Agua y medioambiente

El agua acapara el 57% de la estrategia de economía circular

  • Se llevará 478,2 millones de los 836,7 millones comprometidos
Foto: Pixabay

El agua es el gran protagonista de la Estrategia Española de Economía Circular para el periodo 2018-2020 y sobre todo de su presupuesto. A pesar de no tratarse de uno de los cinco sectores identificados como prioritarios en el borrador que está siendo sometido a información pública, es el área que se lleva la mayor dotación presupuestaria. En concreto, el 57,15% de la inversión que se prevé en el plan de acción de economía circular iría destinado a la reutilización de agua. En total, el presupuesto asciende a los 836,7 millones de euros, de los cuales 478,2 millones irían a parar a actuaciones para contar con más recursos hídricos. Sin embargo, esta cifra no supondrá nueva inversión, sino que ya está contemplada en los distintos planes hidrológicos de las cuencas. | Más noticias en la revista digital gratuita elEconomista Agua y medio ambiente.

Las medidas incluidas en el eje de reutilización del agua se centran en el ajuste normativo para la promoción de la reutilización de aguas residuales regeneradas; la elaboración de una guía con vistas a la implementación del instrumento regulador en el ámbito europeo, el apoyo a proyectos de regadíos con aguas residuales; el fomento de trabajos de investigación para establecer los criterios mínimos exigibles de calidad de las aguas reutilizadas, y las actuaciones incluidas en los planes hidrológicos de cuencas. De todas ellas, solo esta última cuenta con dotación presupuestaria.

"El desglose presupuestario contenido en el documento es, quizás, el elemento más criticable, ya que parece deducirse un exceso de voluntarismo, tanto administrativo como inversor, aparentemente poco realista y que, en el desarrollo de la misma, podría actuar de freno a la implantación de la estrategia", indica Fernando Morcillo, presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento(Aeas). Sin embargo, es una de las pocas críticas que está recibiendo el borrador de la Estrategia Española de Economía Circular -no así peticiones de profundizar o de incluir más aspectos-. "Es un buen documento que hay que trasladar a la acción", observan desde Signus Ecovalor.

El documento ha sido coordinado por los Ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y por el de Economía, Industria y Competitividad, pero participan otros siete departamentos ministeriales. De hecho, esta implicación "de todos los Ministerios afectados y con diversos niveles" es uno de los aspectos que más valoran en Ecoembes, según explica su consejero delegado, Óscar Martín.

Acciones de vigilancia y control

El agua no está incluida entre los sectores clave en la Estrategia Española de Economía Circular, a pesar de la importancia que se le da en la dotación presupuestaria. El borrador ha establecido cinco sectores prioritarios: construcción, agroalimentación, industria, bienes de consumo y turismo.

Dentro de estos, las medidas contempladas en el plan de acción 2018-2020 se organizan en cinco líneas, entre las que ya sí que se señala la reutilización del agua. Las otras cuatro son producción, con una inversión prevista de 31,7 millones; consumo, 20,1 millones; gestión de residuos, con 28,4 millones; materias primas secundarias, 997.362 euros; investigación, innovación y competitividad, 241 millones; sensibilización y participación, 553.883 euros, y empleo y formación, 35,6 millones. "La economía circular no es una estrategia únicamente para los residuos, sino que está vinculada a muchas otras políticas y normativas, por lo que se deben revisar y alinear las políticas sobre materias primas y sostenibilidad", advierte Carlos Reinoso, director general de la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Carbón (Aspapel).

Uno de los aspectos que más llama la atención del borrador es el reconocimiento de economía y medio ambiente como dos realidades interdependientes. Sin embargo, la gestión de los residuos es uno de los platos fuertes de esta Estrategia de Economía Circular. Si bien, desde distintos ámbitos del sector, valoran positivamente acciones "de vigilancia y control", como explica José Pérez, consejero delegado de Recyclia, también se pide que se profundice más. "Nos parece imprescindible abogar por la Responsabilidad Ampliada del Productor como modelo de referencia, tal y como ha hecho la UE en las Directivas sobre gestión de los diferentes flujos de residuos, además de la clara identificación de las responsabilidades de cada uno de los actores de la cada". Óscar Martín, de Ecoembes, también cree que "la estrategia podría ir incluso más allá e incorporar políticas como la recogida selectiva de envases obligatoria tanto en el hogar como fuera, una mayor transparencia en la información que se da sobre el coste de la gestión o la apuesta por la responsabilidad ampliada del productor como modelo de referencia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado