El consumo de energía en la vivienda: la solución está en nuestras manos

10:22 - 11/07/2016

Hasta hace bien poco no se contaba con la más mínima orientación sobre el consumo energético de las viviendas que alquilábamos o comprábamos. De hecho, hasta 2013, éramos capaces de comprar viviendas, la mayor inversión que muchas personas realizarán a lo largo de su vida, sin tener información alguna sobre su comportamiento energético. Sin embargo nos cuesta preguntarnos, ¿quién compraría un coche sin conocer su consumo?

Probablemente nadie, y eso a pesar de que supone una inversión inferior y se trata de un bien que tiene una vida útil mucho menor que la vivienda, que además, en muchos casos, no es estrictamente necesario tener.

La cuestión es que la información sobre los consumos de los turismos se reguló en España hace 14 años, mediante una normativa que nació "como una de las medidas para conseguir los objetivos establecidos en el Protocolo de Kioto y con objeto de reducir las emisiones de CO2 y potenciar el ahorro de energía, con la finalidad de aportar una información precisa, pertinente y comparable sobre el consumo de combustible y emisiones CO2 que influya en la decisión del consumidor, impulsando de este modo a los fabricantes a reducir el consumo?"

Quizás el hecho de que el decreto de los coches llegara 11 años antes que el de los edificios, haya conseguido que las marcas de coches lleven años compitiendo e innovando para aumentar su eficiencia en consumos y emisiones de CO2. Con toda seguridad también sea responsable de que el consumidor conozca, casi a la perfección, el consumo de su coche, lamentablemente no tanto sus emisiones de CO2, si bien éstas puede ser un factor determinante para superar las revisiones periódicas (ITV). Y a su vez el sector camina hacia un escenario más limpio y eficiente que satisfaga al consumidor y beneficie al planeta y a la lucha contra el cambio climático.

Sin embargo, ¿hacia qué escenario caminan nuestros edificios? Los edificios del futuro inmediato serán NZEB (nearly zero energy building) o edificios de consumo de energía casi nulo con una muy baja demanda de energía y en los que tomen un mayor protagonismo las energías renovables. Pero la meta no está cercana y aún tendremos que esperar unos años para asistir a esta "transición".

Por seguir con el símil con los coches, en el sector de los edificios estaríamos con la mayor parte de nosotros viviendo en viviendas con niveles de consumo de combustible y de emisiones de CO2 de hace 30 o 50 años, que nunca han pasado la ITV; pero los edificios del futuro consumirán muy poco y serán más limpios, aunque todavía no sabemos cómo serán ni en qué nos beneficiarán. Los profesionales del sector saben dónde estamos y a dónde tenemos que llegar pero el consumidor y el ciudadano, desconocen qué son, qué ventajas tienen y, por tanto, no los demandan.

La regulación no genera incentivos

Tampoco la regulación normativa o los programas de ayudas han conseguido generar incentivos para crear un mercado de viviendas más eficientes. Pero lo más paradójico de todo es que en los edificios, en las casas, las personas viven, duermen, comen y pasan muchas horas de su vida. Y es que detrás de los beneficios de ahorro energético y económico que puede tener un edificio más eficiente se encuentra la principal ventaja, que es intangible, y es la protección de las personas al vivir en un edificio confortable y con unas condiciones adecuadas para la salud de sus usuarios, lo que sin duda redundará en una mayor calidad de vida.

La Fundación La Casa que Ahorra seguirá con su labor de concienciación y sensibilización para lograr que los propietarios conozcan y demanden edificios más eficientes y puedan decir convencidos, "me quedo con esta casa, que consume menos energía? y me ofrece mayor calidad de vida". Tenemos a nuestro alcance la construcción de un futuro sostenible. La solución está en nuestras manos


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 4

#1
11-07-2016 / 11:59
Un sacacuartos
Puntuación 18

El certificado energético es un timo: compro un piso y me dan un certificado que pone que el rendimiento de la caldera es del 56%, con lo que me corresponde una G.

Como el piso es para alquilar otro certificador me dice que si me lo hace me pone un 72% de rendimiento y ahí ya cambia a E.

Yo pregunto: ¿pero las de bajo NOx no dan más del 90% y las de condesanción casi el 110%? Y me dice que todo eso es mentira. Pero al final me dice que puede poner un 82% de rendimiento y el piso consigue llegar raspado a la letra C.

Pero si el piso es el mismo, la caldera la misma, ¿en qué quedamos? ¿G o C?

Al final lo he alquilado a uno que le sudaba los huevos lo que pusiera en el papel. ¡Y hace muy bien!

#2
11-07-2016 / 12:03
Un sacacuartos
Puntuación 19

Y lo de las bombas de calor son ya la repera. Compras una A++ con un SCOP de 4,60 y te dice el certificador que su rendimiento no llega ni al 100% y que te llevas una G sí o sí, porque los que han confeccionado el programa para hacer los certificados están en contra de usar electricidad y bonifican gas y sobre todo pellets.

#3
11-07-2016 / 12:39
Parchadas
Puntuación 12

Jamás (y cuando digo jamás es jamás) he visto a nadie elegir vivienda por la chorrada energética. Se elige por precio, ubicación, luz, cuartos, dimensiones, etc. Pero jamás por clasificación energética. Y es lógico. El mayor consumo va a venir por la nevera (no incluido en el certificado), la lavadora (no incluido) o los fogones (tampoco incluido). Lo del certificado energético no es más que la clásica demagogia de los ecolonazis talibaneros de Bruselas que no tienen nada mejor que hacer que obligarnos cada día a rellenar más papeles.

Es como lo de los coches ¿a quién le importa el CO2? Si nos fijamos en ese indicador es meramente porque la administración lo encuentra objeto de impuestos. Pero como todos sabemos el CO2 no contamina y el factor esencial para un coche es el consumo, y no las demagogias de Kioto.

#4
11-07-2016 / 16:24
Puntuación 3

Nos guste o no, a día de hoy tenemos en cuenta muchos otros factores para elegir una casa antes de su eficiencia energética. Por muy importante que esta sea. Por ello, necesitamos concienciación.






El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 119,56 -1,39 -1,15%
FRA 40,98 -0,51 -1,22%
ITA 164,98 -3,08 -1,83%
GRE 513,58 -0,09 -0,02%
POR 196,50 +3,56 +1,84%

Ecotrader



Evasión

Así creó EEUU la comida japonesa

Así creó EEUU la comida japonesa



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens