Ecomotor

Prueba del Volkswagen Arteon TDI 240 CV DSG 4Motion: una berlina realmente apetecible

Jorge Arenas23/02/2018 - 10:424 comentarios

El Volkswagen Arteon es una berlina de cinco puertas derivada del Volkswagen Passat. Misma plataforma para un coche de aspiraciones ligeramente distintas, ya que su estética va dirigida a un tipo de cliente más preocupado por la imagen que por por otros argumentos prácticos. En realidad, el Arteon es sucesor del extinto Passat CC (denominado simplemente CC en su última etapa), modelo con el comparte ese aire coupé tan característico con una marcada caída del techo en su parte posterior.

El protagonista de esta prueba es casi 10 centímetros más largo que un Passat normal, pero esto no quiere decir que sea más amplio en su interior. De hecho, es más bien lo contrario. Si bien las cotas de anchura para los hombros y la distancia longitudinal para las piernas en la fila trasera se mantienen inalteradas, la altura al techo sí se ve mermada -ligeramente-, igual que el maletero, que pierde algo de volumen por 'culpa' de esa estilización de la carrocería en su zaga.

Pero todo esto es muy salvable, ya que todas las plazas siguen ofreciendo buenos niveles de espacio y el maletero pasa de 586 a 563 litros, una capacidad muy parecida y notable en términos objetivos. Las formas interiores de la zona de carga hacen que sea fácil acomodar cualquier tipo de carga y la boca de carga que deja el portón facilita la entrada de objetos, por voluminosos que sean.

Así que podemos concluir que a pesar de su elegante traje de berlina coupé, el VW Arteon es un coche amplio y versátil. Un pelín menos que el Passat, pero sigue siéndolo en grandes dosis. No hay excusa posible, entonces, para descartarlo por ser un coche poco práctico, porque ese argumento se alejaría bastante de la realidad.

El interior recuerda en gran medida al de otros modelos de la marca y lo cierto es que se echa de menos algo más de originalidad. Todo es muy correcto, desde el diseño, hasta la ergonomía o la dotación de equipamiento y tecnológica, pasando por la calidad percibida de los materiales que quedan a la vista. Pero es que es tan llamativo por fuera, que invita a pensar que en el habitáculo nos vamos a encontrar algo un paso más allá de la simple corrección.

Quizá ese aire inconfundiblemente generalista choque con la propuesta de vestimenta exterior, que parece haber sido más trabajada. Por ejemplo, detalles como el Head Up display que proyecta la información en una pantalla plástica sobre el tablero de instrumentos llama bastante la atención, ya que este tipo de soluciones son más propias de coches de menos precio. Tomando como referencia los más de 50.000 euros que cuesta el Arteon que tenemos entre manos, parecería más acorde un sistema de proyección de datos en el parabrisas, como el que suelen montar coches de su nivel.

En cualquier caso, como decía, todo lo que ven los ojos y tocan las manos es más que correcto y ciertos elementos como la gran pantalla táctil de la consola o la instrumentación digital (de serie en esta versión) le dan un aire moderno y muy a la altura de las circunstancias. La insonorización del habitáculo es otro de sus puntos fuertes y permite viajar a cuatro adultos -o cinco si se da el caso- con total silencio y comodidad.

Y hablando de comodidad, es momento de sacar a relucir las cualidades dinámicas del Arteon, que son realmente buenas. Enlazando con esa idea de deportividad que transmiten sus formas exteriores, la puesta a punto de chasis hace lo propio y regala al conductor un tacto sorprendentemente firme y aplomado, que nunca a llega a ser incómodo. Comparado con un Passat, podríamos decir que está un punto por encima en agilidad, y como complemento, el sistema de amortiguación adaptativa DCC (de serie en este Arteon) permite jugar hacer la conducción más o menos confortable en cada momento, según la apetencia del usuario. Solo hace falta pulsar un botón para elegir entre los modos Eco, Comfort, Normal, Sport e Individual.

Bajo el capó de nuestro Arteon se esconde el motor diésel más potente de la gama. Se trata del 2.0 TDI de 240 CV, que se asocia irremediablemente al cambio automático DSG de 7 velocidades y al sistema de tracción integral 4Motion. Esta combinación es tan explosiva como cara, pero para quien pueda permitírselo, merece la pena.

Claro que vale con cualquiera de los dos diésel de potencia inferior (150 y 190 CV), sobradamente incluso. Pero la verdad es que esa reserva de caballos bajo el pie derecho es un gustazo cuando se viaja, especialmente con el coche a plena carga. Las prestaciones son muy buenas y el consumo, aunque sube, no deja de ser adecuado a la capacidad de empuje que ofrece. La tracción total aumenta las posibilidades de uso y mejora la seguridad.

El cambio DSG, por su parte, añade comodidad a la conducción y se lleva muy bien con el motor. No es el mejor cambio automático que hay en el mercado en este momento (en su momento lo fue, pero le han pasado por la derecha otras transmisiones más modernas como la de convertidor de par Steptronic de 8 velocidades de BMW), le falla la falta de suavidad al arrancar y en las transiciones entre marchas, pero no deja de ser una estupenda opción. Y en el caso del motor diésel de 240 CV es irrenunciable.

Rápido, aplomado, cómodo, prestacional, poco sediento, amplio, práctico y con un diseño cautivador… Así es el VW Arteon 2.0 TDI 240 DSG 4Motion. Una berlina interesante que, sin embargo, se topa con un claro elemento en contra: su precio. Hay dos acabados disponibles para esta versión, y los dos se sitúan entre los 51.000 y 52.000 euros, uno más cerca de la primera cifra y otro más cerca de la segunda. ¿Y cuánto cuesta un Passat con esa misma configuración de motor, tracción y cambio? 42.775 euros es la respuesta. ¿Tanto cuesta una imagen diferenciadora con tintes de coupé? Evidentemente, el equipamiento entra en juego a la hora de subir el precio, pero no lo justifica del todo. Difícil elección.

Lo más destacable

-Diseño atractivo

-Aplomo en carretera

-Silencio a bordo

Lo mejorable

-Menos espacio interior que Passat

-Maletero algo reducido frente a Passat

-Precio elevado

Ficha técnica VW Arteon R-Line 2.0 TDI 240 DSG 4Motion

Motor: turbodiésel, 4 cil, 1.968 cc

Potencia: 240 CV a 4.000 rpm

Par motor: 400 Nm a 1.400-2.800 rpm

Consumo mixto oficial: 5,9 l/100 km

Transmisión: automática, 7 velocidades

Maletero: 563 litros

Velocidad máxima: 245 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 6,5 segundos

Precio: 51.770 euros


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias

Contenido recomendado

Comentarios

4
#1juanjovero | 25-02-2018 / 15:54
2

...tiene-motor-trucado???

#2simon templar | 25-02-2018 / 22:14
4

Tan apetecible es que no se podrá circular por el po Pari ni por ciudades alemanas ni por baleares en 2025. Vamos que sera muy apetecible para el que no viaje y viva en un pueblo. Los diesel no van a poder circular por las ciudades en pocos años.

#3alfonso | 26-02-2018 / 09:10
0

a todos os da por lo mismo , joder con los motores trucados. no es argumento contra volkswagen ya qur han pillado a mas marcas, vamos que es casi generalizado

#4Mortimor | 26-02-2018 / 09:47
-2

El problema no es tanto el que se truquen las pruebas o se desinforme sobre consumo o emisiones. Cualquier coche diésel es menos apetecible en cada segundo que pasa, ya que se acerca su prohibición muy rápido en muchos sitios. No compensa. El corto plazo es hibrido y el largo... quién sabe.


Blogs Ecomotor.es

Ver más noticias
Ver más noticias