Ecomotor

'Love & Cars': diez películas y diez canciones para un San Valentín sobre ruedas

El amor es la principal 'materia prima' del cine y la música. El motor, algo menos, pero también nos ha dado grandes escenas y canciones. Y como estamos en San Valentín, es hora de recordar diez escenas y diez canciones míticas con amor y coches de por medio.

"Pretty Woman" (1990)

Lotus Esprit SE del 89

Richard Gere recorre Hollywood Boulevard, el famoso paseo de las estrellas en el suelo, foco de prostitución nocturna, y conoce a Julia Roberts, que no duda en subirse a su flamante Lotus Esprit, de 260 CV. Su "oficio" no le impide ser una amante de los buenos coches, como hace saber al millonario ("¡y solo tiene cuatro cilindros!"), que no es capaz ni de engranar su cambio manual.

'Cuando Harry encontró a Sally' (1989)

Toyota Corolla Station Wagon (Estate) del 76

Meg Ryan y Billy Crystal se conocen, y se caen fatal, en un largo trayecto que realizan (al más puro estilo BlaBlaCar), desde Chicago a Nueva York (casi 1.300 km) a bordo de la versión "ranchera" de la tercera generación del Corolla, uno de los modelos más vendidos de la historia del automóvil.

'El graduado' (1967)

Alfa Romeo Duetto Spider del 66

La pelicula con la que Dustin Hoffman se dio a conocer hace 50 años no es célebre solo por la señora Robinson (tanto Anne Bancroft como la canción de Simon & Garfunkel), sino por el pequeño descapotable de Alfa Romeo que conduce el actor judío, diseñado por Pininfarina, y que gracias a la película fue un auténtico éxito de ventas en Estados Unidos.

'Dirty Dancing' (1987)

Chevrolet Bel Air Sport Coupé del 57

El clásico al que Patrick Swayze tiene que romper el cristal de la ventanilla trasera para poder pasear a Jennifer Grey pertenece a la división de lujo de Chevrolet en los años 50. Una auténtica joya de la historia del automóvil.

'El diario de Bridget Jones' (2001)

Mercedes-Benz 280SE Convertible del 69

La belleza en la que un sobradísimo Hugh Grant acude a recoger a una oronda Renée Zellweger pertenece a la serie Coupe & Cabrio que Mercedes-Benz fabricó del modelo 280 entre 1967 y 1972.

'Amor a quemarropa' (1993)

Porsche 911 Flachbau Cabriolet del 88

Tony Scott, el hermano de Ridley, dirigió esta mítica "road-movie", con guion del entonces desconocido Quentin Tarantino, en el que uno de los protagonistas es sin duda la versión "morro plano" del 911 de la época, con faros escamoteables, en una edición especial de menos de mil unidades.

'Grease' (1978)

Ford De Luxe del 48

Travolta, música y coches. Con estas tres palabras se puede resumir uno de los musicales de mayor éxito de la historia. El vehículo protagonista es sin duda el cochambroso Ford De Luxe que es reformado y tuneado, a base de piezas robadas, hasta lograr incluso ganar una carrera en el sucio canal de Los Ángeles.

'Dos en la carretera' (1967)

MG TD del 50

La deliciosa "road-movie" de Stanley Donen ("Cantando bajo la lluvia") cuenta con un buen número de coches en los viajes en los que se desarrolla la relación entre Audrey Hepburn y Albert Finney. Pero nos quedamos sin duda con el precioso MG TD, una de los últimos modelos de la serie T de MG, producidos entre 1936 y 1955.

'El consejero' (2013)

Ferrari California HS de 2013

No es que sea precisamente "romántica" la escena, pero ver a Cameron Díaz insinuarse a Javier Bardem "esparciendo" su autonomía sobre un Ferrari California... no tiene desperdicio.

'Cars' (2006)

Porsche 911 Carrera de 2002

La maravillosa película de Pixar sobre coches "humanizados" de la NASCAR tiene su propia escena de amor, en la que el protagonista, Rayo McQueen (diseñado especialmente para la película, si bien algunos le dan un aire al Ford Charger) pasea por el desierto con Sally, nada menos que un 911 Carrera.

'I'm in love with my car' (Queen, 1975)

Sí, es Queen, pero olvidémonos de Freddie Mercury, porque el autor y el vocalista de esta oda a su propio automóvil es el baterista de la banda británica, Roger Taylor. Como curiosidad, el sonido del coche que se oye al final de la canción es del "pequeño Alfa Romeo" del propio Taylor en la época. Fue la cara B de la mítica "Bohemian Rhapsody", en el álbum "A night at the Opera".

'Drive my car' (The Beatles, 1965)

La principal referencia "automovilística", junto al accidente de coche de "A day in the life", es esta canción, escrita principalmente por Paul McCartney, en el que una mujer que quiere ser estrella de cine pide los servicios de un chófer, a la espera de tener coche, y por lo menos "tener un comienzo". Según el propio McCartney, la expresión "Conduce mi coche" es un eufemismo del sexo.

'I drove all night' (Cyndi Lauper, 1989)

Aunque la canción fue escrita para Roy Orbison, fue Cyndi Lauper quien la "estrenó" con gran éxito en 1989, junto a un videoclip en el que aparece un fabuloso Chevrolet de 1938. En 1992, tres años después de su muerte, llegó la versión de Orbison, y en 2003 esta extraordinaria canción fue grabada por Celine Dion como parte de una campaña publicitaria de Chrysler.

'Drive' (The Cars, 1984)

Un grupo llamado "Los coches" canta una canción llamada "Conducir", ¿qué más se puede pedir? Un clásico absoluto de los años 80 y el mayor éxito de esta banda de Boston. En el rodaje del videoclip (en el que no sale un solo coche) su protagonista la top-model Paulina Porizkova, conoció al guitarrista de la banda, y autor de la canción, Rick Ocasek, con el que a día de hoy continúa casada.

'Pink Cadillac' (Bruce Springsteen, 1984)

Aunque no está incluida en ningún álbum, "Pink Cadillac" tiene el honor de ser la cara B del exitoso single "Dancing in the dark", del famoso "Born in the USA". Una vez más, una canción romántica no es más que una alegoría del sexo ("I love you for your pink Cadillac"...).

'Freeway of love' (Aretha Franklin, 1985)

Uno de los mayores éxitos de la "reina" Aretha Franklin es esta canción "automovilística", cuyo vídeo, rodado en la cuna del motor norteamericana, Detroit, muestra el proceso de fabricación de vehículos clásicos (Ford Mustang) y actuales en su tiempo (Cadillac Cimarron). En la canción y el vídeo participa Clarence Clemons, el mítico saxofonista de Bruce Springsteen.

'Take it easy' (Eagles/Jackson Brownie, 1972)

Tema compuesto a pachas por Jackson Browne y Glenn Frey, vocalista de los Eagles, cuando eran vecinos, y grabado primero por el grupo y después por Browne. Un clásico absoluto de los 70 que habla de la avería que sufrió Browne en su vehículo rumbo a un concierto en Flagstaff (corazón de la mítica Ruta 66), y que más de amor, habla de "poliamor", pues habla de "siete mujeres en mi mente".

'Get outta my dreams, get into my car' (Billy Ocean, 1988)

El cantante británico Billy Ocean, uno de los más "moñas" de los 80, logró el número uno con esta canción marca de la casa, y cuya gran popularidad se debe sobre todo a su videoclip, muy adelantado a su época, con mezcla de imágenes reales y dibujos animados. En dicho vídeo, Ocean conduce un Porsche 911 del 69. La canción fue incluida en la banda sonora de la típica película de institutos norteamericanos "Papá Cadillac", del mismo año.

'Gimme all your lovin' (ZZ Top, 1983)

Los barbudos ZZ Top, una de las bandas más cañeras de los 70 y 80 (y que hoy siguen juntos), firma una de sus composiciones más famosas con esta canción, cuyo videoclip, rodado en una gasolinera perdida en el desierto en la América más profunda, protagoniza un precioso Ford Coupe rojo de 1933, convenientemente "tuneado".

'Cadillac solitario' (Loquillo y los Trogloditas, 1983)

La aportación española a este ránking es una mítica canción de los 80 cantada por Loquillo y compuesta por Sabino Méndez, uno de los Trogloditas de su banda, quien la define como un intento de mezclar a Roy Orbison, Don McLean, The Clash y Bruce Springsteen. Solo llegó al número uno de los 40 Principales en 1989, en su reedición en un álbum en directo del grupo.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios

0
El Flash de EcoMotor
Ver todos


Blogs Ecomotor.es

Ver más noticias
Ver más noticias
Ver más noticias