Evasión

Palermo, una ciudad sucia, de srilankeses y con uno de los cascos antiguos más grandes de Europa

  • Parece que los ceilandeses empezaron a inmigrar en los cincuenta
  • El mayor problema de Palermo es la suciedad de bastantes calles
  • La ciudad cuenta con unos cuantos monumentos de carácter único
Palermo

En Palermo los chinos son ceilandeses. En esta época del año en la que amanece pronto, si uno tiene la ocurrencia de ir a hacer ejercicio antes de las siete de la mañana, al lungomare, se encontrara solo con chinos y chinas. Luego a lo largo del día desaparecen. No hay tiendas de chinos ni restaurantes. O quizás se convierten en ceilandeses-supongo que ahora se les llamara algo así como srilankeses – que ocupan los infinitos puestos callejeros , las tiendas de todo a 1 euro y similares, para en la madrugada del día siguiente convertirse de nuevo en chinos.

Parece que los ceilandeses empezaron a inmigrar poco a poco en los años cincuenta y han seguido haciéndolo hasta la fecha, tranquilamente. Se acomodan al carácter siciliano: tono de voz más bajo que en el resto de Italia y mucho menos exhibicionismo. Sus motivos tendrán.

Palermo tiene uno de los cascos antiguos más grandes

Lo que está claro es que no llegaron de turistas, ni que, desgraciadamente los monumentos locales les interesen. Y es una pena porque la colección de lugares a visitar es apabullante. Lo mejor es hacerlo a pie. El casco antiguo es de los mayores de Europa pero las distancias son asimilables. También hay un buen número de tuc-tucs que harán las delicias de los aventureros circulando algo alocadamente por las callejuelas laterales. No hace falta casco. Como parece que tampoco lo necesitan las mujeres cuando van de paquete en los innumerables motorinos.

Taxis hay pocos y no circulan vacíos, sino que habría que ir a las paradas a buscarlos y además son excesivamente caros aprovechando su situación monopolística. Allí no hay Uber ni nada parecido. Claro que frente al monopolio se alza la imaginación. Siempre hay alguien que conoce a alguien que a mitad de precio te llevara al aeropuerto o a las excursiones en las afueras.

La suciedad de Palermo

Pero el mayor problema de Palermo es la suciedad de bastantes calles del barrio antiguo con aceras llenas de basura y bastantes contenedores cerrados con cadena y candado para que su uso sea exclusivo del propietario. Una buena parte del barrio todavía no está reconstruida tras los bombardeos aliados de 1943. Muchos palacios han sido renovados magníficamente y otros esperan su turno. En los siglos XVII Y XVIII buena parte de la población debían ser príncipes, duques, condes, marqueses o barones. Por supuesto cuando Garibaldi se marchó como siguió igual según las instrucciones del Príncipe de Salinas. Y así hasta los años cincuenta, como muy bien nos explica Simonetta Agnello Hornby en su libro Palermo es mi ciudad.

¿Qué visitar en Palermo?

Catedral de Palermo

Pero bueno, vayamos al loro. La ciudad cuenta con unos cuantos monumentos de carácter único, especialmente los de origen normando-árabe que están clasificados por la Unesco. Destaca la sublime Capella Palatina que, como su nombre indica, se encuentra en el Palacio Real que además a esas influencias suma la bizantina. Es difícil encontrar semejante concentración de belleza en tan poco espacio. Y por supuesto la Catedral cuyas dimensiones impresionan y la tres Iglesias Normandas: San Cataltaldo, San Juan de los Eremitas y La Martorana.

Si uno quiere descubrir la apabullante colección de Iglesia barrocas tiene que dedicar tiempo y dinero; en general son de pago. Todas ellas de un barroco tardío que ya no puede ser definido como el arte de la Contrarreforma, teniendo en cuenta además que allí hubo poca reforma como para que hiciera falta hacerle la contra. Lo mismo vale para los oratorios, que cumplían la misma función que los casinos locales, pero con ambiente religioso, especialmente en el XVIII. Al lado de una de ellas, bien llamada por los Jesuitas del Gesu, se encuentra el mercado Ballaro, de lo más genuino de la ciudad. Nada que ver con la Boqueria o el de San Miguel.

La presencia española y especialmente aragonesa catalana abunda en los nombres de las calles, en la historia de los palacios, desde el enterramiento de Constanza de Aragón junto a su marido el Emperador Federico II en la Catedral, hasta esa céntrica plaza en la que en cada una de sus cuatro esquinas está adornada por su correspondiente estatua de los otros tantos reyes españoles de la Casa de Austria.

La magnificas plazas tienen sus fuente y sus esculturas para deleite del turista que ocupa las terrazas para el aperitivo o la comida, a veces, echada a perder por el incompetente músico callejero al que se le ha ido la mano con el volumen del sonido.

No es que la ciudad sufra de exceso de turismo; individual poco y los grupos encuentran espacio sin problema. Todavía no han llegado los chinos de la china. Y de puertas adentro, el Museo Arqueológico cuenta con excelentes piezas del siglo VI AC y el Abatellis con la bellísima Madonna de Antonello de Messina y el increíble e inmenso fresco del XV El triunfo de la Muerte.

Alguna lapidas nos recuerdan lo duro que fueron aquí los 80 con Falcone y Borsellino presentes y dando nombre al aeropuerto. Parece que los asesinos de la organización innombrable llevan años o controlados o desarticulados pero quizás el recuerdo sigue vivo en organizadores de viajes que prefieren no arriesgar. Les falta mucho para ser un destino turístico a la altura de su oferta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

MASCE
A Favor
En Contra

como aquí lo tenemos todo limpio......!

Puntuación -1
#1
Pablo
A Favor
En Contra

Vaya noticia... Redacción confusa y a tope con los tópicos.

Puntuación 1
#2