Status

Colección Highlife de Frederique Constant, el regreso de un icono relojero imprescindible

  • Nacida en 1999, la colección actualiza su concepto este 2020 con tres nuevos modelos
  • Todos los relojes, van provisto de un cómodo sistema de intercambiabilidad de correa
  • El globo terráqueo y su preservación medioambiental es el motivo principal que los une
Highlife Perpetual Calendar Manufacture
Madrid

Corría el año 1999, cuando la firma suiza Frederique Constant lanzaba al mercado los primeros modelos de su colección Highlife, un hito que marcaba no solo la historia de esta Manufactura sino también de la propia relojería. Aquellos primeros relojes, de hace ya más de veinte años (la recordada serie Triple Time), encarnaban el conjunto de valores que han contribuido al éxito y a la longevidad de la Casa mediante un diseño muy relojero, fiel al canon de belleza de la relojería suiza tradicional, con un elevado grado de acabados.

Además, con su particular esmero por ofrecer un precio justo y equilibrado, permitía el acceso al lujo Swiss Made al mayor número posible de personas, una causa defendida con constancia y rigor por Frederique Constant desde hace más de 30 años. Una amplia selección de referencias, de exclusivo diseño, que sedujo tanto al público masculino como femenino.

Pero las décadas, como las agujas del reloj, van pasando poco a poco y la colección Highlife regresa hoy por la puerta grande. Han sido necesarios dos años de desarrollo para dar vida a los tres modelos que toman el relevo: Highlife Perpetual Calendar Manufacture, Highlife Heart Beat y Highlife Automatic COSC.

Los tres nuevos modelos -fieles al diseño original de 1999- no sólo comparten el mismo ADN, también una misma caja de 41 mm moderna y elegante (incluso sport chic, concebida para la nueva generación de coleccionistas). Además, los tres poseen un brazalete integrado -que se adapta de manera ligera y natural a la muñeca- que viene acompañado con un sistema integrado de cambio rápido de correa. Sin herramienta ni accesorio, con una simple presión, se puede cambiar la estética de un reloj en apenas unos segundo. De la piel al acero, pasando por el grano de cocodrilo sueco o el caucho.

Por último, pero no por ello menos importante, los tres modelos presentan –además de una esfera dorada- un mismo motivo de inspiración: el globo terráqueo. Símbolo de la Tierra, de armonía y perfección del círculo, es también el icono de una nueva generación que comparte un mismo ideal de preservación del medioambiente.

Pero conozcamos más detalladamente cada uno de estos tres modelos:

Highlife Perpetual Calendar Manufacture

Este modelo representa la excelencia relojera suiza. El 'Calendario Perpetuo' es el sello de calidad de un grado de complicación al cual pocas manufacturas tienen acceso, el símbolo de una maestría técnica pacientemente adquirida en el transcurso de más de 30 años de experiencia. Casi como un manifiesto, este reloj representa la pertenencia a un club muy restringido y selecto de casas capaces de concebir, producir, ensamblar y controlar sus propios relojes.

Dotada de un calendario perpetuo, esta pieza está animada por el calibre Manufactura FC-775, mecánico de cuerda automática que, latiendo a 28.800 alt/h, ofrece 38 horas de reserva de marcha. Su decoración perlada y Côtes de Genève es visible a través del fondo de zafiro.

Por el lado de la esfera, se distingue por sus tres contadores: día a las 9h, mes y años bisiestos a las 12h, fecha a las 3h. A las 6h, una fase lunar completa el conjunto. Sobre la carrura se sitúan unos discretos correctores que permiten, así como la corona, ajustar todas las indicaciones. Para una perfecta legibilidad, las agujas pulidas a mano y los índices aplicados están recubiertos de material luminiscente.

Existen tres versiones del Highlife Perpetual Calendar Manufacture. La primera se distingue por una estética bicolor que marida el acero y el revestimiento de oro rosa del bisel, el brazalete y la corona. La segunda versión da mayor protagonismo al azul uniforme, sobrevolado por agujas plateadas, del mismo color que los índices aplicados.

Finalmente, la tercera versión es la única que se presenta con una correa de piel negra, complementada por una segunda correa de caucho también negra.

Highlife Heart Beat

El icono de dio origen a todo. Más de 25 años después del primer Heart Beat, gran número de coleccionistas siguen identificando hoy a la Maison Frederique Constant con este diseño tan particular que, a la altura de las 12 horas, desvela la intimidad de su movimiento, ya que -a través de esta abertura- el amante de los relojes mecánicos puede ver latir el corazón de su reloj al oscilar el volante.

Cabe destacar como curiosidad que –desde su creación- la abertura Heart Beat ha sido copiada por otras muchas marcas, ya que en su día Frederique Constant no registró su autoría ni patente de diseño.

La nueva colección Highlife Heart Beat retoma este icónico diseño y lo traslada al siglo XXI. Entronizada en el polo del globo terráqueo guilloché sobre la esfera, la famosa abertura es sobrevolada por tres agujas luminiscentes. El diseño es sobrio, minimalista, siempre moderno y singular. La mirada se sumerge directamente en el corazón de los engranajes del calibre automático FC-310, que proporciona 38 horas de reserva de marcha y que puede admirarse por el lado de la esfera y del fondo a través de un cristal de zafiro.

Existen tres versiones del Highlife Heart Beat. La primera presenta una esfera blanca y una caja chapada en oro con una correa de piel de becerro marrón (complementada por una correa de caucho marrón), la segunda una esfera azul con caja y brazalete de acero (complementado por una correa de caucho azul) y, finalmente, la última propone una esfera negra con una caja y un brazalete de acero (complementado por una correa de caucho negro) .

Highlife Automatic COSC

Sin duda, el modelo dedicado a los puristas de la ultra precisión. El COSC (Control Oficial Suizo de Cronómetro) es un organismo suizo independiente que otorga certificados cronométricos tras numerosos y exigentes test. No son demasiados los relojes que obtienen este certificados COSC, sólo aquellas piezas que pueden garantizar un perfecto isocronismo en un tiempo y en unas posiciones determinadas. Es por ello que el Highlife Automatic COSC pertenece a este élite, una clase aparte destinada a coleccionistas de la "precisión suiza".

La nueva línea Highlife Automatic COSC reúne lo mejor de los modelos anteriores: las tres agujas depuradas del Heart Beat y la fecha del Perpetual Calendar Manufacture. Concebido para la vida diaria, este reloj se propone en versión bicolor, acero / esfera azul, y correa de piel de becerro negra /esfera blanca. Una cuarta creación original completa este trío: una variante con caja chapada en oro rosa y esfera negra, montada sobre una correa de piel de becerro marrón, complementada por una correa de caucho del mismo tono.

El Highlife Automatic COSC está animado por el calibre FC-310, que oscila a 28.800 alt/h. En el interior de una caja de 41 mm de diámetro, puede ser admirado a través del fondo de zafiro.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin