno de los sucesos más tristes y deplorables del devenir humano.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.




El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 128,32 -0,33 -0,25%
FRA 56,33 -0,87 -1,52%
ITA 177,42 -2,13 -1,19%
GRE 673,13 -12,84 -1,87%
POR 366,84 -0,65 -0,18%

Ecotrader



Evasión

El Airbnb de las embarcaciones

El Airbnb de las embarcaciones



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens