Ecomotor

¿Por qué son tan importantes los neumáticos de invierno?

Jorge Arenas9/01/2018 - 11:251 comentario

¿A que a nadie se le ocurre salir a la calle en pleno invierno, con tiempo desapacible y temperaturas gélidas, vestido con camiseta y calzado veraniego? Evidentemente, no, porque es totalmente inadecuado. Entonces, ¿cómo nos permitimos salir a la carretera sin cambiar los 'zapatos' de nuestro coche? Esos neumáticos que tan bien funcionan en primavera y verano (siempre que estén en buenas condiciones, claro), no son capaces de dar la talla en los meses más fríos del año. Los compuestos y el propio diseño tienen una misión, y nada tienen que ver las ruedas de verano con las de invierno o las de toda temporada (all season).

Con las recientes nevadas que han caído en algunos puntos de nuestra geografía y el consiguiente caos circulatorio que se ha formado por diversos motivos, es buen momento se sacar a relucir las ventajas de los neumáticos de invierno, que, desafortunadamente, son todavía unos desconocidos en España. Lo dicen los datos: apenas un 2% de los conductores los usa en nuestro país, frente al 30% de otros países europeos.

Y en este punto muchos dirán: claro, es que en otros lugares la legislación obliga a ponerlos cuando llega el invierno. Y no les faltará razón. De hecho, esa es una de las causas que motivan tal porcentaje de ventas. Pero la pregunta que desde Ecomotor queremos lanzar al aire es: ¿hay que esperar a que alguien nos obligue a usar este tipo de neumáticos para realmente hacerlo? Las ventajas en seguridad son tantas, que, sinceramente, la respuesta debería ser un claro no.

Al contrario de lo que se suele pensar, las ruedas de invierno no son sólo grandes aliadas cuando hay nieve -que lo son, por supuesto-, sino también cuando la temperatura baja de 7 grados, cuando hay agua o cuando la superficie es resbaladiza por las causas que sea. Así que ese argumento de "es que en España no pasa como en otros países, aquí casi no nieva" deja de ser válido porque, aunque es cierto que hay zonas del país que no suelen ver el blanco elemento -otras muchas, sí-, en realidad sí ven con mayor frecuencia los termómetros caer y la lluvia acumularse sobre el asfalto.

Las ventajas de los neumáticos de invierno

Para hablar con propiedad recurrimos a Goodyear, uno de los fabricantes de neumáticos más importantes del mundo, que nos cuenta con detalle cuáles son los puntos clave de este tipo de ruedas.

- Sobre nieve y a 80 km/h, un coche con ruedas de verano tarda 112 metros en detenerse por completo. Con ruedas de invierno esa distancia se recorta en 42 metros, que pueden ser claves en una frenada de emergencia.

- Montando este tipo de gomas se evita la engorrosa tarea de poner cadenas. Adiós al frío y las complicaciones en las cunetas de las carreteras.

- No sale más caro a la larga. Los neumáticos de invierno se desgastan de manera optimizada en la época del año que les corresponde, igual que los de verano hacen lo propio en la suya. Sin embargo, si usamos unos u otros fuera de su temporada, el desgaste se acentúa. Esto quiere decir que si tenemos dos juegos de ruedas y los mantenemos como se debe cuando no están en uso, a la larga, acabarán durando más y harán un mejor papel que sí, por ejemplo, sólo usamos siempre ruedas de verano y las vamos cambiando llega el final de su vida útil. Es una cuestión matemática y de seguridad: las cuentas salen se mire por donde se mire.

- La tracción y el agarre mejoran de forma notable

- El indicador de desgaste óptimo de la banda (TOP) alerta al conductor y le permite cambiar los neumáticos con el intervalo correcto, de forma que se aseguren las mejores prestaciones


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios

1
#1andres | 09-01-2018 / 13:08
5

El neumático de invierno cumple muy bien su función con temperaturas por debajo de 7 grados, es decir la goma se vuelve "más blanda" y con sus laminillas facilita un optimo agarre en nieve, agua y temperaturas bajas, pero con temperaturas altas digamos por encima de 10 grados, el neumático va perdiendo sus propiedades "blandas" que facilitan ese agarre, transformándose en una goma dura.

El neumático de verano, funciona al revés con temperaturas altas la goma se vuelve más blanda y agarra mejor, incluso el agua lo evacúa bien, pero con nieve o temperaturas por debajo de 7 grados se vuelve un neumático duro, perdiendo agarre, pero evacuando bien el agua, en cambio al no tener laminillas y ser duro no tiene agarre y por tanto tracción en nieve. siendo recomendable el cambio cada seis meses más o menos con el coste económico que conlleva.

No obstante ya hay en el mercado neumáticos "todo tiempo" es decir que en verano el compuesto de la goma se adapta bien al calor, facilitando el agarre, y en invierno está homologado como neumático 3PMSF (Three Peak Mountain Snow Flake, verlo en el lateral del neumático), es decir no es necesario cadenas, y por el compuesto de la goma y la escultura de su dibujo con laminillas mejora el agarre y tracción con nieve, lluvia o temperaturas bajas, no siendo necesario cambiarlos cuando cambia la temperatura, es decir es un "neumático de verano homologado como neumático de invierno.

Como en España las condiciones climáticas invernales no son extremas, este neumático "todo tiempo" es el ideal, por lo menos para la mitad norte de España.

El Flash de EcoMotor
Ver todos

Ver más noticias
Ver más noticias