Status

"La idea del amuleto para embellecerse está desde el neandertal y continuará porque forma parte de nosotros"

  • Así es la firma de Belén Bajo, la diseñadora de joyas más singular
  • La artista inspira sus piezas en las Bellas Artes
  • No hay ninguna joya igual e utiliza diferentes piedras preciosas
Belén Bajo.
Madrid

Aunque sus raíces ahondan en el sector joyero, Belén Bajo nunca pensó que esto podría convertirse en su pasión. Estudió Bellas Artes y, de forma inesperada, encontró la manera de plasmar su alma creativa en lo que hoy se ha convertido en su propia firma de joyas. No hay dos piezas iguales; el color, las formas y la gemología viven en cada una de sus creaciones, a las que ella misma define como "pequeñas esculturitas que te puedes colocar".

De la mano de su madre, socia y fiel compañera desde el inicio, ha marcado un estilo propio pero, a la vez, y para su sorpresa, muy diferente al que pensó: "Siempre he creído que la persona que eligiese mi firma sería más como yo –moderna y desenfadada–, y luego he visto que a personas que no se parecen en nada a mí, también les gustan mis piezas. Creo que la palabra que define mis diseños es alegría. En ellos, intento quitar seriedad, porque pienso que tiene más que ver con la juventud del espíritu que con la edad. Están hechas para gente que quiere darle un toque de alegría y energía a su aspecto", explica la fundadora.

Taller Belén Bajo.

El hecho de haber estudiado Bellas Artes también es un factor determinante en su marca. "Ser una seguidora de todo lo que tiene que ver con movimientos artísticos, arquitectónicos, con el mundo de la decoración, me ayuda a tener un estilo muy propio", añade. Y es que, declarada también una férrea enamorada del mundo natural -la gemología, los colores, las texturas-, para Bajo lo más importante de este sector es "poder crear formas que luego se puedan poner. Pequeñas esculturitas que te puedes colocar".

Respecto a la situación del sector joyero, la diseñadora, que siempre ha creído en la irremediable adaptación al tiempo y, con ello, a las nuevas tecnologías, cree que es ahora cuando este sector en España está "despertando". "Antes no hacía falta acercarse a los clientes, porque ellos eran los que hacían ese trabajo. Pero ahora eso ha cambiado. Con la globalización y redes sociales, la competencia es cada vez mayor, y tienes que hacer algo para diferenciarte del resto y que el cliente te elija". En este sentido, volviendo a rescatar la tradicionalidad de ­este mundo, Bajo responde que "hay que romper esa idea de que la joyería es algo clásico, hay que ir acorde con los tiempos. La idea del amuleto para embellecerse está desde el neandertal y continuará porque forma parte de nosotros".

Taller de Madrid Belén Bajo.

Y es que, a diferencia de la afirmación popular de "el lujo no tiene crisis", la diseñadora afirma que según en qué segmento de éste te muevas, sí que la sufre. "Si hablamos de un segmento muy alto y firmas de extremada relevancia, quizás no estén influidas por los problemas de la economía, pero en una parcela media, sí que se nota". Por ello, su apuesta, ante la alerta de la posible recesión que se avecina, ha sido sumarse al carro de la digitalización y nunca ofrecer dos piezas iguales.

Oro y Plata

Las dos colecciones que ha lanzado recientemente al mercado parten de inspiraciones muy diferentes. La primera, de oro, plata y piedras preciosas, bebe del Art Decó de los años 20, sus formas e influencias. Y la segunda, elaborada con plata y piedras semipreciosas, se inspira en la naturaleza y el mundo mineral tal y como el ser humano lo encuentra. Sin embargo, tienen algo en común: están fuertemente marcadas por el Toque Belén, pues, no hay ninguna pieza igual y todos los minerales están cortados de manera diferente.

Joyas Belén Bajo.

Otra de las aristas que hacen especial a esta diseñadora es la forma de conseguir el material de sus piezas: "Hay personas que se dedican a buscar piedras preciosas en las diferentes minas de latinoamérica -el país por excelencia de suministro-. Yo me pongo en contacto con ellos a través de Internet y elijo las piedras que más me gustan, con mucha exclusividad y con la magia que esto comprende", remata.

Joyas Belén Bajo.

Así las cosas, Belén Bajo afirma con rotundidad que la joya "siempre será un regalo ideal", porque es algo especial, único, que hace sentir de la misma manera a la persona que la recibe. Y, en cuanto a la pieza que nunca pasa de moda, la diseñadora señala el solitario de diamante, "algo que se regalaba en el siglo XVI y que sigue regalándose a día de hoy. Es un icono de compromiso que no creo que nunca pase de moda". Sin embargo, ella no suele elegirlos para sus colecciones porque "es una piedra que no le inspira". Y en su lugar, elige el maravilloso mundo mineral.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin